viernes 13 de noviembre de 2020 - 12:00 AM

Más de $27 mil millones ha facturado el HUS por atención a migrantes

Lo preocupante para las entidades de salud es que el reconocimiento de la robusta cartera por parte del Gobierno Nacional ha sido de un mínimo porcentaje. En Santander el costo de atención a migrantes y refugiados superó los $41 mil millones.
Escuchar este artículo

Durante lo corrido del año, la E.S.E. Hospital Universitario de Santander ha realizado 2.241 egresos de migrantes extranjeros, correspondiendo el 64% a población femenina. Estas atenciones, según lo establecido en el Decreto 866 de 2017, suman $27.541 millones.

Lo preocupante del asunto es que, a la fecha, por este concepto solo se le ha reconocido a la mencionada institución pública de alta complejidad $1.224 millones, que corresponde al 4,5% de la cartera reportada.

Julián Niño Carrillo, gerente del HUS, confirmó que las cifras anteriores hacen parte del último radicado, con corte de hace un mes. No obstante, aseguró que, si bien, “es una deuda de un componente fuerte, no restringe de ninguna manera que nosotros podamos seguir atendiendo esta población con la misma calidad que se atiende a un nacional”.

Niño Carrillo reconoció que con las restricciones de movilidad que se establecieron durante la pandemia se disminuyó el ingreso de pacientes; sin embargo, el fenómeno empezó a activarse nuevamente y “toca estar pendiente para que esas atenciones, que se puedan estar incrementando en estos meses, no impacten negativamente las finanzas del HUS”.

De acuerdo con el registro oficial de la institución, en el primer semestre de 2020 las principales consultas en urgencias que requirieron los migrantes estuvieron relacionadas con traumatismo no especificado, enfermedades del sistema digestivo y dolor abdominal no especificado; asimismo, enfermedades del sistema urinario y embarazo, parto y puerperio.

Adicionalmente, se pudo conocer que, en promedio mensual, más de 30 venezolanos reciben atención especializada en el área de consulta externa.

Con respecto a la edad de los pacientes migrantes existe un reporte en el que se indica que el 35% tienen de 19 a 26 años, el 36% de 27 a 59 años, el 19,8% de 0 a 5 años, el 4,2% de 6 a 11 años y el 4,4% 60 años y más. Todos reciben apoyo por un convenio que ha establecido el Hospital Universitario con organizaciones no gubernamentales como la Acnur y la OIM.

A propósito de los servicios a gestantes, 4 de cada 10 embarazos atendidos en el HUS son de mujeres migrantes. Gracias al convenio con Acnur, agencia de la ONU para los refugiados, recién se logró adecuar y poner en funcionamiento la Sala de Prealta para el servicio de gineco-obstetricia, con el objetivo de realizar un acompañamiento integral. Allí se atienden entre 60 a 75 mujeres migrantes y refugiadas, quienes además reciben acompañamiento para trámites, educación y asesoría en lactancia.

Cabe destacar que, con la OIM, Organización Internacional de Migraciones, se tiene también convenio. En esta ocasión es para la atención ambulatoria especializada de población migrante sin aseguramiento. Unas 323 personas han resultado favorecidas. 603 atenciones en salud.

Lea también: “Metrolínea está en riesgo continuo de parálisis”: Gerente

El gerente del HUS aprovechó la visita que hizo Lucas Gómez, gerente de Fronteras de Presidencia, a la capital santandereana, para poner sobre la mesa la situación financiera del Hospital y así buscar alternativas que faciliten el saneamiento de la cartera.

“Es necesario que se empiece a revisar cómo va a ser el financiamiento de las atenciones a la población migrante. Las cifras ya están haciendo mella en los balances financieros. Si no se toman ya unas medidas muy puntuales para acceder a recursos, lo que va a generar es un problema a futuro para la red pública hospitalaria”, acotó el funcionario.

Frente a esto, el gerente de Fronteras de Presidencia, respondió que la situación financiera por atención a población migrante es un tema recurrente. En ese sentido, se hace necesario buscar soluciones a mediano y largo plazo.

“El Gobierno Nacional está haciendo grandes esfuerzos, el Ministerio de Salud en particular, buscando los mecanismos para saldar esas deudas que se han generado por la atención a población migrante. Son temas complejos, deudas que van creciendo, pero hay una voluntad de hacerlo”, subrayó.

Con la mirada en este escenario, precisó que el migrante que está llegando a Colombia es muy vulnerable, pues está saliendo del otro lado de la frontera porque no tiene cómo alimentarse y llega al país a buscar oportunidades

“Por eso estamos viendo cada vez más familias enteras, niños que toman el riesgo de cruzar el Páramo de Berlín, con condiciones de frío, de vulnerabilidad y de hambre. Realmente esta situación ha sido muy compleja; estamos haciendo grandes esfuerzos para reactivar la ruta del caminante”, acotó.

Panorama en Santander

Javier Villamizar, secretario de Salud de Santander, reconoció que el Departamento ha recibido facturación por concepto de población migrante por valor de $ 41.695 millones. Sin embargo, esta es una deuda que reconoce el Gobierno Nacional.

El funcionario dijo que, en su orden, las tres entidades hospitalarias que mayor facturan los servicios de salud por este tema son E.S.E. Hospital Universitario de Santander, E.S.E. Hospital San Juan de Dios de Floridablanca y E.S.E. Instituto de Salud de Bucaramanga.

“El Departamento reconoce que la seguridad social en salud es un servicio público de carácter obligatorio y asume los gastos en salud que se deriven de la atención a población migrante. Desde la Secretaría de Salud se han realizado mesas de trabajo con el Ministerio de Salud, Migración Colombia, Defensoría del Pueblo, cooperación y relaciones internacionales en salud como la Organización Internacional para Migraciones y Organización Panamericana de la salud”, expresó el funcionario

Recordó que justo el pasado 20 de octubre, desde el Puesto de Mando Unificado, se realizó una mesa de trabajo con todos los actores de Santander.

Por otro lado, Villamizar aclaró que la ley 1751 de 2015, en su artículo 5, establece como una de las obligaciones del Estado formular y adoptar políticas de salud dirigidas a garantizar el goce efectivo del derecho en igualdad de trato y oportunidades para toda la población santandereana; por tanto nunca se ha dejado de priorizar atención o servicios en salud bien sea a nacionales o migrantes.

DATO: La deuda facturada por cada institución prestadora de servicios de salud a población migrante es reconocida por el Ministerio de Salud. Es decir, el Ministerio le gira los recursos a la Secretaría de Salud Departamental y esta, posteriormente, se los entrega a la entidad correspondiente.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad