martes 13 de agosto de 2019 - 12:00 AM

Aplastante: Paliza electoral para el presidente argentino Mauricio Macri

Los acontecimientos políticos del pasado domingo en Argentina despejan el camino para que el kirchnerismo retome el poder en este país, agobiado por una fuerte crisis económica. Se esperan dos meses de turbulencia política de cara a elección presidencial.

El contundente triunfo del kirhnerismo en Argentina, en las elecciones primarias del pasado domingo, demuestran el voto castigo contra el actual presidente Mauricio Macri, cuya reelección queda seriamente comprometida.

Mientras, la situación política interna y la gobernabilidad podrían hacerse inestables hasta octubre próximo de cara al balotaje, que decidirá el futuro político del país austral.

Alberto Fernández, candidato del peronismo, se impuso por casi 15 puntos de diferencia frente al oficialista de Macri, y se podría decir que tiene la Presidencia argentina a la mano. Pero lo cierto, es que el fracaso de Macri nadie lo anticipó. Así que cambiar la tendencia en escasos dos meses, parece una meta muy remota.

Esta elección, además, pone de manifiesto el impacto que ha tenido la devaluación, la caída del poder adquisitivo y la crisis económica que golpea ‘sin piedad’ a los argentinos.

La lectura de Eduardo Vior, analista internacional argentino, sobre la jornada electoral del pasado domingo es que tuvo “el valor de una encuesta masiva y realista y su resultado reflejó exactamente el sentir de la población que, efectivamente, se había ocultado en casi todos los sondeos preelectorales”.

Después de estas Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), Macri queda absolutamente desautorizado, porque los votantes eligieron por abrumadora mayoría un modelo de país completamente opuesto al neoliberalismo del presidente argentino, explica.

“Se votó por un modelo de desarrollo basado en el mercado interno, con justicia social, solidaridad, derechos humanos, democracia e igualdad”, argumenta Vior.

El problema, a su juicio, es que aún faltan más de dos meses para las elecciones generales y la economía está estallando.

“Me temo que marchamos hacia un relevo del gobierno por emergencia institucional”, pronostica.

Costo de impopularidad

La jornada electoral del domingo fue un ensayo de los comicios del próximo 27 de octubre, describe por su parte Fernando Cvitanic, profesor del Departamento de Periodismo de la Facultad de Comunicación y Magíster en Relaciones de la Universidad de La Sabana.

Agrega que Macri no se esperaba una derrota tan estrepitosa, recordando que varias decisiones de gobierno le han costado una tremenda impopularidad como por ejemplo haber tenido que recurrir al Fondo Monetario Internacional, FMI, en busca de préstamos.

De acuerdo con Cvitanic, la economía argentina es muy extrema y frágil, heredada del gobierno anterior, justamente de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner, ahora candidata vicepresidencial del peronismo.

“El asunto es que Macri esta pagando las consecuencias de esa economía, la gente no está viviendo bien y pues obviamente el discurso de la oposición ha dado resultado”, recalca el experto.

Se calcula que el desempleo en Argentina ha aumentado 10%, la pobreza llega al 32% y la inflación se sitúa en 25%, siendo esta última una de las más altas del continente después de Venezuela.

En resumen, los argentinos apenas si llegan a fin de mes.

De hecho, el punto más débil de la Presidencia de Macri ha sido la gestión de la economía y más allá de que haya mejorado un poco en los últimos meses, pesó más que cualquier otra cosa en estos comicios.

Al respecto, Cvitanic afirma que Macri, elegido con la bandera del cambio y con la promesa de “pobreza cero”, implementó un plan de choque muy impopular y ahora tiene una credibilidad muy cuestionada, especialmente entre los sectores medios y más vulnerables.

“Aunque tiene la mejor intención, Argentina no ha mejorado”, reconoce.

En esa línea, considera que las condiciones draconianas impuestas por el FMI, no fueron bien vistas por la clase media y las más modestas que votaron con el sentimiento y la emoción este domingo, y lo más seguro, es que lo harán de nuevo en dos meses.

Por esta razón, no cree que se revierta el resultado a menos que se recupere la economía argentina, lo cual pone en duda.

Según él, el peronismo de la mano de la fórmula Fernández-Fernández recuperará el poder como opción política que ha gobernado durante 12 años en Argentina.

Tampoco influyó en el voto de los argentinos el tema de la corrupción, señala Cvitanic, haciendo alusión a que para los argentinos pesa más el bolsillo y las soluciones a corto plazo a sus problemas económicos.

Cabe mencionar que la exmandataria argentina tiene a su haber 13 procesamientos y siete pedidos de prisión preventiva. Se encuentra en libertad gracias a su fuero como senadora.

También le puede interesar: Cristina vuelve al a carga

Resultado previsible

Para Alexander Arciniegas, analista internacional y profesor universitario, ninguna encuesta pronosticó un triunfo tan amplio del Frente de Todos de Fernández.

“La diferencia de 15 puntos que castigó al presidente Macri se comprende considerando una política económica que no solo incumplió su promesa de reactivar la economía sino que con medidas neoliberales (privatizaciones, despidos y eliminación de servicios públicos), empeoró el desempleo, la pobreza y la inflación a los pobres y a la clase media”, subraya.

Es más, sostiene que los ejes de la campaña de Fernández, reiterados en su discurso de victoria en estas primarias, apuntan a fortalecer la educación y la salud pública, la protección a los jubilados y el fortalecimiento de la pequeña empresa.

Arciniegas advierte igualmente que la situación es aún más difícil, pues las consecuencias económicas del resultado electoral del doming han devaluado la moneda y desplomado la deuda argentina.

“De modo que es altamente probable que el resultado de este domingo se confirme en las elecciones presidenciales del próximo 27 de octubre”, insiste el experto.

Sin embargo, menciona que también habrá que estar atentos a lo que pueda pasar con los procesos judiciales en contra de la expresidenta Cristina Fernández.

En ese sentido, afirma que no puede descartarse un escenario parecido al brasileño en donde el favorito para las elecciones presidenciales (Luiz Inácio Lula da Silva) quedó fuera de la elección por las controvertidas decisiones de jueces como Sergio Moro, hoy ministro de Justicia de Jair Bolsonaro.

De otro lado, Arciniegas llama la atención en el hecho de que así como se habla de los efectos económicos regionales de la derrota de Macri, también habría que preguntarse por sus repercusiones políticas en una América Latina, en la que en los últimos años han predominado los gobiernos de derecha.

En otras palabras, a su modo de ver, la victoria del kirchnerismo en octubre próximo podría articular un eje socialdemócrata México-Argentina.

Lea además: Argentina, de capa caída

$!Aplastante: Paliza electoral para el presidente argentino Mauricio Macri
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad