miércoles 10 de julio de 2019 - 12:00 AM

Envían a la cárcel a hombre que golpeó y asfixió a su novia, en Los Santos, Santander

Cuatro meses después del feminicidio de Yurley Silva Celis, de 27 años, ocurrido en el municipio de Los Santos, Santander, su compañero sentimental, Mauricio Chaparro Rodríguez, fue enviado a prisión.

Querer dar por concluida una relación sentimental de ocho meses fue el motivo que le costó la vida a Yurley Silva Celis, de 27 años de edad, cuyo cuerpo fue encontrado el pasado 7 de marzo en zona rural del municipio de Los Santos, Santander.

A pocos metros del cadáver yacía también el responsable de este cruel feminicidio, Mauricio Chaparro Rodríguez, quien pese a que intentó suicidarse ingiriendo un herbicida, sobrevivió y tuvo que comparecer ante la justicia.

A la cárcel

Sobre las 9:30 de la mañana de ayer, el acusado se presentó voluntariamente a las audiencias de imputación de cargos y medida de aseguramiento en el Juzgado Promiscuo Municipal de Los Santos.

Durante la diligencia, la Fiscalía reveló una serie de evidencias que vinculan directamente a Chaparro Rodríguez con el asesinato de su compañera sentimental.

El procesado, oriundo del municipio de Jordán, decidió allanarse a los cargos de feminicidio agravado que le fueron imputados por el ente investigador, esto con el fin de acceder a una rebaja en la futura pena a imponer.

Así las cosas, la juez consideró conveniente recluir al asesino en un centro carcelario, por considerarlo un claro peligro para la sociedad.

Alirio Castellanos, abogado apoderado de las víctimas, se mostró conforme con la decisión emitida por el despacho.

“Todos los familiares de la víctima quedaron contentos con la decisión, ahora queda esperar la audiencia respectiva de sentencia condenatoria. De acuerdo con los cálculos, la pena oscila alrededor de los 20 años, en razón a que a él le favorece que se presentó voluntariamente a las audiencias preliminares y aceptó los cargos”, informó el defensor a Vanguardia.

El crimen

Según la investigación adelantada por la Sijín, en coordinación con la Unidad de Vida de la Fiscalía, Yurley Silva salió de su residencia, ubicada en la vereda El Tabacal, en la noche del 6 de marzo, junto con su novio. Ninguno de los dos regresó.

Ya sobre las 6:30 de la mañana del siguiente día, cuando Javier Silva, padre de la hoy occisa, salió a trabajar en labores del campo, se encontró con el cadáver de su hija y a su yerno inconsciente. Ambos estaban en una polvorienta vía que conduce a un cultivo de piñas en la finca El Lago, de la vereda antes mencionada.

Todo parece indicar que en este lugar la pareja discutió y el hombre procedió a quitarle la vida a su novia.

“De acuerdo a la necropsia la muerte fue violenta por golpes en la cabeza con elemento contundente (piedra y un palo) y asfixia mecánica. Luego de golpearla la ahogó contra el suelo, en la tierra. La víctima presentaba aspiración de tierra en sus vías respiratorias y boca”, agregó el abogado defensor.

Cometido el hecho, Mauricio Chaparro enseguida ingirió el veneno, que lo mantuvo durante varios días en grave estado de salud en un centro médico de Piedecuesta.

Una vez el personal médico le dio el alta, regresó a su residencia en Los Santos y estuvo en libertad hasta ayer. Fue capturado por la Sijín tan pronto la juez le dictó la medida de aseguramiento.

Yurley Silva tenía una hija de 8 años, producto de una relación anterior, y se dedicaba a las labores del hogar en la residencia de sus padres.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad