viernes 05 de marzo de 2021 - 8:22 AM

Inmunidad colectiva no se logrará durante 2021 de acuerdo con informe de la Cepal

Luego de atravesar uno de los años más críticos de la historia reciente de la humanidad, los países del mundo han tenido que emprender estrategias para reacomodarse a la nueva normalidad y mitigar los efectos del impacto que ha dejado la pandemia a su paso.
Escuchar este artículo

El desarrollo de las vacunas contra la COVID-19 y la competencia internacional por su adquisición ha dejado rezagados a los países de América Latina y el Caribe en la inmunización. Por ello, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) advierte que la región no alcanzará la inmunidad de rebaño durante 2021 como varios gobiernos lo planean. Esto podría convertirse en una amenaza para la recuperación económica y social de la región.

En el último informe anual ‘Panorama de América Latina 2020’ de la Cepal, la entidad reveló que la región fue la más golpeada por la pandemia al registrar 27,8% de las muertes mundiales por COVID-19, cuando representa 8,4% de la población mundial.

Lea también: Papa emprende hoy viaje a Iraq, el más difícil de su pontificado

Esto sumado al hecho de que, para 2020, la Cepal proyectó una reducción del producto interno bruto (PIB) de 7,7% en América Latina y una reducción del PIB per cápita regional de 8,5%, que significa un retroceso a niveles similares a los registrados a mediados de la década de 2000. Además, se han profundizado las condiciones de pobreza y desigualdad de la región.

En 2019, 30,5% de la población de América Latina se encontraba en situación de pobreza por ingresos, porcentaje que equivalía a aproximadamente 187 millones de personas. De estas, 70 millones, que representaban 11,3% de la población, se encontraban en situación de pobreza extrema. Esto supone un aumento de 0,7 puntos porcentuales de la pobreza respecto a 2018.

Por efectos de la pandemia, la Cepal destacó que el año pasado se registraron 209 millones de personas en condición de pobreza y 78 millones de personas en extrema pobreza, lo que significó un aumento de 22 millones y ocho millones de personas, respectivamente, con relación a 2019.

De acuerdo con este punto, Alicia Bárcena, directora ejecutiva de la Cepal, afirmó que la pandemia ha evidenciado y exacerbado las grandes brechas estructurales de la región y, en la actualidad, se vive un momento de elevada incertidumbre en el que aún no están delineadas ni la forma ni la velocidad de la salida de la crisis.

En esa misma vía, el informe reconoció tres grupos de países en la región, que, bajo los últimos datos recolectados en 2020, se podrían clasificar de acuerdo a los niveles de pobreza y pobreza extrema. El primer grupo lo conforman Chile y Uruguay, que registran niveles bajos de pobreza, con 10% o menos, y de pobreza extrema, con menos de 2%.

En el segundo grupo se ubican los países con tasas de pobreza media en torno a 20% y pobreza extrema alrededor de 5%, allí están Argentina, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Perú, República Dominicana y El Salvador.

Finalmente, la Cepal, organizó dentro del tercer grupo a los países que llegan a 30% en niveles de pobreza y 10% o más, en los niveles de pobreza extrema. En ese grupo los países son Bolivia, Colombia, México y Honduras.

Ahora bien, la profundización en los niveles de pobreza está estrechamente ligada con la precariedad de las condiciones laborales de la región, que según el organismo, se vio aún más lastimada durante la pandemia cuando se observó un incremento en la tasa de desocupación de 2,6 puntos porcentuales y una reducción de las tasas de ocupación y participación de 10,0 y 9,5 puntos porcentuales, respectivamente.

Sin embargo, explicó Bárcena “el aumento del desempleo fue inferior al que podría esperarse dada la magnitud de la contracción de la actividad, debido a que muchas personas en edad de trabajar salieron de la fuerza de trabajo”.

De acuerdo con Carlos Sepúlveda, decano de la Facultad de Economía de la Universidad del Rosario, la recuperación del empleo en la región dependerá de la capacidad de reactivación económica y de creación de empleos de calidad que tengan los gobierno y las industrias, sin embargo, el reto está en lograr leer el nuevo contexto y tener claro que los niveles prepandemicos no se verán sino hasta 2022.

Finalmente, el informe detalló que durante 2020 también aumentó la vulnerabilidad de 467 a 491 millones de personas que viven con ingresos tres veces menos la línea de pobreza.

Un llamado a la creación de el Estado de Bienestar Universal

De acuerdo con la propuesta de Alicia Bárcena y la Cepal, es necesario la creación de un estado de bienestar universal que garantice un sistemas de protección social globales, integrales y sostenibles, con base en un nuevo pacto social. Además llamó a los gobiernos a mantener las transferencias monetarias a la población vulnerable durante todo 2021, pues han resultado efectivas en la contención de la pobreza.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad