miércoles 15 de enero de 2020 - 12:00 AM

Joven piedecuestano murió ahogado en las aguas del río Chicamocha

La víctima, identificada como Óscar Eliécer Bautista Chaparro, al parecer participaba de una competencia de natación con sus compañeros de trabajo cuando se presentó la tragedia.
Escuchar este artículo

Aprovechar la hora de descanso para darse un buen chapuzón en las cálidas aguas del río Chicamocha fue lo que planearon los trabajadores de una empresa arenera anclada en el sector de Pescadero, jurisdicción del municipio de Aratoca, Santander.

Entre los bañistas estaba Óscar Eliécer Bautista Chaparro, un mecánico de 26 años de edad, quien a eso de las 12:20 del mediodía del pasado lunes terminó de almorzar y junto a tres de sus compañeros se metió a un pozo, ubicado a unos 300 metros de las instalaciones de la empresa.

“En el río Chicamocha hay un pozo, de unos cuatro metros de profundidad (...) Los trabajadores se tiraron y pusieron como una varita a una cierta distancia, para mirar quién nadaba más rápido y llegaba de primero hasta allá”, señaló un testigo de los hechos.

En aquella improvisada competencia de natación, Óscar Eliécer, a quien apodaban de cariño como ‘Topo’, se quedó a media marcha. Al parecer, se habría cansado.

Al presenciar que las brazadas de Bautista Chaparro se habían detenido, uno de sus compañeros se devolvió a rescatarlo, pero ambos terminaron bajo el agua.

“El compañero lo auxilió, entonces el muchacho (Óscar) se agarró muy fuerte y lo consumió, al que le estaba ayudando. Uno logró salir y el otro se hundió”, agregó la fuente consultada por Vanguardia.

El joven mecánico desapareció de la vista de sus compañeros, no había rastro de él por ningún lado, mientras la angustia aumentaba y se presagiaba lo peor.

“Lo empezamos a buscar por todo el pozo, hasta que se metió otro muchacho, un vecino, y ahí lo encontramos. Duró casi una hora abajo”.

Para cuando Bautista Chaparro fue sacado a la superficie, ya era muy tarde. Su muerte por inmersión se había confirmado.

El cadáver del trabajador permaneció en la orilla del pozo un buen tiempo hasta que al lugar arribó el CTI de la Fiscalía para practicar la diligencia del levantamiento.

Las volquetas, su pasión
Quienes compartieron en vida momentos con ‘Topo’, aseguran que uno de sus sueños era manejar volqueta por las carreteras del país.
De hecho, a diario él iba hasta su casa en Piedecuesta y regresaba a su trabajo a bordo de una de estas máquinas, propiedad de la empresa.
Desde hoy en la funeraria San Francisco Javier del municipio ‘garrotero’ se llevarán a cabo las honras fúnebres de Óscar, quien dejó huérfana a una niña de 8 años.
“Él era un muchacho trabajador, no se metía con nadie y tenía muchos sueños que lastimosamente no pudo concluir. Lo vamos a extrañar mucho amigo”, dijo un allegado a ‘Topo’.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad