miércoles 20 de febrero de 2019 - 12:00 AM

USA 2020, la hora de la verdad

A más de un año de las presidenciales, el ambiente político en Estados Unidos se polariza al tiempo que Donald Trump prepara el camino hacia su reelección.
Escuchar este artículo

Mientras el presidente Donald Trump sigue haciendo alarde de su particular forma de gobernar, rompiendo el molde en política exterior de sus antecesores y cumpliendo al pie de la letra con sus promesas electorales, al embarcarse en su tercer año de mandato alista su campaña camino a la reelección en 2020, en medio de un ambiente hostil dentro y fuera de su partido Republicano.

A Trump le resta más de un año para dar vuelta a un escenario que aún se muestra incierto para persuadir a la mayoría de los estadounidenses que lo ve negativamente, tras cerrar 2018 con una desaprobación cercana al 56%, aunque mantiene un sólido apoyo de su base de votantes (estadounidenses blancos de clase media) quienes lo llevaron al poder.

Desde su asunción, muchos estadounidenses se han mostrado ansiosos por resistir frente a lo que el magnate neoyorquino representa y lo que ha hecho durante su mandato.

Tampoco hay que negar que ha intimidado a sus propios correligionarios republicanos por ser un líder atípico para la política norteamericana, combativo e irreverente, lo que podría frustrar sus aspiraciones de extender su permanencia en la Casa Blanca cuatro años más.

Antes que nada, Diego Cediel, analista político, destaca que Donald Trump está cumpliendo con gran parte de sus promesas de campaña, y eso a su juicio, le está dando cierto margen de maniobra y gobernabilidad de manera autónoma e independiente, sin importar si el partido Republicano esté o no de acuerdo con sus políticas.

En efecto, recuerda que Trump subió a la Presidencia, generando resistencias dentro del staff más clásico del partido: “no es que haya consonancia absoluta entre los republicanos y Trump”.

Ahora bien, Cediel enfatiza que los republicanos saben que están en el poder, y saben que tienen una buena oportunidad de reelegirse, debido a que Trump ha ganando peso propio cumpliendo su agenda política y sus promesas de campaña.

Por esa razón, no es de extrañarle que vayan a ceder muchas figuras del partido Republicano para acercarse paulatinamente hacia Trump con el ánimo de mantener la Casa Blanca.

Le puede interesar: Donald Trump ha desatado tormentas políticas por su particular estilo de gobernar

¿Ruptura republicana?

No obstante, Camilo Enciso, internacionalista de la Universidad del Rosario, no descarta que los desatinos de la Administración Trump puedan generar como resultado una ruptura del partido Republicano.

“Hay republicanos que quieren distanciarse de Trump por varias razones. Algunos, porque no comparten los valores sectarios y autoritarios que Trump y su gente defienden. Otros, porque ya observaron -en las elecciones de Congreso pasadas- la derrota que seguir con Trump les puede significar, dado el creciente descontento popular. Otros más, porque ven en el desprestigio de Trump la oportunidad para competir contra él en la carrera por la Presidencia”, opina el experto.

Una apreciación similar comparte Suelen Castiblanco, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de La Salle, quien considera que la forma tan errática como ha gobernado Trump, como por ejemplo echar para atrás el shutdown (cierre del Gobierno) y luego declarar una emergencia nacional, está afectando al gobierno republicano.

Continuidad, en duda

“Mucha gente ya no ve en el partido Republicano a alguien que pueda tener el polo a tierra y garantizar la continuidad de un conjunto de políticas, formular un plan de gobierno estable”, subraya la experta en Estados Unidos.

Para ella, es claro que incluso antes de la elección de Trump en 2016, dentro de su mismo partido ya hubo varias voces disidentes, que nunca apoyaron su candidatura, aun cuando eran republicanos de carrera.

“Desde antes ya aseguraban que la Presidencia de Trump los llevaría al punto en que se encuentra ahora”, remarca Castiblanco, tras señalar que eso quedó en evidencia, en las elecciones de medio término de noviembre pasado, donde muchos estados que eran tradicionalmente republicanos tuvieron victorias demócratas, alterando con ello el escenario electoral para el próximo año.

Incluso, advierte que las amenazas que se ciernen sobre el mandatario republicano, relacionadas con un impeachment (juicio político) por la posible injerencia rusa en los comicios de 2016, sumado a una fuerte oposición que enfrenta en el Congreso de Estados Unidos, afectará su posicionamiento de cara a las presidenciales de 2020.

Dos frentes de batalla

Así pues, además de tener que librar la batalla con los demócratas, va a tener que librarla dentro de su propio partido para recibir el apoyo, “es un hecho sin precedentes que un partido no respalde a su líder natural” con el riesgo de que sus decisiones catapulten a otros candidatos republicanos, como Marco Rubio y Ted Cruz, en la carrera por la nominación republicana.

Y aquí es donde precisamente los demócratas pueden capitalizar las fisuras del partido Republicano forjando una coalición temprana alrededor de un candidato que cuente con amplio respaldo popular, agrega Enciso.

En ese sentido, explica que aunque el independiente afín a los demócratas Bernie Sanders ya anunció su candidatura, “sus posturas más proclives a un liberalismo de izquierda, podrían acelerar el proceso de unión alrededor de la figura de Joe Biden, ampliamente popular por su gestión como vicepresidente y hombre de confianza de Barck Obama”.

En el caso de Sanders, Cediel anota que la apuesta está más enfocada en si ocurre alguna sorpresa, como ocurrió con Trump al llegar a la Casa Blanca, ya que el político independiente genera mucha resistencia dentro de la empresa privada y los sectores gremiales y productivos.

Y al referirse a las investigaciones de la trama rusa que comprometen a Trump, dice que no han dado resultados contundentes, así que considera que la cuestión girará en torno más en si ha cumplido con su agenda política y además, poniendo cierto protagonismo en temas como Corea del Norte, Venezuela y empleo.

Lea además: Trump ya no se manda solo

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad