viernes 15 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Informe especial: A la vista de todos

La primera audiencia pública en el proceso de juicio político a Donald Trump perfila un retrato condenatorio del presidente.
Escuchar este artículo

La Cámara Baja de Estados Unidos comenzó este miércoles las primeras audiencias públicas de la investigación para abrir un juicio político al presidente Donald Trump, lo que supone una nueva fase en el laberíntico proceso para derrocar al mandatario.

Los demócratas, que tienen mayoría en la Cámara Baja, han acusado de “traición” a Trump por haber presionado a su homólogo ucraniano, Vladímir Zelenski, para que investigara por corrupción en Ucrania al exvicepresidente Joe Biden, uno de los aspirantes demócratas para las elecciones de 2020.

Sin embargo, los demócratas no podrán sacar adelante en solitario el proceso contra Trump: necesitan el apoyo de los republicanos en el Senado, donde tienen mayoría, y de momento no hay suficientes disidentes entre las filas conservadoras para que la iniciativa salga adelante.

Ucrania, la prioridad

En el desarrollo de la audiencia pública, el embajador interino en Ucrania, Bill Taylor, el diplomático estadounidense de mayor rango en ese país, aseguró que Donald Trump, priorizó sus intereses políticos en la relación con el Gobierno de Ucrania, al que amenazó con congelar la ayuda militar si no iniciaba una investigación sobre la familia de Biden.

El diplomático ofreció detalles inéditos sobre el papel que podría haber jugado el mandatario en el ‘Ucrania Gate’.

Taylor reveló la existencia de una llamada telefónica que se produjo el 26 de julio en un restaurante de Kiev entre Trump y el embajador estadounidense ante la Unión Europea, Gordon Sondland, otro de los protagonistas de la polémica.

Lea también: Informe especial: ¿Qué viene con la libertad de Lula?

Uno de los miembros del equipo de Taylor, David Holmes, escuchó la llamada por encima mientras estaba cerca de Sondland y oyó que Trump preguntaba “por las investigaciones”.

Al acabar la conversación telefónica, Holmes preguntó a Sondland sobre la opinión del presidente sobre Ucrania y este supuestamente respondió que “al presidente Trump lo que más le importaban eran las investigaciones sobre Biden, en las que estaba presionando Giuliani”, de acuerdo con lo declarado por Taylor.

Según lo indicado, el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, era el líder de un canal “altamente irregular” de comunicación con Ucrania que estaba socavando los objetivos oficiales de la diplomacia estadounidense en el país europeo, al que Washington había pedido reformas energéticas y luchar contra la corrupción.

En respuesta, Giuliani, cuyo nombre fue repetido una y otra vez durante las audiencias, dijo a CNN que no había “hecho nada malo” en relación con su trabajo, y defendió que todo lo que hizo en Ucrania fue a nivel personal y no tenía que ver con Trump, al que ha tratado de proteger del escándalo.

Bill Taylor calificó de “locura” la decisión de Trump de condicionar 400 millones de ayuda militar a Ucrania a un compromiso por parte de Kiev sobre las investigaciones relacionadas con Biden.

“Escribí que retener la asistencia de seguridad a cambio de ayuda para una campaña política en Estados Unidos sería una locura. Lo creía entonces y lo creo ahora”, subrayó.

Lea además: Evo Morales acusa a la OEA de estar “al servicio del imperio norteamericano”.

$!Informe especial: A la vista de todos

Un segundo testigo

George Kent, subsecretario de Estado adjunto responsable de la política hacia Ucrania, que fue el “número dos” de la embajada de Ucrania entre 2015 y 2018, fue muy crítico con la actitud de Trump.

“No creo que Estados Unidos deba pedir a otros países que hagan investigaciones y enjuiciamientos selectivos de carácter político contra sus rivales en el poder, porque tales acciones selectivas socavan el Estado de derecho independientemente del país”, subrayó el diplomático.

Trump niega la llamada

En rueda de prensa, Donald Trump negó tener conocimiento de la llamada con Sondland, en la que supuestamente le preguntó sobre la investigación a los Biden, e insistió en que “no hubo quid pro quo”, expresión latina para designar algo que se recibe a cambio de otra cosa.

Tras reunirse con su homólogo de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se refirió a las audiencias y dijo: “He oído que es una broma, no las he visto”, al tiempo que aseguró que tenía cosas “más importantes” que hacer, como reunirse con el mandatario turco.

Le puede interesar: Trump se va del Acuerdo de París.

Anteriormente, Trump había insistido en que estaba demasiado ocupado para ver la audiencia, a pesar de que fue retransmitida sin interrupción.

$!Informe especial: A la vista de todos
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad