lunes 29 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

Dos muertos dejó un ataque a bala en el norte de Bucaramanga

Dos adultos y dos jóvenes se encontraban reunidos en una tienda del sector cuando fueron sorprendidos a bala. Dos de ellos intentaron huir, pero fueron alcanzados por tiros.
Escuchar este artículo

Hasta 10 millones pesos ofrecen las autoridades a quien dé información que conduzca hacia los responsables de un infame ataque a tiros ocurrido en el norte de Bucaramanga, donde dos jóvenes fallecieron y dos más quedaron heridos.

Sus declaraciones serán fundamentales para esclarecer los móviles del doble homicidio que sacudió la capital santandereana.

Sucedió a las 8:00 de la noche en la calle 3N con carrera 15, cerca a una reconocida empresa de muebles del sector de Punta Betín.

Un adolescente de 16 años y tres personas más que al parecer habían terminado su jornada laboral compartían en un establecimiento comercial.

Se tomaban unas cervezas, charlaban de todo un poco, cuando fueron sorprendidos por sus verdugos. Testigos aseguran que se trataría de un hombre y una mujer; sin embargo, otros señalan que serían dos hombres. Lo cierto es que dispararon sin piedad contra el adolescente y un joven de 23 años, quien se encontraba indocumentado, pero que fue reconocido por los vecinos como Brayan.

Ambos recibieron impactos fatales. Al primero le propinaron disparos en la cabeza y el tórax. Al parecer, se aseguraron de no fallar.

A Brayan le dieron en la cabeza, a mansalva, sin oportunidad siquiera de levantar la cabeza.

Arcenio Aguilar Reyes y Johan Andrés González, quienes se encontraban en la misma mesa cuando los asesinos atacaban a los jóvenes, intentaron escapar, pero no lo lograron.

Uno alcanzó a correr 10 metros y el otro un poco más 12, pero no hubo compasión. Las balas también los alcanzaron.

Una vez lograron su objetivo, los pistoleros huyeron. Algunos se atreven a asegurar que iban vestidos de negro y que la moto sería una BWS.

Lea también: Abogada santandereana fue víctima de sicarios en Cartagena

Noche de terror

Fue dramático, todos corrieron despavoridos de un lado a otro, primero buscando refugio, luego tratando de hallar la forma de ayudar a los cuatro heridos.

Uno quedó sobre una mesa con su cerveza aún en las manos; otro muy cerca, tendido en el pavimento. Esos estaban inconscientes, por lo que las autoridades los trasladaron de inmediato hasta el Hospital del Norte y al Universitario de Santander, donde a los pocos minutos confirmaron los decesos. Arcenio, de 47 años, y Johan, de 30, fueron trasladados a la Clínica Comuneros y a la Foscal, donde se recuperan de manera satisfactoria.

Hasta el momento se desconocen las razones que tendrían los sicarios para atacar a estas cuatro personas y matar a dos. Estos últimos parecían los objetivos claros y directos de su accionar. Todos trabajaban en una empresa que fabricaba ataúdes.

El menor de edad residía en el barrio José María Córdoba al norte de Bucaramanga.

“Al sitio llegaron investigadores del CTI y la Sijin, quienes en asocio con los uniformados del Modelo Nacional de Vigilancia Comunitaria por Cuadrantes y testigos recolectaron valiosa información, así como evidencia física que permitirán que en los próximos días se esclarezca este caso”, manifestó el general Samuel Darío Bernal Rojas, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad