viernes 28 de junio de 2019 - 8:00 AM

Proteccionismo agita la Cumbre del G20

China ha manifestado estar abierto al diálogo, pero anunció que tendrá una fuerte postura en defensa del multilateralismo y contra el unilateralismo. Por su parte, EE.UU. habla de acuerdos, pero amenaza.
Escuchar este artículo

Los 20 países el mundo que representan el 85% de la economía mundial, nuevamente estarán sentados el 28 y 29 de junio en Osaka, Japón, a discutir y analizar el futuro económico y financiero del planeta tierra.

En esta oportunidad, el “florero de Llorente” será, sin lugar a dudas, la guerra comercial que afrontan desde hace más de un año EE.UU. y China, y que a juicio del Fondo Monetario Internacional, FMI, no beneficiará a nadie en el mediano plazo.

Igual lo serán las medidas que ha tomado el mismo G20 desde hace 7 meses que han restringido el comercio internacional.

Para Christine Lagarde, directora del FMI, las acciones proteccionistas iniciadas por el país americano y respondidas en la mismas forma por los chinos, llevarán a reducción del 0,5% en el crecimiento global para 2020 como resultado del incremento del 25% en los aranceles de todo comercio entre los dos países que están en disputa comercial.

Para el organismo central, esa guerra comercial solo tendrá un efecto: frenazo en inversiones, comercio y consumo.

Esa compleja coyuntura está enmarcada por una determinación de EE.UU. de elevar a 25% los aranceles a productos chinos lo que involucra US$200.000 millones y la respuesta de China con medidas idénticas y nuevas tasas a la importación de productos americanos por US$60.000 millones.

Los coletazos

Pero la guerra comercial no solo está afectando la economía de EE.UU. y China, sino al comercio mundial porque todos quieren protegerse, entre ellos, los países del G20.

Muestra de lo anterior, se consigna en el último informe Organización Mundial del Comercio, OMC, donde las restricciones comerciales y las medidas proteccionistas de los países del G20 han provocado una afectación al comercio de US$397,000 millones, cifra considerada como la segunda más alta en la historia de los líos comerciales entre países.

Según la OMC (consignado por la Agencia EFE), desde el 2018 se ha tenido un notable incremento de las tensiones comerciales , por “lo que solicita a las grandes economías mundiales medidas paliativas”.

Los miembros del G20 han dictado, por lo menos, 29 medidas para proteger su economía, lo que a juicio de la OMC, conlleva a que las “tendencias del comercio entre octubre de 2018 y mayo de 2019, observa que el monto de comercio afectado por las medidas restrictivas (subidas arancelarias, veto a importaciones y exportaciones, entre otras) es 3,5 veces mayor con respecto a 2012, cuando empezó a elaborarse esta estadística”.

Lea también: FMI asegura que Colombia crecerá 3,3% en 2019

Respetar reglas

Antes de la reunión Estados Unidos, ha endurecido su postura y lo muestran sus recientes acciones restrictivas contra la compañía de celulares Huawei, que vería disminuidos sus ingresos en US$30.000 millones de dólares (26.760 millones de euros) por debajo de lo esperado tras el veto a sus productos.

De acuerdo con EFE, el gigante tecnológico estimó que la “facturación derivada de ventas caerá hasta los US$100.000 millones (89.200 millones de euros) este año y el que viene, lo que supondría una bajada de en torno al 10% con respecto al dato de 2018”.

Por su parte, Xi Jinping, Presidente de China, anunció que en la Cumbre del G20 solicitará respeto mutuo y cumplimiento de las reglas establecidas por la OMC para el desarrollo del comercio internacional.

Sin embargo, el presidente chino dejó claro que “unilateralismo y el proteccionismo han reducido el crecimiento económico mundial y creado incertidumbre. Con el diálogo se resuelven los problemas”.

La nueva “arma”

De otra parte, el presidente de EE.UU. dejó armado un nuevo tinglado para potencializar su guerra comercial.

En esta oportunidad, salió en defensa del dólar al estimar que en varios países se está trabajando con “tasas de cambio desleales” que tiene como finalidad de favorecer sus exportaciones.

Para frenar esa iniciativa, el Departamento de Comercio espera un proyecto que faculta a los Estados Unidos “imponer aranceles punitivos” al país que se le compruebe que debilita su moneda para abaratar las exportaciones de los americanos.

Para los expertos, de seguir adelante esa iniciativa, EE.UU., se iría contra la Unión Europea, luego de que el presidente del Banco Central Europea, BCE, Mario Draghi, anunciará que bajaría los tipos como una medida subsidiaria para mejorar el comportamiento de la economía. Los analistas consideran que de acontecer, Estados Unidos tendría que hacer lo mismo lo que sería perjudicial para la economía mundial.

El nacimiento
En el G20 tienen asiento Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, Reino Unido, los Estados Unidos y la Unión Europea (UE).
Nació en Washington el 25 de septiembre de 1999, para hacerle frente a la crisis económica de los años 90.
Tras la crisis financiera de 2008 cambio el formato, lo que permite la participación de los jefes de Estados y representantes de las Naciones Unidas, Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial y del Foro de Estabilidad Financiera.
Uno de sus objetivos es buscar mecanismo para el crecimiento conjunto de la economía global; además, de luchar contra el fraude y la elusión fiscal internacional.
Lea también: Guerra comercial de EE.UU. y China no beneficiará a nadie: FMI
Es promotor del libre comercio como motor del desarrollo y distantes del proteccionismo.
Para los analistas, esta Cumbre es sustancial y relevante, pues el crecimiento mundial de la economía está en veremos, por acciones de uno de sus principales actores: EE.UU. y sus medidas arancelarias proteccionistas.
En esta oportunidad, una de las posturas más fuertes es la de Alemania, en cabeza de la canciller alemán, Angela Merkel, quién ha advertido que los “grandes problemas globales no pueden solucionarse con medidas nacionales unilaterales por lo que es necesario defender el multilateralismo”. Lo anterior significa que ese potencia tiene una postural totalmente opuesta a Estados Unidos.
En su concepto, los grandes retos del G20 deben gravitar sobre el libre comercio, digitalización, protección del clima y los problemas sanitarios globales.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad