miércoles 29 de noviembre de 2023 - 1:33 PM

Esther Hernández, la mujer del barrio La Joya considerada la primera fotógrafa aficionada de Bucaramanga

Para Esther Hernández, la fotografía fue su lenguaje, a pesar de nunca haber aprendido a leer ni a escribir.
Compartir

En el corazón del libro "Crónicas de Luz y Sombra", un intrigante proyecto editorial, se entrelaza un tejido conectivo que fusiona elementos como el archivo familiar, el archivo de ciudad, la ficción, la realidad y el coleccionismo. En este cautivador relato, la figura central es Esther Hernández, una mujer oriunda de Bucaramanga, cuyos ahorros como aseadora de una pensión en el Parque Centenario la llevaron a adquirir su primera cámara fotográfica de cajón AGFA Synchro Box en el año 1949.

Los sesenta y siete años que siguieron a esa adquisición se convirtieron en una amalgama de registros familiares, urbanos y de supervivencia, capturando las luces y sombras que configuran la compleja realidad social y cultural de la región.

"Este es el lanzamiento de un libro muy particular porque es producto de una investigación de cinco años, de una colección privada de fotografías, documentos y objetos que estaban ocultos en una casa del barrio La Joya", cuenta el arquitecto Alejandro Murillo Salguero, investigador de este proyecto que se consolidó en un libro.

También destaca la fuerza creativa de una mujer que desafió contextos hostiles y ofrece una ventana a las realidades cambiantes de una Bucaramanga que ha experimentado transformaciones abruptas debido a sus propias paradojas sociales y culturales. Estas paradojas, como bien se expresa en el proyecto, emergen en medio de risas y llantos, tejiendo una narrativa única que despierta la curiosidad y la reflexión sobre el pasado y presente de la ciudad.

"Llegué a la conclusión de que se podría tratar de la primera fotógrafa aficionada de Bucaramanga. La primera mujer que no era de la élite, que era de la clase popular, y que por su propia cuenta y con sus ahorros compró una cámara en 1949 y luego, durante 70 años, tomó fotos a la familia y a la ciudad, que terminaron volviéndose en un archivo completo de ese territorio", sostiene el investigador.

Esther Hernández, la mujer del barrio La Joya considerada la primera fotógrafa aficionada de Bucaramanga

¿Quién era Esther Hernández?

Para Esther, la fotografía fue su lenguaje, a pesar de nunca haber aprendido a leer ni a escribir. Su vida se convierte así en un intrigante compendio que ilustra la Bucaramanga del siglo pasado, con sus paradigmas, contradicciones y simbolismos en constante cambio.

El resultado de este intricado tejido es un libro-objeto que armoniza el archivo inconsciente de Esther y presenta un relato literario inspirado en su vida, navegando entre la ficción y la realidad.

Lea también: Este es el nuevo Diccionario Parlache Búcaro: La riqueza de la jerga en Bucaramanga

Más que un simple libro, esta obra se extiende más allá de sus páginas, invitando a los lectores a experimentar físicamente los objetos cotidianos de quien podría ser la primera fotógrafa aficionada de la ciudad y posiblemente una de las pioneras en Santander.

Esther Hernández, la mujer del barrio La Joya considerada la primera fotógrafa aficionada de Bucaramanga

Este libro es posible como ganador de la convocatoria de estímulos artísticos en la categoría literatura del Instituto Municipal de Cultura de Bucaramanga.

Además de este libro, Alejandro Murillo preparó una exposición que se encuentra en la Casa del Libro Total hasta el próximo 15 de diciembre en la Sala 7. Los interesados podrán conocer de cerca las cámaras que tuvo Esther y también adquirir el libro en la Librería La Cingla.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad