sábado 27 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Europa: La ‘tormenta perfecta’ de la COVID-19

La mayoría de países de la Unión Europea reportan un auge en los contagios, obligando a reactivar algunas restricciones de movilidad para impedir que el virus se salga de control. En el punto de mira están la llegada de la Semana Santa y el cambio de estaciones.
Escuchar este artículo

La situación en Europa puede leerse como la ‘tormenta perfecta’: variantes circulando, receso de Semana Santa, llegada de la primavera, fatiga social, lentas campañas de vacunación y un repunte de contagios que hacen presagiar el peor de los escenarios.

Para los expertos, Europa perdió su oportunidad de detener la tercera ola de la pandemia antes de que se saliera de control y actualmente enfrenta un aumento exponencial de la COVID-19. Ahora el alto precio a pagar, es la imposición de nuevos cierres y confinamientos en todo el continente pese al creciente rechazo ciudadano.

Además: Un año de pandemia: las incógnitas que la ciencia aún tiene que resolver

Sin éxito algunos países europeos intentaron aliviar el agotamiento por la pandemia reabriendo ciertos sectores, pero tuvieron que reversar sus medidas.

Gobiernos como Italia, Bélgica, Países Bajos y Francia han optado por congelar los planes de desescalada.

Italia es el más drástico y quedará confinado en Semana Santa, del 3 al 5 de abril próximo. Un país donde la incidencia del virus SARS-COV-2, se sitúa en 527 casos por cada 100.000 habitantes. Su vecino, Alemania, ha revertido el confinamiento total en Semana Santa, aunque tendrá restricciones estrictas. Además estudia si las alarga hasta mediados de abril próximo.

Le puede interesar: Brasil anuncia su primera vacuna propia y comenzará a probarla en humanos

Reino Unido ha ido más allá, y aplicará multas de casi 6.000 euros a quienes viajen de vacaciones al extranjero.

En lo que respecta a España, si bien ha mejorado los datos epidemiológicos, siete provincias han experimentado un incremento en los contagios.

Pero hay otros donde la situación es más grave, como en Hungría, donde los hospitales reclaman la ayuda de voluntarios no capacitados para atender a los pacientes en las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI.

En Francia, por ejemplo, cada cuatro minutos ingresa una persona a una UCI por la COVID-19.

Y cada semana, más de 20.000 europeos mueren como consecuencia del coronavirus.

Para Luis Carlos Villamil, profesor de Epidemiología de la Universidad de La Salle, la pandemia en Europa ha pasado por diversas situaciones.

“Superaron el primer pico, pero se precipitaron en la flexibilización de las medidas de prevención lo que coincidió con la temporada de verano, el auge del turismo, y el retorno a la normalidad, hechos que prepararon una activación del virus”, explica Villamil, quien es miembro de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina.

En su opinión, este año el inicio de las vacunaciones contra el virus generó “una percepción de falsa seguridad que unida a la fatiga generada por las medidas restrictivas, facilitaron un nuevo incremento en el número de casos y la demanda hospitalaria”.

Tenga en cuenta: Chile e Israel: fórmulas exitosas de vacunación contra COVID-19

Lo anterior dio pie a que retornarán “las restricciones con miras al control de la pandemia que podría tener un giro sorpresivo ante la inminencia del verano 2021, época de reactivación de la economía, el turismo, los espectáculos masivos y la recreación”, advierte el epidemiólogo Villamil.

A juicio del experto, es claro que “los europeos esperan mitigar la infección ahora para salvar el verano” que se avecina.

$!Europa: La ‘tormenta perfecta’ de la COVID-19

Lenta vacunación

En el continente, además, la vacunación avanza a duras penas, con trámites burocráticos y con serios contratiempos, entre ellos la interrupción temporal en varios países provocada por la falta de dosis de la farmacéutica AstraZeneca o por los casos de trombosis, que hasta la semana pasada se reanudó.

Se calcula que apenas el 10% de los europeos ha recibido la primera dosis, frente al 23% en Estados Unidos y el 39% en Reino Unido.

Lea también: ¿Qué significa una pandemia?

María Fernanda Gutiérrez, viróloga de la Universidad Javeriana, reconoce que la vacunación no ha tenido ni la cobertura ni el tiempo para mitigar el problema.

En cuanto a la relajación de las medidas, la experta considera que el problema económico es fuerte para todos los países, pero la salud debe primar.

“La disciplina y las medidas que podamos tomar, todas sirven. La economía y la desesperación deben aplazarse hasta que la vacuna empiece a ser efectiva”, explica Gutiérrez.

La vacuna es efectiva cuando el 70% de la población está vacunada, precisan los especialistas. Hasta entonces, es importante mantener las medidas de prevención.

“En pandemia lo que pasa no es solo por la disciplina del hombre. El virus tiene un medio muy propicio para multiplicarse, que son todas las personas susceptibles”, subraya la viróloga, quien insiste en mantener y aumentar las restricciones.

$!Europa: La ‘tormenta perfecta’ de la COVID-19

La temida variante

Otro factor que agrava la situación: la variante británica de la COVID-19, con una mayor carga viral, la cual está detrás del alza de contagios en Europa.

Tan solo en la última semana, los casos han aumentado un 12% en el continente, por causa de la variante B.1.1.7, que ya empezó a circular en Europa Oriental.

Hasta la semana pasada, 48 de los 53 países o territorios de la región europea habían confirmado la presencia de la cepa británica, que gradualmente se está volviendo predominante en este continente.

Una variante del virus más contagiosa, y de la cual se sabe poco, pero obliga a no reducir las medidas de protección y autocuidado, según Gutiérrez.

$!Europa: La ‘tormenta perfecta’ de la COVID-19

No bajar la guardia pese a vacuna

Jorge Martín Rodríguez, médico epidemiólogo y docente de la Universidad Javeriana, asegura que aunque la reapertura económica de los países es un asunto importante, en la medida en que no se tengan esquemas de vacunación adecuados, llegar al 70% de población, deben darse procesos de restricción y las aperturas deben ser graduales.

Además: “El principio del fin” de la COVID-19: Reino Unido iniciará vacunación

En ese orden de ideas, destaca que tampoco puede perderse de vista que a pesar de que se está vacunando, las medidas de bioseguridad deben mantenerse. Con ello se refiere al uso de tapabocas, lavado de manos, distanciamiento social, evitar aglomeraciones, “hasta que veamos que la pandemia está controlada”.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud, OMS, ha advertido de la preocupante situación en Europa, haciendo un llamado a no bajar la guardia, en el sentido de que “aplicarse la vacuna del coronavirus no es una carta blanca para ignorar las medidas de salud como el distanciamiento físico y el lavado de manos”.

La variante británica de la COVID-19 sería un 64% más mortal que el virus original, según un estudio publicado en la revista médica British Medical Journal.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad