miércoles 22 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Encuentros violentos entre menores en Cañaveral

Jugando a ser delincuentes, así se están comportando muchos adolescentes y jóvenes en el área metropolitana de Bucaramanga que acuerdan fecha, sitio y hora para desatar peleas entre “bandos”. La situación se ha vuelto incontrolable en un sector de Floridablanca.

Todos los sábados después de las 5:30 de la tarde, grupos conformados por un gran número de menores, entre los 13 y 17 años de edad, merodean las zonas más concurridas de Cañaveral Oriental y Lagos I en Floridablanca.

Mientras muchas de las personas que a esa hora caminan por este sector, en compañía de sus hijos, familiares o amigos, no le prestan mucha importancia a la presencia masiva de ellos; otras reconocen que sí están alertas, porque sienten desconfianza, mejor dicho, no les da “buena espina”.

Y no se equivocan. A simple vista si usted va despistado, la presencia de estos grupos no le llamará la atención, pasará inadvertida.

Sin embargo, Vanguardia pudo confirmar que ellos no son tan inofensivos como se les ve. Es más, no se encuentran allí para pasar un momento de sano esparcimiento.

Los jóvenes, desde hace varios meses, seleccionaron este sector para cumplir con la cita que quizá pactaron en redes sociales o hasta en el mismo colegio donde estudian; la cual no terminará en algo diferente a una riña. Para ellos se ha vuelto fundamental arreglar sus pequeñas diferencias con la vida o la muerte.

Pero, ojo, los hombres no son los únicos que protagonizan estas peleas, infortunadamente las mujeres también van en la misma tónica, incluso cargan sus propias navajas y cuchillos. Ellas son las que más se les ve inquietas porque llegue el momento de la gresca, donde hay un nivel de exaltación muy alto, donde se gritan palabras ofensivas y groseras, donde saltan como si estuvieran llenas de emoción, donde sus actitudes simplemente denotan una intensa necesidad de ganarse cierto respeto.

Ellas elevan tanto su ‘ego’ que se atreven a enfrentar a los uniformados de Policía Metropolitana de Bucaramanga, quienes adelantan actividades operativas de control y vigilancia. Aprovechando que ellos no las tocarán, porque lo debe hacer una uniformada femenina, se le burlan en la cara; con una posición retadora tratan de incitarlos a que las requisen, ya que guardan sus armas y las de sus amigos entre su ropa. Los Policías, por supuesto se contienen, porque de lo contrario cometerían una falta gravísima.

Lea también: Menor de edad fue asesinada en una feroz riña en Girón

Aunque las requisas de tipo superficial, externa y no invasiva son un deber constitucional que está bajo la responsabilidad de la Policía Nacional, deberán ser efectuadas por una persona del mismo sexo. En el marco de la sentencia C-789 del 2016, se aclara que la Policía es la “institución a la cual compete el mantenimiento de las condiciones necesarias para el ejercicio de los derechos y libertades públicas (...)”.

En medio de una riña

La situación para muchas personas se tornó preocupante. El pasado sábado 11 de mayo, precisamente, una ciudadana contó que mientras esperaba un taxi, junto a su hija de 7 años de edad, quedaron en medio de una riña. Un par de menores se enfrentaron a cuchillo a pocos metros del puente que conecta a los centros comerciales Cañaveral y La Florida con Parque Caracolí.

“Mi hija entró en pánico y creo que muchas otras personas que estaban ahí les sucedió los mismo. Eran como las 6:30 p.m., y aunque habían Policías interviniendo, no fue suficiente porque eran como 20 jóvenes, entre hombres y mujeres, todos armados con navajas y cuchillos. Cuando la Policía los requisó, las armas se las entregaron a las niñas y así más de uno se salvó”, relató la mujer.

No obstante, recordó que ese día había mucha gente porque precisamente se celebraba el Día de las Madres.

“Eso fue la locura. Todo el mundo corría para un lado y para el otro. Los que no teníamos nada que ver con el conflicto, nos mezclamos con los adolescentes armados que trataban de escapar de la Policía. Cerraron hasta las puertas del centro comercial, casi tumban a un abuelito que no podía ni caminar”, agregó.

El padre de un joven de 15 años de edad también expresó su inconformismo.

Aseguró que “lo que está ocurriendo nos está perjudicando a todos los que no tenemos nada qué ver. Mi hijo quiso ingresar a uno de los centros comerciales de esta zona con un amigo, iban para cine, pero no los dejaron entrar porque no iban con un adulto. Es injusto que situaciones como estas estén ocurriendo por muchachos que juegan a ser pandilleros”.

Encuentros violentos entre menores en Cañaveral

¿Esperar que haya un muerto?

El capitán Galo Delgado, comandante de la Estación de Policía Floridablanca, reconoció que la situación ya es de pleno conocimiento y frente a esto no han escatimado esfuerzos para garantizar la tranquilidad y seguridad de la población.

“La ciudadanía se ha quejado por la presencia de menores con armas blancas que se reúnen para generar riñas. Por tal motivo, se adelantan operativos e intervenciones con el grupo de Infancia y Adolescencia, especialmente los días sábados”.

Según el oficial, el pasado sábado 18 de mayo, cerca de 50 menores fueron requeridos. Luego de encontrarles armas blancas y hasta sustancias alucinógenas, se procedió con la aplicación del Código Nacional de Policía; en este caso, quien responde por la infracción es el adulto que acredite la patria potestad.

¿Qué han encontrado las autoridades?

El capitán Delgado comunicó que durante los procedimientos se llaman a los padres o adultos responsables para que recojan a los adolescentes y se establezcan compromisos, pero se niegan a hacerlo aludiendo que su comportamiento es insoportable y “ojalá los tuvieran allá todo el día”.

“Con Infancia y Adolescencia lo que hacemos es garantizar los derechos, mientras se dejan ante la autoridad competente haga el procedimiento correspondiente”, acotó.

En este sentido, se le hace un llamado a los padres de familia y a las instituciones educativas para que se refuercen estos temas con los menores y sensibilizarlos para que no se comporten como delincuentes.

Lea también: Empas da solución al tratamiento de aguas residuales, pero se queda corta

No hay quién siga con el proceso

El pasado sábado 18 de mayo, esta redacción pudo evidenciar que apenas los uniformados del Grupo de Infancia y Adolescencia efectuaron el procedimiento respectivo para el restablecimiento de derechos de los menores y fueron dejados a disposición de la autoridad competente, en este caso Comisaría de Familia, ubicada en la Casa de Justicia de Floridablanca, no había quién atendiera el caso.

Es decir, ese día no había comisario de familia disponible, cuando se supone que mínimo debe haber uno prestando turno.

Sobre lo sucedido, el alcalde Héctor Guillermo Mantilla Rueda dijo que “por norma y regulación se asigna un comisario disponible los fines de semana, 24/7. Ya la situación la Policía nos la había presentado, entonces estamos en un proceso interno dada esta inconsistencia porque estos funcionarios son de planta”.

Acotó que en los próximos días se lanzará un plan orientado a la prevención del delito de joven delincuente, a propósito de la situación que se está presentando en esa zona de la ciudad.

Cátedras en los colegios

La Policía además de adelantar la parte operativa, también tiene su componente de preventivo y educativo ante este tipo de problemas.

Uno de esos es el programa escolarizado en prevención de sustancias psicoactivas, donde por un periodo entre dos y cuatros meses aproximadamente, se le dan lecciones y material pedagógico a los estudiantes, según el grado de escolaridad.

Parte de los temas tratados son toma de decisiones, consecuencias del consumo de alcohol y drogas y pandillas, entre otros.

En lo corrido de este año, cerca de 1.000 menores han sido capacitados con este programa.

En los barrios también se adelantan campañas preventivas, a través del Grupo de Prevención y Educación Ciudadana, quienes hacen intervenciones en los sectores más álgidos.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad