viernes 29 de mayo de 2020 - 12:00 AM

“Sueño con volver al Atlético Bucaramanga algún día”: Nelson Reyes

Con paso firme transcurre la carrera del santandereano Nelson Reyes hacia la dirección deportiva. Inició en el Bucaramanga y después se especializó en las divisiones menores, donde destacó con Nacional, para llegar después a Sportig Cristal de Perú, donde pasa la cuarentena.
Escuchar este artículo

No lo detiene la cuarentena. Desde su lugar de residencia en Lima, Perú, además de aprovechar el tiempo con su esposa y dos hijos, su vida sigue girando alrededor del fútbol, a pesar de que el balón por estos días está quieto.

Pero él nació y se crió al lado del estadio Alfonso López, siguiendo de cerca a su querido Atlético Bucaramanga, y quizá por eso su vida siempre estuvo marcada por el ‘deporte rey’.

Ahora aprovecha al máximo las plataformas digitales para continuar preparándose en ese camino que lo ha llevado a dirigir las divisiones menores de Sporting Cristal, uno de los clubes más grandes del balompié inca, así como lo hizo en Atlético Nacional, donde aportó su granito de arena en la era más exitosa del club paisa, con Juan Carlos Osorio y Reinaldo Rueda como entrenadores.

Lea también. Nelson Reyes, el especialista en las divisiones menores

Nelson Reyes, el bumangués de 46 años que dejó huella con aquel Atlético Bucaramanga de 2005, que tuvo el nacimiento de otro de sus hijos: Sherman Cárdenas, dialogó de manera exclusiva con Vanguardia, medio al que sigue diariamente y que le permite seguir en contacto con su tierra.

Su tono tuvo un tinte de preocupación por la pandemia, que cada día golpea más a Perú y que también amenaza a Colombia, donde está su hija y demás seres queridos; pero también se llenó de optimismo de cara a una pronta solución y se colmó de nostalgia cuando se tocó el tema Atlético Bucaramanga, club al que desea volver algún día.

ENTREVISTA CON NELSON REYES
¿Cómo se vive la crisis en Perú?
“Es tremendo, una crisis total, esto es el resultado, dice la gente acá, del problema gubernamental, el descuido a la salud y a la educación. La gente no hace caso y no entiende lo que se está viviendo y por eso ya pasamos de 100.000 casos. Perú es un país donde el trabajo informal llega casi al 70%, y llega un momento donde prácticamente es COVID-19 vs. hambre y la gente tuvo que salir a la calle”.
¿Cómo ha vivido personalmente el aislamiento?
“Con mi esposa y dos de mis hijos vivimos en Lima, que es una ciudad que tiene varios distritos; estamos en Miraflores y es un distrito que ha acatado las normas y los casos no son muchos. Hemos estado en casa, aprovechando todos los días para reinventarnos, con cursos deportivos, desarrollando proyectos; he estado en charlas, como con Francisco Maturana; en capacitaciones, organizando algunos conversatorios, sacándole provecho a la situación y apoyándonos con las herramientas tecnológicas”.
¿Y a la distancia cómo ve la situación de Colombia?
“Yo lo veo muy preocupado, porque acá sí nos especializamos en el tema, en Perú estamos en las 900.000 pruebas y Colombia creo no llega a las 250.000 y es una realidad mentirosa, por eso yo les digo a mis allegados que se cuiden, que no se confíen en las estadísticas, porque en la medida que el país no haga pruebas, será difícil saber quién tiene COVID-19 . Yo leo Vanguardia todos los días y veo la desobediencia, con paseos al río, la gente no es consciente de la situación”.
¿Cuál es su opinión frente a la reactivación del fútbol?
“Yo sería muy prudente, pero esto es algo que no esperábamos, ni la ciencia está preparada. Es un panorama incierto para correr el riesgo, pero también es cierto que en un momento dado está la salud vs. la economía. Si no hay reapertura en un tiempo corto, los clubes se van a quebrar, nosotros acá tuvimos una reducción salarial y eso que es un club muy estructurado, otros suspendieron contratos. Hay que ser muy responsables para cumplir los protocolos para volver”.
¿Sigue lo que pasa con el Atlético Bucaramanga?
“En el club hay un amigo mío como Óscar Upegui. Uno se entera del equipo, de la suspensión de labores, de la acción de tutela; es un tema complicado, porque toca entender el tema de jugadores y de la institución; pero me pongo del lado de la institución y es muy difícil porque no hay ingresos. Los derechos de televisión en Colombia son muy bajos, Atlético nacional recibe una cifra cercana a un millón de dólares, Sporting recibe cuatro millones y la diferencia de la Liga de Perú, que es una Liga menor, es bastante grande. Tengo contactos con la gente de Nacional y la situación es difícil, y si Nacional la pasa mal, qué le espera al Bucaramanga”.
¿Qué se le viene a la mente cuando le tocan su paso por el Atlético?
“El caso mío es particular, yo nací a cuadra y media del estadio; desde muy niño era muy hincha, yo veía hasta los entrenamientos en la época de Miguel Oswaldo González y de Juan Carlos Díaz. Yo dirigía en 2005 al equipo de la Primera C y el día menos pensado me llaman y me dicen que tome el equipo profesional, casi no duermo de la emoción, era dirigir el equipo por un partido contra Quindío y dirigí varios partidos del 2005 y algunos de 2006, me marcó mucho en la vida y aparecieron personas con las que tengo un vínculo muy cercano como Sherman Cárdenas, que contribuí en ese proyecto de vida y otros amigos que me dejó el fútbol. Es un lindo recuerdo que me ayudó a encaminarme en el proyecto que estoy ahora”.
¿Sueña con volver?
“Yo sueño con regresar, me estoy llenando de competencias laborales hacia la dirección deportiva, que es una idea macro de manejo de un club, que en Europa está más estabilizado que en Colombia. Cuando se habla de director deportivo es ayudar a manejar un equipo de fútbol en contratación de jugadores, en proceso de fútbol formativo, metodología, modelo de juego, manejo de personal. Ese sería mi sueño, aportar mi granito de arena al equipo del que soy hincha”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad