lunes 29 de abril de 2019 - 5:46 PM

Dinero, un video y un apartamento, los nuevos detalles de la desaparición de chilena en Bucaramanga

Nuevas evidencias que involucran a Juan Guillermo Valderrama Amézquita en la desaparición de su compañera sentimental, la ciudadana chilena Ilse Ojeda Amory González, fueron reveladas en la tarde de este lunes por la Fiscalía, durante la audiencia de imputación de cargos en contra del procesado.
Escuchar este artículo

Una de estas pruebas divulgadas fue el hallazgo de una inmueble que el joven santandereano, de 28 años, adquirió en arriendo en la carrera 45 con calle 56 del barrio Terrazas, en Bucaramanga.

Allí, en un operativo de registro de allanamiento la Policía encontró fluido biológicos que serían de sangre. Esta misma evidencia fue hallada en la vivienda del barrio Cristal Bajo, en el sur de la capital santandereana.

Para pagar el canon de arrendamiento de este inmueble, según el ente acusador, Valderrama Amézquita realizó una transferencia de más de $3 millones de su cuenta de ahorros.

Este monto económico era propiedad de la ciudadana chilena, la cual una vez ingresó a Colombia transfirió todo su capital a la cuenta de su pareja.

Como este movimiento bancario la Fiscalía halló dos retiros por $400 mil y otras transferencias superiores a los $6 millones.

Otro de los aspectos que destacó el ente acusador en la diligencia judicial fue las dos versiones que rindió el señalando rindió.

Vea también: En imágenes: el caso de la exsargento chilena desaparecida en Bucaramanga

En la primera aseguró que la desaparición de Ilse Ojeda había sido el 5 de abril pasado, luego de una discusión que sostuvieron en el sector de la Puerta del Sol, Bucaramanga.

Días después, se acercó a la Fiscalía y cambió la fecha de desaparición al 29 de marzo, argumentando que no había mirado bien el calendario.

De igual forma, en un video Ilse Amory le narró su descontento a sus familiares y sus ganas de regresar a su país. “Tengo que aguantarme ese hombre, feo, malo. Nada qué hacer, voy a regresarme a Chile. No dependo de nadie, ha sido el más malo de mi vida, el más perro. Ese hombre es Juan Valderrama. Él es solo ‘lucas’, mientras más ‘tenés’, más te querré”, dijo Ojeda.

Testigos claves y otras evidencias

Vanguardia pudo conocer que las autoridades llegaron hasta el sitio exacto en la vereda Portachuelo, Rionegro, gracias a información suministrada por un testigo clave, a quien Juan Guillermo le habría pagado $200 mil para que quemara los restos de una supuesta res que había muerto al caer por un barranco.

“Este ciudadano, luego de ver las imágenes de Valderrama en los medios, fue quien nos llevó al sitio donde hallamos los restos humanos que nos permiten acercarnos al que podría ser el cuerpo de Ilse Amory”, informó en rueda de prensa el director de la Policía, general Óscar Atehortúa Duque.

Le puede interesar: Otros crímenes atroces que han estremecido a Santander

Presuntamente, luego de acabar con la vida de Amory, cuyas causas aún son materia de investigación, el joven regresó a Bucaramanga y en el sector de Café Madrid contactó a este hombre para que lo acompañara de nuevo a Rionegro.

En el camino, el acusado compró $15 mil de gasolina y $14 mil en leña. Con estos elementos, habrían incinerado el cadáver. Precisamente, este vaivén entre Rionegro y la capital santandereana fue captado por las cámaras de seguridad del peaje, en las que aparece registrado cuatro veces (el 31 de marzo pasado).

Otras de las evidencias materiales que hoy están en poder de la Fiscalía son un anillo y un zapato Cardinale (marca que solo se comercial en Chile). Según los indicios, estos elementos pertenecían a la ciudadana chilena.

Durante la audiencia Juan Guillermo Valderrama no aceptó los cargos imputados por la Fiscalía.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad