lunes 12 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Santander sigue destacándose gracias a la robótica

Una vez más los equipos de robótica santandereanos lograron destacarse a nivel internacional. 11 estudiantes del colegio La Salle lograron ubicarse en el tercer lugar del podio del abierto internacional de robótica que se realizó en la ciudad de Honolulu.

Once estudiantes del colegio La Salle, de Bucaramanga, ocuparon el tercer lugar en el podio del ‘Mark Leon Vex Iq Invitational’, un abierto internacional de robótica que se desarrolló del 15 al 18 de julio pasado en la ciudad de Honolulu, Hawái.

Los estudiantes bumangueses, que fueron la única representación de Colombia y Latinoamérica en el certamen, compitieron en las categorías ‘Elementary’ y ‘Middle’.

El evento, que contó con la participación de 30 equipos internacionales, provenientes de Japón, China, Estados Unidos y Colombia, fue el debut de estos estudiantes, que desde hace un año se preparan en el semillero de robótica de la institución.

Como premio a su destacada participación recibieron un trofeo que los reconoce como los terceros mejores a nivel internacional y una mención como el mejor robot en diseño.

China y Estados Unidos se quedaron con el primer y segundo lugar, respectivamente.

“Para ser nuestra primera participación en una competencia de este nivel nos fue muy bien. Los niños están motivados, entendiendo que las cosas se pueden hacer realidad y que tienen grandes facultades para seguir cosechando triunfos. Sabemos que hasta ahora estamos iniciando, pero el acompañamiento de los padres de familia y de la institución ha sido indispensable”, reconoció Gustavo Adolfo Reyes, docente de Tecnología e Informática y entrenador del semillero.

Lea también: Cuatro estudiantes bumangueses lograron podio en torneo internacional de robótica

Por su parte, Leonardo Enrique Tejeiro, rector del colegio, afirmó que se siente muy feliz con el resultado obtenido, especialmente por el auge que ha tenido la robótica en las aulas de clase.

“No es solo el hecho del diseño y de la manera de poner a funcionar el robot, sino el competir con niños de diferentes países del mundo”, manifestó.

Sayi y Rem fueron los robots diseñados y programados por los once alumnos para obtener el triunfo en la competencia. Y aunque no lograron el primer puesto, quedar en la tercera posición los ubica en el ranking de los mejores.

Diseñar y crear un robot que lograra el mayor puntaje posible, a medida que cumpliera diferentes retos, era el propósito.

Según explicó el docente, el objetivo de la competencia es acumular la mayor cantidad de puntos en el menor tiempo posible o máximo en un minuto.

“Para cumplir las tareas, que consistían en subir unos cubos a unas plataformas y trasladasrlos de un lugar a otro hay dos momentos, manejar el robot por uno de los estudiantes a control (driver) y cuando el robot cumple el reto solo, para lo cual debe ser programado”, dijo.

Un camino que apenas empieza

Desde hace dos años, la implementación y el uso de las TIC, así como las bases de la robótica, hacen parte del programa académico de la institución educativa, sin embargo, el semillero se hizo tangible hasta este año.

“Nos faltaba llevar la robótica a la realidad, a la práctica. Programación y estructuras era lo que estábamos trabajando, debíamos medirnos con otras instituciones”, señaló Reyes.

En la actualidad, 40 estudiantes de todo el colegio integran el semillero.

Continuar creciendo y participar en octubre en un nuevo torneo internacional, que les daría el cupo para asistir a Dallas y a Japón en mayo del 2020, son los planes de las directivas de la institución.

“Queremos darle una mayor fuerza a la robótica dentro de las clases de tecnología, pero sobre todo mantener el semillero como un grupo de refuerzo en momentos extracurriculares”, indicó el rector.

De acuerdo con lo indicado, la competencia de Honolulu les sirvió como preparación al certamen nacional de robótica que se realizará a finales de este año en Medellín.

“Los niños de ahora tienen una sensibilidad natural al elemento robótica, al diseño, al funcionamiento y al ejercicio mismo de la competición. Es una ciencia de esta época y muy del futuro, por eso se promueve. Es un gusto poder observarlos en cada reto, en cada actividad que realizan y poder apreciar su nivel de concentración”, expresó con emoción el rector del colegio La Salle.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad