viernes 05 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Asesinato de niño de 14 años conmocionó a Lebrija, Santander

El pequeño se habría criado en la zona veredal de Lebrija y lo reconocían por ser una persona callada y estudiosa. La comunidad rechazó el crimen.
Escuchar este artículo

Un hecho escalofriante y perverso fue perpetrado por una persona ‘sin alma’ en la zona rural de Lebrija. Un menor de 14 años fue asesinado a machetazos y su padre, en un intento fallido por protegerlo, resultó herido de gravedad.

A las 6:40 de la mañana la vereda San Joaquín se estremeció con este crimen, provocado por supuestos temas pasionales de su progenitor.

Los pobladores aún no salen del asombro, no entienden cómo un inocente cae víctima de la maldad y el odio de los adultos.

Un asesino con capa

El criminal, quien ya estaría identificado por las autoridades, habría llegado a bordo de una motocicleta FZ azul a la finca Calarcá, a más de una hora del sector urbano. Lo más sospechoso para los trabajadores, fue su extraña forma de vestir a esa hora: una capa negra.

Solo pasaron uno minutos desde aquel asesino despiadado ingresara a la vivienda del padre del menor, quien es el administrador del predio, para que fuera alertado por sus colegas.

El papá lo sorprendió agrediendo a su hijo con arma blanca. Sin embargo, cuando corrió para ayudarlo era tarde. El pequeño yacía en el piso con una cortada letal en el cuello.

Entonces en la reacción el papá desesperado trató lo imposible, y también recibió dos machetazos: uno en la parte izquierda del cuello y otro en la frente. Se desgonzó y ya no supo nada más.

El homicida emprendió la huida, según algunos testigos, por la vía destapada rumbo a las veredas Sardinas y Buenavista, camino hacia el Pozo de La Dicha.

“Era un niño sano, se crió aquí, estudioso, callado. Fue educado en el campo en labores de ganadería junto con su hermano mayor, quien vive con la mamá. Nos es justo. Deben atrapar a ese tipo y que pague por lo que hizo”, manifestó un residente de la vereda.

Lea también: Detalles del asesinato de un hombre en el Parque Romero de Bucaramanga

¿Celos, venganza?

El padre del niño llegó hace aproximadamente 3 años a administrar la finca Calarcá; el menor vivía con él.

Se había separado de la madre del pequeño y al parecer tendría una nueva relación sentimental.

Hipótesis de la Policía
La Policía sospecha que el homicida habría sostenido una relación sentimental con la madre de la víctima, y habría llegado buscándola a ella. Al no encontrarla arremetió contra el niño y su progenitor. La comunidad por el contrario asegura que el crimen estaría relacionado con la nueva relación sentimental del padre de la pequeña víctima.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad