miércoles 16 de noviembre de 2022 - 11:38 AM

Llega a Bucaramanga la segunda versión del Festival Pahispánico de poesía Casa Bukowski Internacional

Este viernes 25 de noviembre, a partir de las 5:00 p.m., en la Casa del Libro Total dará comienzo el evento, con poetas regionales entre quienes se encuentra Natalia Londoño.

Charles Bukowski fue un hombre atribulado: no por esos demonios bohemios e idealizados que caracterizaron la poesía romántica del siglo XIX, sino por eso angustia de la pobreza y las decisiones desafortunadas que los grandes artistas de la poesía soportaron durante el siglo XX. Y, como todos ellos, su obra perdura en un halo de misterio que a él mismo le encantaba mantener.

Con este escritor como inspiración nace el Festival Pahispánico de poesía Casa Bukowski Internacional, que en esta segunda versión se realizará varias ciudades importantes del continente, entre ellas, Bucaramanga.

El evento se realiza desde el 20 de noviembre y hasta el 2 de diciembre de manera general y en Bucaramanga será el viernes 25 de noviembre, a partir de las 5:00 p.m., en la Casa del Libro Total, cuando poetas como Mayra Martínez, Andrea Jaimes, Natalia Londoño, John Gómez, Dany Yesid León y Felipe Medina se harán presentes.

La transmisión de las sesiones, tanto presenciales como virtuales, se realizará en directo, a través, de diversas plataformas internacionales asociadas a la organización.

A propósito del evento, hablamos con la poeta y docente Natalia Londoño, que pertenece al ‘Colectivo 7’, de mujeres escritoras, y quien reflexiona acerca de la poesía en Bucaramanga y del interés renovado por este género literario.

¿Son los jóvenes más sensibles al arte y, por tanto, a la poesía? Parece que existe hoy un nuevo interés por este género, con poetas como Andrés Álvarez Arboleda, Jennifer García Acevedo, Mariana Ossa y Marisol Bohórquez Godoy.

“Sí. Últimamente ha estado muy en boga el tema de la poesía porque ya no es como antes, que los poetas eran los mismos y estaban en el mismo círculo. Ahora la poesía es un tema que les interesa más a los jóvenes de la nueva generación. Percibo que son más sensibles al tema del arte, de la cultura y eso se ve reflejado en la realización de este evento”.

Pero hay una insistencia muy grande sobre el tema de que los jóvenes no leen.

“Los jóvenes tienen una mayor sensibilidad hoy y esta sensibilidad, que está en ocasiones a flor de piel, también los lleva a recurrir a la literatura, a abrirse esos caminos, esos espacios. Y si bien es cierto que los jóvenes prefieren las sagas, que son producidas en serie y que son fácilmente comercializadas, también es cierto que hay una comunidad que está en aumento a la que también le gusta la literatura, la poesía, que no tiene ninguna fórmula, de la que no hay forma de hacerlo bien o mal. Si lo haces, lo haces y debes mostrarlo”.

$!Natalia Londoño. Foto tomada de Instagram/VANGUARDIA
Natalia Londoño. Foto tomada de Instagram/VANGUARDIA

Estamos viviendo, entonces, un renacer del interés por la poesía...

“En parte es una gran labor que se hace desde el colegio y pienso que influyó el cambio generacional en los docentes. Los docentes ahora están más sensibilizados con el tema de la de la lectura y no solo por el cumplimiento del plan lector, que es lo que uno maneja como docente, sino para hacer sentir a los jóvenes que la literatura les puede abrir muchas puertas, puede enriquecer su visión del mundo y, en ocasiones, un buen libro, un buen poema, los puede transportar a Rumanía, a Italia. Se está trabajando esa sensibilidad desde el colegio y eso ha influido para que los chicos estén más motivados”.

¿Cómo es la “movida” poética en Bucaramanga, principalmente para las mujeres?

“Yo tengo algún tiempo en este círculo cultural, hace ya unos 20 años. Empecé a escribir desde muy niña, cuando empecé a hacer mis primeros pinitos en la página ‘Sardinos’ de Vanguardia. En ese entonces no había nada, un taller en el Instituto Municipal de Cultura y Turismo y ya. En los colegios tampoco se hablaba de poesía porque ha sido considerado un arte menor, el arte mayor siempre ha sido la novela, pero ahora sí hay bastante movimiento en cuanto a la poesía, hay muchos jóvenes que están escribiendo poesía que se reúnen.

Hay un sitio en Cabecera llamado Baba Yaga, donde a los chicos que les gusta la poesía se reúnen los miércoles para lecturas de poesía de diferentes personas de la ciudad. Sin embargo, pese a que la poesía ha tenido un renacer en Bucaramanga, no había mucho quehacer de las mujeres en ese campo.

No porque no existieran las mujeres poetas, sino porque siempre ha sido un círculo más de hombres. Estudie con grandes escritores, a quienes les tengo cariño por ser amigos y allegados, como Miguel Castillo y Fredy Galindo, así como Fabián Mauricio Martínez y las mujeres que habíamos en aquel entonces, como Luz Andrea Castillo, Angie Gaona y yo no estábamos unidas. A los hombres les gusta unirse y somos amigos, pero es un mundo con mucho patriarcado.

Las mujeres tenemos otro tipo de realidades, además del tema de la maternidad, que son el respeto por el cuerpo y en estos círculos a veces hay malos entendidos en ese aspecto.

La figura de la mujer solía verse como un accesorio: la novia de, por ejemplo, pero por fortuna hemos roto esos paradigmas y ahora con el ‘Colectivo 7’ estamos haciendo grandes cosas”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Paola Esteban

Comunicadora social - periodista egresada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Desde 2005 hace parte del equipo de Vanguardia, trabajando en crónicas y reportajes premium, los cuales se enfocan en temáticas culturales, población Lgbt, y mujer y género.

Ganadora de un premio Luis Enrique Figueroa en 2007 con ‘Aquí estamos pintados’ y un premio CPB con ‘Diario de una bulimica’ en 2008.

@paola_esteban

Besteban@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad