jueves 27 de enero de 2022 - 12:00 AM

El ‘ojo del halcón’ vigila día y noche en Bucaramanga y el área

Cuenta con tres sensores, uno de ellos permite obtener imágenes con color y alta resolución, escala de grises, utilizado en casos de incendios o situaciones climáticas y un sensor infrarrojo, que servirá para la vigilancia nocturna.

Igual que el ave, el ‘Halcón’ vigila desde el aire, identifica su objetivo y no le pierde la pista hasta atraparlo. Así funciona la estrategia de patrullaje aéreo implementado por la Policía Metropolitana de Bucaramanga desde hace varios meses, para reforzar la seguridad y apoyar la vigilancia en la ciudad. Más de 800 casos han sido resueltos gracias a la ‘persecución’ del helicóptero Bell Ranger 206L3.

La avanzada tecnología con la que fue dotada la aeronave le permite tener una reacción en poco tiempo luego de recibir el reporte de las unidades terrestres.

En dos o tres minutos, el ‘ojo del halcón’ llega hasta las coordenadas dadas y comienza la ubicación de los delincuentes, que tratan de evadir los operativos y se dan a la fuga.

El piloto, un técnico y un operador de dispositivos se mantienen en alerta. ‘Afinan’ ojos y oídos para escuchar las indicaciones; para estar en total capacidad para reaccionar ante cualquier eventualidad.

Lea también: Capturados por homicidio a comerciante en la vía a Zapatoca fueron enviados a la cárcel

Las cámaras con alta resolución captan imágenes nítidas a pesar de los más de 500 metros de altitud. Allí quedan registrados rostros y detalles que en muchas ocasiones ni desde la tierra se pueden percibir. Además cuenta con cámaras térmicas lo que facilitan la realización de vigilancia nocturna y llega hasta los lugares más recónditos de Bucaramanga y el área metropolitana. Al ‘halcón’ no se le escapa nada.

Hasta Dairo Antonio Úsuga David alias ‘Otoniel’ fue detectado por los helicópteros de la estrategia ‘Halcón’ que apoyaron la búsqueda el pasado 23 de octubre en el Cerro de Yokí, cerca de la población de Necoclí, departamento de Antioquia. Luego de más de 10 años de persecución, se logró su captura.

El combustible le da una capacidad de vuelo de más de 100 horas por lo que los delincuentes no tendrán escapatoria. La comunicación efectiva entre los cuadrantes del aire y tierra han dado contundentes resultados. Cada 15 días reciben mantenimiento. “Se recibe la comunicación al 123 que a la vez hace llama a las patrullas en tierra y al cuadrante aéreo. De ahí se tiene la comunicación directa para ser eficiente. Nos permite ver todo lo que se mueve en tierra. Es imposible que se nos pierda de vista”, manifestó el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, General Samuel Bernal.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad