martes 29 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

El Cáucaso vuelve a ser un polvorín: Armenia y Azerbaiyán, al borde de la guerra

La nueva escalada de violencia tiene en vilo la estabilidad de esta volátil región entre Europa y Asia, mientras la comunidad internacional aboga por un alto el fuego inmediato.
Escuchar este artículo

El conflicto de Nagorno-Karabaj que enfrenta a Armenia y Azerbaiyán, en límites entre Europa Oriental y Asia Occidental, es una guerra latente que libran desde hace 30 años estas dos repúblicas exsoviéticas: una herida abierta del Cáucaso Sur.

Las hostilidades y escaramuzas entre los ejércitos de estas naciones vecinas, desde el pasado 12 de julio, se han recrudecido en la frontera común. Ya dejan un saldo de al menos 80 muertos en ambos bandos, la declaratoria de la ley marcial en estos países, y la amenaza de una guerra a gran escala.

En el fondo del conflicto está la región montañosa de Nagorno-Karabaj reconocida como parte de Azerbaiyán, pero controlada étnicamente por Armenia, explica Louis Monroy Santander, investigador en conflictos y profesor de Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Javeriana.

“Hay una guerra entre latente y manifiesta que data desde finales de los 80 y principios de los 90”, precisa el experto, quien aclara que se declaró en su momento un cese el fuego, pero no se ha firmado un tratado de paz.

Lea además: Armenia y Azerbaiyán podrían iniciar una guerra a gran escala

Recuerda que cuando cae la Unión Soviética, la región tuvo un referendo para hacer parte de Armenia, lo que dio inicio al conflicto con Azerbaiyán, que terminó con una frágil tregua en 1994.

Las políticas territoriales constituyen el origen del conflicto actual, apunta en ese sentido Barish Tugrul, analista internacional y docente de la Universidad Hacettepe en Ankara (Turquía).

En ese orden de ideas, señala que Nagarno-Karabaj es reconocida solamente por Armenia, fundada tras la guerra entre Azerbaiyán y Armenia que acabó en 1994.

“Desde entonces, siempre ha habido confrontaciones armadas entre ambos países y el Grupo de Minsk constituido por Estados Unidos, Rusia y Francia no ha llegado a ofrecer una solución duradera al largo conflicto”, afirma.

Nagorno-Karabaj hace parte de Azerbaiyán, pero es controlado por grupos separatistas armenios auspiciados por el Gobierno del país, agrega por su parte Monroy Santander.

Para Víctor De Currea-Lugo, profesor universitario y experto en temas de conflicto, parte de las tensiones en Osetia, Chechenia y el sur del Cáucaso, se derivan de la pésima gestión de Rusia de las tensiones étnicas y religiosas de los pueblos que habitan aquellos territorios.

En eso concuerda Monroy Santander, quien subraya el componente étnico del conflicto. Mientras Armenia tiene población de mayoría cristiana, Azerbaiyán es musulmana, describe.

De Currea-Lugo precisa que el 87% de la población de Azerbaiyán se identifica como musulmana y de ella la gran mayoría es chií. De hecho, destaca que es el segundo país en el mundo de mayoría chií, después de Irán.

Rol de las potencias

¿Qué papel juegan las potencias mundiales en este conflicto?

Las grandes potencias de la zona, Turquía, Rusia e Irán, tienen intereses geopolíticos.

Por un lado, Turquía es un estrecho aliado de Azerbaiyán, un país rico en combustible, y Rusia mantiene buenas relaciones con Armenia, aunque también las tiene con Azerbaiyán, sostiene al respecto Monroy Santander.

También dice que hay esfuerzos países como Francia e Irán que han ofrecido sus oficios para actuar como mediadores.

$!El Cáucaso vuelve a ser un polvorín: Armenia y Azerbaiyán, al borde de la guerra

“Hay un elemento geoestratégico y de economía de la región, teniendo en cuenta que la pandemia ha tenido impacto en el precio del petróleo y el gas, entendiendo que esa parte del mundo, el sur del Cáucaso, es una vía crucial para el gas y el petróleo hacia Turquía y otros mercados de Europa”, destaca el docente de la Universidad Javeriana.

Entre tanto, Tugrul opina que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan se encuentra en una situación muy difícil por la profunda crisis económica que vive el país, “y va provocando conflictos políticos (y cuasi militares) con sus vecinos”, refiriéndose a Grecia.

También aquí: Alerta Ucrania

Es más, considera el conflicto en el Cáucaso Sur como “una alternativa para cubrir la mala gestión de su gobierno”.

Mientras que De Currea-Lugo sentencia que este conflicto recuerda que “en las relaciones internacionales no hay amigos en aliados”, aludiendo a que Rusia vende armas a los dos países en disputa.

Esto, sumado a que Azerbaiyán suministra hidrocarburos a Europa, lo que sería la principal preocupación europea en este conflicto, concluye el experto.

$!El Cáucaso vuelve a ser un polvorín: Armenia y Azerbaiyán, al borde de la guerra
$!El Cáucaso vuelve a ser un polvorín: Armenia y Azerbaiyán, al borde de la guerra
ABC del conflicto
Origen: El control por el enclave de Nagorno Karabaj, de soberanía de Azerbaiyán, pero poblado en su mayoría por armenios.
Guerra: En 1991 estalló una cruenta guerra por el control de Nagorno Karabaj. Los enfrentamientos bélicos se prolongaron tres años y causaron unos 25.000 muertos. Como resultado, Azerbaiyán perdió el control sobre Nagorno Karabaj y siete distritos adyacentes, ocupados por la parte armenia. Luego, en abril de 2016 se registraron nuevos enfrentamientos que reavivaron los temores de un conflicto a gran escala, donde murieron al menos 300 personas.
Tregua: En 1994, entre las tres partes del conflicto -Azerbaiyán, Armenia y Nagorno Karabaj- fue suscrita una tregua, bajo el auspicio de Rusia.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad