miércoles 30 de mayo de 2018 - 12:01 AM

Los guardianes del cóndor del páramo del Almorzadero

Vanguardia Liberal salió en busca del cóndor andino en las frías y majestuosas tierras del Cerrito, Santander, donde un grupo de campesinos y ambientalistas establecieron un pacto para proteger a esta ave, insignia nacional, pero que está en vía de extinción.
Escuchar este artículo

La vereda El Mortiño del Cerrito es una zona que hace parte del páramo del Almorzadero, de clima ideal para la producción de papa, la cría de ovejas, cabros y vacas, y cuyas montañas son el nido del cóndor andino.

Los campesinos afirman que sólo durante la última década comenzaron a verse estas aves sobrevolar sus territorios, ya que “la formación de rocas de estas peñas son precisas para que ellas elaboren sus nidos”.

No obstante, al ver que los cóndores, además de animales muertos, también se comían crías de ovejas y cabras, los campesinos optaron por instalar ‘cebos’ de carne con veneno para evitar que sus rebaños fueran devorados.

Por tanto, la población de estas aves disminuyó y las corporaciones y organizaciones ambientales intervinieron para evitar su extinción.

Del machete a las fotos

Desde hace varios años se estableció el refugio de Alta Montaña El Salto, un lugar en el que los campesinos y organizaciones que velan por el cóndor ‘firmaron un pacto’ para proteger al ave nacional.

Uno de quienes decidió convertirse en ‘guardacóndores’ es Gilberto Conde, un campesino que conserva su atuendo típico de ruana de lana de oveja, sombrero de ala ancha y un machete en su pretina, pero ahora es común verlo con una cámara de fotos semiprofesional colgada en el cuello.

El labriego expresó que se busca que todos los campesinos del Mortiño se unan a la causa ‘pro-cóndor’, ya que “aunque hay gente molesta por los ataques a los animales, las organizaciones Neotropical y Jaime Duque nos han reconocido algo de los animales que los cóndores se han comido”.

Frente a esta situación, la docente de Zootecnia de la sede UIS Málaga, Shirley Flórez, propuso usar residuos de matadero para abastecer el alimento que estas aves requieren.

A conocer al cóndor

Una de las gestoras del ecoturismo en esa zona es Adriana Hernández, gerente de El Andinista.

“Buscamos que los visitantes vengan y conozcan a esta ave en vía de extinción. Aquí tienen su proceso de anidación y reproducción, podemos verlos sobrevolar y alimentarse cerca del refugio”.

Ferney Barrios, de la Policía Ambiental, añadió que “la idea es que quienes visiten estos lugares se preocupen por la protección de estos ecosistemas, que son vitales para el abastecimiento de agua de las ciudades”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad