martes 23 de abril de 2019 - 12:00 AM

El perfil del joven santandereano, novio de la chilena desaparecida

Varias son las dudas e inconsistencias que tienen los familiares de Ilse Amory Ojeda González, de 51 años, sobre la versión entregada por el joven que era su pareja y de quien cada vez se conocen nuevos detalles acerca de su pasado.

Un joven santandereano, identificado como Juan Guillermo Valderrama Amézquita, de 28 años de edad, es hasta el momento la última persona que afirmó ante las autoridades judiciales haber tenido contacto con Ilse Amory Ojeda González, una mujer de nacionalidad chilena, antes de su desaparición.

Hoy se cumplen 25 días sin que los familiares de esta ciudadana extranjera, de 51 años, tengan noticias de su paradero. Cada día la angustia y zozobra crecen, al tiempo que se conocen detalles sobre el perfil del joven por quien Ilse Amory dejó su país, con el fin de iniciar una vida al lado de él en Colombia.

De Juan Guillermo inicialmente se creía que era oriundo de Curití, Santander. Sin embargo, una persona allegada a este individuo reveló a Vanguardia que en realidad nació en Puerto Parra.

“Lo que pasa es que sus papás son separados, entonces pasaba un tiempo en Curití, municipio en el que su papá, un pensionado de la Policía, tiene una finca, y en Puerto Parra, donde su mamá trabaja como docente. Ya después se vino a terminar el bachillerato y vivió en Piedecuesta, con una tía”, reveló la fuente consultada, quien pidió la reserva de su identidad.

Terminados sus estudios, Valderrama Amézquita ingresó a la Policía Nacional, en donde formó parte del Grupo de Operaciones Especiales, Goes. Se desconocen los motivos por los que fue separado de la institución, la cual integró durante cerca de cinco años.

“Al tiempo que estuvo en la Policía tenía una novia con la que montó un negocio en Puerto Parra. Ellos se dejaron, el negocio se acabó, luego lo retiraron de la Policía y ahí fue que se fue a vivir a Chile”, agregó la persona allegada.

Viajes a Chile

Con el objetivo de encontrar mejores oportunidades, el ciudadano colombiano viajó hace cerca de tres años a Santiago de Chile. Allí empezó a trabajar como mesero en el Club de Suboficiales de Carabineros.

Justamente en este lugar, según informó Alejandra Ojeda González, una de las cuatro hermanas de Ilse Amory, la pareja se conoció.

Además: Los nuevos detalles sobre la desaparición de una chilena en Santander

“Mi hermana era carabinera de Chile y una compañera los presentó, le dijo que Juan estaba buscando una habitación en donde quedarse. Ella le ofreció su residencia y ahí empezó la amistad, que luego pasó al noviazgo”, señaló la familiar de la sargento retirada de la Policía de Carabineros de Chile.

La hermana asegura que durante los ochos meses que la pareja convivió nadie estuvo de acuerdo con la relación, ni siquiera los dos hijos de ella, de 30 y 33 años de edad, por la diferencia de edad y porque había señales de que él la maltrataba físicamente.

“Yo siempre desconfíe de él, nunca tuve buenas vibras. Más aún cuando me enteré de unos episodios de violencia en contra de mi hermana. Ella nos contaba muy poco sobre Juan, sabíamos que había sido policía y que su familia tenía una finca”, sostuvo Alejandra Ojeda.

Valderrama Amézquita tuvo que regresar a Colombia, pero en ningún momento dejó de conversar con Ojeda González por WhatsApp. En octubre de 2018 retornó al país austral con el fin de continuar la relación sentimental con la ciudadana chilena.

Fue entonces cuando en febrero del año en curso la mujer se retiró de la institución policial para enseguida viajar con el joven a Colombia.

Tiempo en Colombia

Sin contarle a nadie, Ilse y Juan Guillermo viajaron el 5 de marzo pasado desde Chile y estuvieron en varios municipios de Santander, entre ellos Curití, Charalá, Puerto Parra y Bucaramanga.

Cuando pasaron unos 10 días, Amory se reportó con su familia y así lo hizo constantemente hasta el 29 de marzo. Enviaba videos y mensajes. Incluso en estas grabaciones aprovechó para mostrar a quienes serían familiares de su pareja.

Pero, al ver que ya no había señales de la mujer desde esa fecha, Alejandra manifestó que le escribieron al joven. Él contestó que se habían ido a vivir a Bucaramanga. Luego dijo que habían discutido el 5 de abril y que ya no se habían vuelto a ver.

“La semana pasada ella se peleó conmigo, cogió como 10 mil dólares y se fue. Tiene dinero, voy a moverme a preguntar en los hoteles a ver si se hospedó en alguno. Voy a hacer lo posible, estoy más preocupado”, respondió el sujeto a los familiares en Chile.

Alejandra Ojeda dijo a Vanguardia que la versión entregada por Valderrama Amézquita tiene muchas inconsistencias.

“Él da muchas versiones en las que no coinciden las cosas, las fechas, los hechos y lugares. Despuès la cambia”, concluyó la mujer que espera resultados de la Policía colombiana.

¿Una segunda relación?

La fuente allegada al joven santandereano reveló que este además de mantener una relación con la ciudadana chilena, también sostenía en paralelo otro amorío con una mujer norteamericana, identificada como Becky Evans, también mayor que él.

“Se me hace raro que en marzo hubiera viajado a Colombia con Ilse, cuando por esas fechas él se la pasaba en Facebook publicando fotos con una mujer norteamericana. Con esta última viajaron a San Gil, Puerto Parra y hasta en el Puente de la Novena (Bucaramanga). La chilena no aparecía por ningún lado, ni sabíamos de ella hasta que se dio la noticia”, informó a esta redacción.

Dentro de las imágenes publicas en las redes sociales hay una imagen en la que Juan Valderrama aparece con la mujer norteamericana con el texto en el que dice “con mi esposa”.

La búsqueda
Desde el momento del reporte de desaparición, el pasado miércoles 17 de abril, la Policía Metropolitana de Bucaramanga, Mebuc, implementó los operativos de búsqueda.
“Tenemos dispositivos en la Terminal de Transporte, con volantes de la circular de desaparición. De igual manera en los puestos de control se está verificando”, informó el general Manuel Vásquez Prada, comandante de la Mebuc.
Familiares de la mujer expresaron que, presuntamente, el compañero sentimental habría planeado todo para apoderarse de 20 millones de pesos chilenos que obtuvo Ilse Amory Ojeda González tras retirarse de la Policía, pero por ahora son solo especulaciones.
“Estamos haciendo las gestiones vía diplomática para tener un respaldo. Las autoridades colombianas nos tienen informados constantemente. Nosotros viajaríamos, desde Chile, con unos especialistas en búsqueda de personas para apoyar las labores que adelanta la Policía de Colombia”, afirmó Alejandra.
“Se han revisado los lugares por donde mi hermana estuvo y los vehículos del joven y su padre. Se encontraron las pertenencias de mi hermana en el departamento que supuestamente compartían en Bucaramanga, dejó las maletas con todas sus cosas”.
Lo cierto es que Ilse Amory no se ha vuelto a comunicar con su familia, por ello señalan al joven santandereano como presunto responsable de la desaparición.
dato
Un equipo de investigadores chilenos en los próximos días llegaría al país a apoyar la búsqueda que adelanta la Policía Metropolitana de Bucaramanga.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad