domingo 02 de junio de 2019 - 10:16 AM

El ecuatoriano Richard Carapaz gana el Giro de Italia

Carapaz, primer ecuatoriano capaz de ganar el Giro de Italia.

El ecuatoriano Richard Carapaz (Movistar) ganó este domingo su primer Giro de Italia, tras defender su ventaja en la clasificación general sobre Vincenzo Nibali (Bahrein) en los 17 kilómetros de contrarreloj final disputada en Verona.

Carapaz, primer ecuatoriano en ganar el Giro de Italia y ovacionado por decenas de sus compatriotas en la Arena de Verona, encaró la contrarreloj con un minuto y 54 segundos de ventaja sobre Nibali y, pese a perder 49 segundos con respecto al italiano, se coronó campeón.

El corredor de Tulcán, de 26 años y cuarto clasificado en la última edición, hizo historia tras acabar el Giro con dos victorias de etapa, en la cuarta y en la decimocuarta, y un paseo triunfal en Verona.

Acabó con un minuto y 5 segundos de ventaja sobre Nibali y con 2 minutos y 30 segundos sobre el esloveno Primoz Roglic (Jumbo Visma), que le arrebató el podio al español Mikel Landa (Movistar) por 8 segundos.

El más rápido en la contrarreloj de este domingo fue el estadounidense Chad Haga (Sunweb), que entró con un tiempo de 22 minutos y 7 segundos.

La 102 edición del Giro de Italia concluyó con una prueba contrarreloj individual completamente disputada en la norteña Verona, con salida en la Feria y llegada dentro de la icónica Arena, abierta para la ocasión y arreglada con una alfombra rosa.

Tras la espectacular victoria lograda en la decimocuarta etapa y las grandes actuaciones de la última semana, Carapaz llegó a la cita final del Giro como sólido líder y con todos los pronósticos a su favor.

El ecuatoriano sumaba un minuto y 54 segundos de ventaja sobre Nibali, 2 minutos y 53 segundos sobre Mikel Landa y 3 minutos y 6 segundos sobre Primoz Roglic, que pese a ser un especialista de las contrarreloj llegó a Verona sin opciones de victoria.

“Pensando en ese minuto y 54 segundos que tenemos, no creo que debamos perder tanto tiempo. Creo que nos puede servir. Pero cuando es competición siempre puede pasar de todo”, afirmó Carapaz al acabar la etapa del sábado. Veía la hazaña acercarse el ecuatoriano, y este domingo se convirtió en una fiesta.

Bajo el sol de Verona, con unos 29 grados Celsius de temperatura, Carapaz salió a las 16.46 italianas (14.46 GMT), tres minutos después de que su primer rival, Nibali, empezara su prueba.

El “Tiburón” acabó en 22 minutos y 30 segundos y Carapaz, que gestionó con autoridad su prueba, terminó en 23 minutos y 19 segundos. Sabía que el margen era amplio y pudo disfrutar cada metro que le llevaba a la Arena de Verona.

El ecuatoriano entró en la Arena ovacionado por sus aficionados y por su mujer e hijos. También estaban sus padres, que viajaron a Italia sin que el corredor lo supiera, según admitió él mismo al acabar la prueba.

Es un día de gloria para Carapaz, que consideró esta victoria como “el premio para todos sus esfuerzos” y que agradeció al equipo Movistar por ayudarle a alcanzar el techo del ciclismo.

La contrarreloj vio la victoria de Haga (22 minutos y 7 segundos), quien llegó por delante de los belgas Victor Campenaerts (Lotto Soudal, 22 minutos y 11 segundos) y de Thomas De Gendt (Lotto Soudal 22:13).

Así, el Giro acabó con Carapaz vestido con la ‘maglia’ rosa de campeón. El alemán Pascal Ackermann (Bora) ganó la clasificación de puntos (’maglia ciclamino’); el mejor escalador (’maglia’ azul) fue Giulio Ciccone (Androni Giocattoli) y el mejor joven (’maglia’ blanca) fue el colombiano Miguel Ángel ‘Supermán’ López (Astana).

El pedalista ecuatoriano del Movistar Team se convirtió de esta manera en el segundo corredor latinoamericano en conseguir el título que ha tenido 102 ediciones. En el 2014, el colombiano Nairo Quintana fue el primero en conseguirlo y desde hoy, Carapaz se integra a ese selecto y reducido grupo de élite.

Tras la contrarreloj de este domingo, Carapaz levantará el Senza Fine, el trofeo de oro de 18 quilates entregado a los campeones del Giro cada año. Con la victoria, el ecuatoriano ‘escribió’ su nombre en el trofeo que ya tiene a los 102 ganadores de la historia del Giro de Italia.

Podio

2019 Carapaz (ECU) Nibali (ITA) Roglic (SLO)

Richard Carapaz, la clase ciclista y personal van de la mano

La victoria de Richard Carapaz en el Giro de Italia no solo ha convulsionado a todo Ecuador, que no vivía una fiesta deportiva de alta gama desde los triunfos olímpicos y mundiales del atleta Jefferson Pérez, sino que ha despertado un terremoto de reconocimiento hacia el ciclista no solo en lo deportivo, sino en lo personal.

La trayectoria de Richard Antonio Carapaz (El Carmelo, Carchi, 26 años) no ha sido un camino de rosas, sino que ha estado marcada por el sacrificio, la constancia y el reto de perseguir un sueño hasta conseguirlo, inculcado por su padre, Antonio Carapaz, transportista de profesión.

El vencedor del Giro, que descubrió su primera bicicleta entre la chatarra y que no hizo caso a nadie cuando en el colegio le aconsejaban que dejara el ciclismo porque no llegaría a nada, se inició en Ecuador a los 15 años en el equipo que actualmente se llama Coraje Carchense. Después pasó al RPM, en el que se destapó ganando la Vuelta a Guatemala y los Panamericanos Sub’23.

La siguiente estación en su trayectoria fue Colombia, país limítrofe con la parroquia El Carmelo, del cantón Tulcán, conocida como la “capital del ciclismo ecuatoriano”, donde ha vivido y vive la familia de Richard. En el país cafetero militó en el Srongman, y con ese maillot se convirtió en el primer extranjero en ganar la Vuelta de la Juventud.

Este resultado no pasó inadvertido para los observadores y técnicos del equipo español Lizarte, filial del Movistar y nombre comercial de una estructura que lleva 27 años de andadura, la Asociación Deportiva Galibier, con sede en Navarra.

En Lizarte el triunfo de Carapaz, residente en Pamplona, también se vive como una fiesta, como parte de ellos. El equipo ha sido y es fuente inagotable de cantera de elite.

Entre sus ilustres corredores había pisado el podio del Tour de Francia tres veces con el vitoriano Joseba Beloki, y el cántabro Isidro Nozal habían logrado hacer lo propio en la Vuelta a España.

En el Giro de Italia rozó el éxito anteriormente con el costarricense Andrey Amador, dos veces cuarto, lo mismo que el propio Carapaz, el año pasado. Esta vez, en Verona, el equipo navarro se vio reflejado en la inmensa felicidad del ciclista ecuatoriano y de todo el equipo Movistar.

Desde la formación navarra, donde ya se vivió el triunfo de Carapaz en la Vuelta a Navarra 2016, la satisfacción se multiplica, ya que además de destacar “un rendimiento extraordinario sustentado sobre la determinación, el liderazgo desde la humildad y el excelente trabajo de su actual equipo, Movistar Team”, recuerda la participación de otros tres ciclistas de la cantera Lizarte, Amador, Héctor Carretero y Antonio Pedrero.

Manolo Azcona y Juanjo Oroz son respectivamente la alma máter y el director deportivo del Equipo Lizarte y estos días no caben en sí de gozo.

El triunfo Carapaz en Italia es “el broche de toda mi vida deportiva”, afirmó Oroz. Son momentos para recordar.

“Cuando tuvimos aquí a Richard nos dimos cuenta de que era un ciclista que pedaleaba sin fin con unas piernas sin igual. En la categoría amateur tenemos el privilegio de seguirlo y vimos detalles indicativos de sus posibilidades a largo plazo”, añadió.

“No sabíamos si llegaría a ganar el Giro algún día, pero, si hubiera tenido que apostar justo antes de este Giro, lo hubiera hecho por su victoria. Sabíamos que tenía las opciones y el nivel para lograrlo”, señaló Oroz.

Además de sus facultades como ciclista, Carapaz ha ido dejando desde niño detalles humanos que han resaltado desde su familia hasta el actual director del Movistar, Eusebio Unzue, pasando por antiguos compañeros y técnicos que le vieron nacer en la humildad y la mentalidad de buscar los sueños por el camino del esfuerzo.

“Richard nos ganó por su carácter y su personalidad. Llegó al Lizarte renunciando a contratos profesionales y, lejos de querer acaparar resultados, colaboró con sus compañeros en todo lo que pudo”, dijo Oroz.

Por ejemplo, recuerdan los técnicos, llegó de la mano con Héctor Carretero en la Clásica de Torredonjimeno y le cedió la victoria. En el Memorial Aitor Bugallo llegó con Óscar Rodríguez y Jaime Castrillo, y tampoco ganó él. “Son detalles que te cuentan la clase de persona que es Richard”, señaló.

“En nuestro club miramos mucho la persona. Carapaz demostró tener educación y carisma desde el primer minuto. Le tenemos en alta estima porque demostró y demuestra día a día ser una grandísima persona”, comentó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad