martes 10 de octubre de 2023 - 6:11 PM

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Claudia Goldin ganó este lunes el Premio Nobel de Economía 2023. Sus investigaciones han mostrado que la participación de las mujeres en el mercado laboral ha aumentado significativamente, pero que la brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo un problema persistente.
Compartir

El inicio de esta semana vino con una reconfortante noticia para las tantas mujeres que luchan para conseguir más y mejores oportunidades en el mercado laboral.

Se trata de un mercado laboral adverso para las mujeres, como lo documentó Claudia Goldin, quien ganó este lunes el Premio Nobel de Economía 2023 por sus investigaciones sobre la participación de la mujer en el mercado laboral y la brecha salarial. Fue ella quien descubrió que un mayor crecimiento económico no garantiza mejores resultados laborales para las mujeres.

La Real Academia de las Ciencias Sueca, que otorga el premio, reconoció que Goldin, profesora de economía en la Universidad de Harvard, ha profundizado su análisis histórico de la participación de las mujeres en el mercado laboral, que ha aumentado significativamente, pero es desigual en comparación con los hombres.

También demostró que la brecha salarial se debe a una combinación de discriminación, segregación ocupacional y diferencias en las opciones de educación y carrera. Y que para eso se deben aplicar políticas públicas como inversión en educación y cuidado infantil.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Colombia

En el plano local, si uno mira los datos del Dane, básicamente hay una población en edad de trabajar de más o menos 39 millones, de los cuales el 48 % son hombres y el 52 % son mujeres. Sin embargo, cuando uno divide esto entre las personas que están inactivas, las que están efectivamente trabajando y las desempleadas hay 14 millones personas que están fuera de la fuerza de trabajo. De ese total, 9,6 millones son mujeres, que equivale al 68 %. Aquí se empiezan a ver las brechas.

Luego en la fuerza de trabajo hay 25 millones de personas, de ese total el 57 % son hombres y el 42,8 % son mujeres, eso quiere decir que hay más hombres dentro de la fuerza de trabajo que mujeres, a pesar de que la población en edad de trabajar está compuesta por más mujeres.

Cuando uno se va a las tasas de ocupación y desocupación, se ve en general que hay más población ocupada masculina y de manera contraria hay más población desocupada femenina.

A propósito del Nobel de Economía para Claudia Goldin y de las desventajas de las mujeres en el mercado laboral colombiano, Vanguardia conversó con 11 mujeres economistas sobre cuál es el camino hacia la equidad y el cierre de brechas en el mercado laboral, en donde todavía hay mucho por hacer.

Lea también: ¿Por qué le otorgaron el Nobel de Economía a la estadounidense Claudia Goldin? Conozca detalles

Brecha salarial

Isabel Cristina Rincón, decana de la Facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables de la Udes

La investigación de la Premio Nobel de Economía 2023, Claudia Goldin, reflexiona sobre cómo el desarrollo económico no siempre ha estado ligado a una mayor presencia de la mujer en el mundo laboral y cómo la maternidad es clave para explicar la brecha salarial. Ante esto, gran parte de la brecha salarial se debe a factores relacionados con la elección ocupacional y la maternidad, en lugar de la discriminación directa.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Su trabajo ha ayudado a comprender mejor las causas profundas de la brecha salarial y ha abogado por políticas que promuevan la igualdad de oportunidades y la conciliación entre la vida laboral y familiar. Incluso, su investigación ha revelado que factores como las diferencias en las preferencias, las expectativas sociales y las barreras de acceso contribuyen a la segregación y desigualdades de género en el mercado laboral.

Mejorar el acceso a la educación de las mujeres es un factor clave en la reducción de las desigualdades de género y contribuye al aumento de la participación laboral femenina. Medidas como el acceso a la licencia de maternidad, el cuidado infantil asequible y las políticas de igualdad salarial son fundamentales para políticas públicas.

Cambio de mentalidad

Gladys Mireya Valero, gerente de Dreamhouse y doctora en Administración y Dirección de Empresas

La igualdad de género es un tema de especial importancia últimamente en el seno de la Organización de las Naciones Unidas, en consejos europeos, Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Agenda 2030. Si uno mira, la posición de la mujer ha ido cambiando con el tiempo, pero ha sido paulatino, como con la mentalidad de la sociedad y del género. Ahora se reconoce más a las mujeres en cargos directivos, ejecutándolos de buen nivel y calidad.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

La diferencia se ve en el día a día. En cargos directivos, por ejemplo, se discrimina al género, es decir, es el hombre el que viene a ocupar esos cargos directivos. La maternidad, que es una condición de la mujer, genera que no sea tenida en cuenta en cargos, independientemente del nivel en la estructura jerárquica. La fuerza de poder frente a los escenarios que la mujer representa hace que de una u otra manera el mundo vuelva a los ojos y reconozca que definitivamente tiene que haber un cambio de mentalidad.

Lo importante es ese cambio y generar en las empresas planes de igualdad, que eso confluya en buenas dinámicas en la sociedad. Lograr la igualdad de género en un mundo laboral, en donde aún se discrimina a la mujer, tiene que empezar por la alta gerencia, el grupo directivo y un cambio de mentalidad de los ejecutivos, de los propietarios, de los dueños y de los empresarios.

$!Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Apoyo en educación

Andrea Catalina Martínez, decana de la Facultad de Ciencias Económicas, Administrativas y Contables de la Unab

En Colombia, el camino hacia la igualdad de género en el mercado laboral ha sido un proceso gradual, pero fundamental para lograr una sociedad más equitativa. A pesar de los avances, persisten desafíos significativos en el país. La brecha salarial de género sigue siendo un problema, mujeres ganando menos que sus contrapartes masculinas en promedio. Es importante implementar métodos de evaluación y valoración de trabajos que sean imparciales y basados en criterios objetivos, para asegurar salarios justos y equitativos, sin importar el género.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Otro factor es la educación de las mujeres en campos normalmente dominados por hombres con el fin de promover el liderazgo femenino y su participación en espacios de toma de decisiones al interior del ambiente organizacional. Aquí se podrían implementar estrategias como la mentoría por profesionales experimentados y la promoción de modelos femeninos exitosos. También se pueden establecer alianzas con empresas y organizaciones para brindar oportunidades de prácticas y empleo a mujeres en áreas de difícil acceso.

Hay que flexibilizar los espacios laborales para que las mujeres reciban apoyo a la crianza y que no se vean penalizadas en sus carreras debido a las responsabilidades. Las políticas empresariales deben ser capaces de equilibrar entre lo laboral y familiar. Esto puede incluir opciones como horarios de trabajo flexibles, trabajo a distancia, teletrabajo o licencias parentales pagadas.

Creación de oportunidades

Carolina Monzón Urrego, gerente de Investigaciones Económicas de Itaú Colombia

Promover el cierre de brechas en el largo plazo parte de la promoción de la educación y el fortalecimiento de competencias y habilidades, que contribuyan a allanar el terreno para la participación de más mujeres en el mercado laboral. Asimismo, para lograr una mayor equidad de género en Colombia, es importante que las empresas avancen en la creación de oportunidades y que podamos acceder a cargos técnicos, gerenciales y/o directivos que tradicionalmente han sido ocupados por hombres.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

La mejor forma de crear conciencia sobre este tema es haciendo pedagogía sobre la equidad de género y su importancia al interior de las organizaciones. Esto debe ir acompañado de acciones puntuales en las que se vincule a los hombres, precisamente para que haya espacios de diálogo en los que se muestren las brechas de género y se busquen acciones y políticas para cerrarlas de manera efectiva.

En Itaú tenemos una iniciativa, que se denomina iElla, que consiste en una comunidad de 120 mujeres para liderar espacios de conversación acerca de la equidad de género. El objetivo es materializar las ideas que surjan de estos diálogos y adoptar mejores políticas de diversidad, equidad e inclusión.

Las desigualdades persisten

Catalina Chacón, economista con Maestría en Política Pública, docente de la Universidad Santo Tomás

Abordar la igualdad de género y las brechas en el mercado laboral en Colombia es un desafío que requiere más que buenas intenciones y discursos. A pesar de los esfuerzos retóricos, la realidad sigue mostrando que las desigualdades persisten y que si bien se ha avanzado en la implementación de algunas políticas, aún se quedan cortas en respuestas. Siguiendo el enfoque de la nueva Nobel de Economía Claudia Goldin, se debería priorizar la inversión en educación y capacitación de las mujeres, promover la flexibilidad laboral, garantizar la igualdad salarial, fomentar la participación de las mujeres en roles de liderazgo y tomar medidas para apoyar a las emprendedoras.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Estas medidas deben incluir a toda la sociedad e implican concientización y cambios culturales, que en departamentos como Santander requieren mayor radicalidad para desafiar estereotipos de género, que inciden en la poca cultura de respeto y equidad. Debería considerarse que la inversión en educación y capacitación debe ser acompañada por una profunda revisión de los sistemas educativos y la eliminación de obstáculos que aún limitan el acceso de las mujeres a la educación superior.

La igualdad salarial sigue siendo una ilusión en muchas empresas y se necesita mejorar su regularización. Además, la falta de licencias parentales remuneradas y flexibilidad laboral real sigue siendo un obstáculo para las mujeres en el mercado laboral. Las palabras deben ser respaldadas por acciones concretas si realmente queremos lograr un cambio significativo. Si bien sobra decir que la desigualdad de género es una necesidad y no un lujo, es tan incidente que provoca el estancamiento del progreso social. Cambios en este campo generan crecimiento económico y más justicia social.

División sexual del trabajo

Irma Soto Vallejo, decana de la Facultad de Ciencias Contables, Económicas y Administrativas de la Universidad de Manizales

La importancia de Goldin está centrada en revelar las causas, así como las principales fuentes de la brecha de género que aún persiste, por eso recopiló 200 años de datos del mercado laboral para demostrar cómo y por qué han cambiado con el tiempo las diferencias de género en los ingresos y las tasas de empleo. Este premio define de una manera contundente el rol histórico de las mujeres en el mercado de trabajo. No obstante, estas brechas de género siguen, aunque hay mayor acceso a la educación.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Este Nobel de Goldin se extiende como un reconocimiento social a las mujeres, que permite revertir el papel de ellas, a quienes no se les ha valorado históricamente como lo han hecho con los hombres en la cultura, arte, literatura, historia, deporte, ciencia, empresarial, etc. La discriminación es un factor que demarca la brecha de género, con una mayor influencia en mujeres con discapacidad, inmigrantes y campesinas.

El mercado laboral sigue siendo un espacio en el que se evidencia la división sexual del trabajo, en la cual las mujeres se desenvuelven en clara desventaja respecto a los hombres. Los datos revelan que la participación económica de las mujeres que se insertan en el mercado siguen teniendo barreras estructurales para permanecer y acceder a cargos de toma de decisiones. Según la OIT, no se observa avance en el cerramiento de las brechas de género. Los avances se han estancado. Esta situación debe revertirse con decisiones de políticas de igualdad de género como asunto primordial para el desarrollo de una sociedad.

$!Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Roles de género en el mercado

Laura Vargas Rueda, magíster en Economía de Políticas Públicas y miembro de Innovations for Poverty Action

Hay más mujeres que hombres en edad de trabajar, pero ellas están más fuera del mercado laboral. Ahí empieza la brecha. Luego, si uno revisa cuáles son las actividades en donde están esas personas, se encuentra que el 63 % de estas se dedican a oficios del hogar, mientras que de ese porcentaje solo el 13 % son hombres. Esto está conectado con lo que habla Claudia Goldin, quien dice que los roles de género han llevado a que las mujeres estén en cierta desventaja porque al final han sido ellas quienes históricamente han cargado y asumido el cuidado del hogar.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Hoy la tasa de mujeres dedicadas a los servicios del hogar crece. Esto de fondo está relacionado con el rol de la mujer y para dar soluciones tiene que haber cambios culturales, pero se debe pensar en acciones más prácticas para que accedan al mercado laboral. Por el lado de las empresas es importante que faciliten a las mujeres su ingreso al mercado laboral, todavía no eliminan la brecha de salarios, pero al menos sí podrían hacer que haya más motivación y ellas no estén condenadas a tener que escoger entre la vida del hogar y la vida laboral.

El camino para poder cerrar esas brechas es apuntarle a poder resolver el cuidado no solamente de niños, sino el de adultos mayores y de personas en situación de discapacidad, porque usualmente estas actividades los terminan asumiendo las mujeres. También facilita que haya primero educación equitativa para hombres y mujeres, niños y niñas, adolescentes hombres y mujeres, para que no haya una brecha inicial. Que haya la suficiente flexibilidad de horarios para las mujeres y se supere el obstáculo de las licencias de maternidad de las mujeres que son más largas que las de los hombres, eso genera incentivos diferentes. Además, políticas para cambiar los incentivos en la contratación, que no haya sesgos ni preferencias entre hombres y mujeres.

Mayor empoderamiento económico

Yudy Gamboa Vesga, magíster en Economía Internacional y del Desarrollo y profesora de la Unab

En las últimas décadas, la participación de las mujeres en el mercado laboral ha aumentado significativamente, al igual que el acceso a la educación en todos los niveles, una condición importante para que haya equidad en el mercado laboral. No obstante, aún existen retos como mejorar el acceso de las mujeres a los programas de formación doctoral y técnica como las ingenierías y arquitectura, en la que su participación aún es menor frente hombres.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Pese a los avances en la inserción laboral de las mujeres, existe todavía un rezago que puede combatirse promoviendo un cambio en las normas sociales que siguen otorgando a la mujer un papel preponderante en el cuidado de los hijos y adultos mayores, o que imponen barreras al ascenso de las mujeres en posiciones de liderazgo en empresas y entidades públicas. Se requiere que el Estado brinde más alternativas subsidiadas y de buena calidad para el cuidado infantil, como guarderías, jardines infantiles y centros de cuidado en jornada extendida, de manera que las mujeres madres puedan conciliar más fácilmente las actividades laborales y familiares, aunque lo primordial es tener una distribución más equitativa de las tareas del hogar y del cuidado.

Otra medida puede ser la extensión del tiempo de la licencia de maternidad remunerada, de manera que las mujeres no se vean obligadas a retirarse del mercado laboral cuando tienen hijos. Estas acciones deben complementarse con el reconocimiento económico de las actividades no remuneradas. Se requieren también políticas que amplíen el acceso de las mujeres a recursos productivos como crédito, tierra, capital y maquinaria y equipos, que les permita un mayor empoderamiento económico.

Inclusión laboral en Colombia

Juana Téllez, economista jefe de Bbva Research para Colombia

El Premio Nobel de Economía a Claudia Goldin, por sus investigaciones acerca del papel de las mujeres en el mercado laboral, abre una nueva oportunidad para resaltar todas las ventajas que tiene incluir efectivamente a la mujer en las actividades productivas de un país. Las mujeres aportan creatividad, productividad, seguridad y nuevas perspectivas en la toma decisiones en la vida laboral tanto pública como privada favoreciendo el crecimiento y el bienestar de más personas.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Colombia ha avanzado mucho en inclusión laboral de las mujeres, pero aún nos quedan tareas pendientes. Las mujeres participan en el mercado laboral ahora más que hace unos años, pero lo hacen en menor proporción que los hombres y aunque esto por sí mismo no es malo, muchas de ellas se quedan fuera porque deben encargarse de los oficios no remunerados de cuidado del hogar.

Aún más, las mujeres que hacen parte del mercado laboral tienen más dificultad de encontrar trabajo, les pagan menos y trabajan en sectores más informales que los hombres. Todo esto las hace más vulnerables a ellas y a sus familias y no nos permite, como país, disfrutar todos los beneficios de un mercado laboral que incluya efectivamente a las mujeres.

Cambio de paradigmas

Carmenza Saldias Barreneche, magíster en Planificación y Administración del Desarrollo Regional y experta del Cideu

El camino hacia la igualdad de género en Colombia pasa, primero, por garantizar el acceso y permanencia de las mujeres, desde su infancia, al sistema educativo, con criterios de calidad, pertinencia y suficiencia equivalentes a los más altos estándares de la educación que tradicionalmente se ha impartido, sobre todo en el sector privado, a los hombres. Las diferencias en la educación marcan las discriminaciones posteriores.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Segundo, es necesario avanzar en el reconocimiento social del valor del trabajo y las actividades del cuidado que se realiza en los hogares, y en la definición y establecimiento de mecanismos de retribución a las personas que lo realizan. Esta es la primera forma de desigualdad que debe superarse, considerando la importancia del derecho universal de cuidar, ser cuidadas/cuidados y cuidar a quienes cuidan. Solo cuando la sociedad valore, reconozca, reduzca, redistribuya y retribuya el trabajo del cuidado se resolverán las bases de la discriminación y se superara la injusticia que significa negar el valor del trabajo realizado por millones de mujeres.

Tercero, es necesario fijar compromisos de tiempo y modo para erradicar las barreras de entrada al sistema laboral y, en este, para cerrar las diferencias de promoción laboral y de salario entre hombres y mujeres. Los diferenciales en el nivel educativo, resultado de las desigualdades por género del sistema; las limitaciones para acceder a los empleos o a la promoción laboral que significa para las mujeres su opción reproductiva o el ejercicio de actividades del cuidado; y los prejuicios sobre el carácter subsidiario del salario de las mujeres frente al de los hombres, por la idea de que todas pertenecen al ámbito de una familia nuclear tradicional, debe ser superada, tanto por cambios en el sistema educativo, como en los ámbitos laboral y estatal. De allí que una regulación favorable al cambio de paradigmas en el ámbito educativo y laboral sea crítica para avanzar en estos aspectos.

$!Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Flexibilidad laboral

María del Pilar López, doctora en Desarrollo Económico y docente de Los Andes

Así como Claudia Goldin lo mostró para Estados Unidos que hubo ese cambio en las tendencias en los 80 y las mujeres se empezaron a educar más que los hombres, en Colombia hoy en día las mujeres también se están educando más que los hombres. Eso quiere decir que las brechas en el mercado laboral no están relacionadas con capital humano y educación. Hay dos tipos de brechas, una relacionada con menos mujeres participando en el mercado laboral frente la cantidad de mujeres que están en edad de trabajar, y la otra es salarial.

Once expertas opinan: Así es el largo camino hacia el cierre de brechas en Colombia

Hay factores detrás. Primero, hay segregación horizontal, asociada a brechas salariales. En Colombia hay más mujeres concentradas en carreras que tienen una mayor precarización laboral y tienen menores ingresos. Entonces, carreras que el mercado laboral está demandando como ingenierías, ciencias de datos, bien remuneradas, las mujeres que las estudian es baja. Hay segregación vertical, esos famosos techos de cristal. Segundo, los roles de género y normas sociales, es decir, la manera cómo hay una especialización de las labores, por ejemplo, las de cuidado que se asocian con las mujeres y que esto afecta notoriamente la decisión de qué tanto participar en el mercado laboral.

Hay un tema de la flexibilidad laboral importante, el trabajo de Goldin lo que muestra es que si queremos cerrar brechas de género en el mercado laboral se necesitan trabajos más sustituibles y más flexibles y que hoy uno de los obstáculos es que los hombres, por ejemplo, tienen mayores posibilidades de trabajar más horas y tienen más habilidades para poder trabajar más horas y ellos prefieren hacerlo y esto está mejor remunerado. Entonces, en un mercado laboral colombiano donde la flexibilidad laboral no existe, esto afecta directamente a las mujeres por sus altas cargas de cuidado.

Le puede interesar: Fondo Monetario sube expectativa y ahora cree que Colombia crecerá 1,4% este año

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista económico en Vanguardia. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor reportaje en audio en 2023. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad