viernes 19 de julio de 2019 - 12:00 AM

La crisis ética

Es necesario enseñar a las nuevas generaciones que infringir las leyes tiene consecuencias, ninguna de ellas agradable.
Image
Columna de
Santiago Gómez

Es un error esperar que la formación ética sea exclusivamente responsabilidad de las familias. Pero no solo es un error sino un despropósito social. Si bien las bases que los padres den a sus hijos con el fin de formarlos como individuos honestos y para que sepan distinguir entre el bien y el mal y así actuar en consecuencia, no son suficientes para tener en el futuro adultos que se comporten sin transgredir atrevidamente normas sociales que favorecen la convivencia, o adultos que se desempeñen éticamente en el ejercicio de sus oficios o profesiones.

Que la corrupción, por ejemplo, es uno de los flagelos que más afectan la convivencia pacífica y respetuosa entre los colombianos, representa un diagnóstico aceptado socialmente desde hace mucho, frente al cual se pueden esgrimir evidencias irrefutables desde tiempos inmemoriales hasta hoy por la mañana. Sin embargo, la posición cómoda de responsabilizar únicamente a las familias de la existencia de individuos corruptos, impedirá encontrar soluciones estructurales al problema.

Las universidades tienen un papel fundamental en la formación en valores. Entre otras porque efectivamente las familias no están asumiendo su papel social de formar adecuadamente para la convivencia, lo cual también es responsabilidad de las universidades, pues en muchos casos los padres pasaron por sus aulas. Un círculo vicioso al que no podemos seguir dando la espalda.

Las universidades –y los colegios- deben formar en lo ético, pero también deben castigar, en la medida de sus posibilidades, las faltas éticas de manera estricta y rigurosa. Los dilemas morales del ejercicio profesional son distintos dependiendo de la disciplina y del campo de formación en muchos casos y no tienen por qué ser abordados necesariamente en el seno familiar. Es imperioso recuperar o crear nuevas estrategias de impacto para que las nuevas generaciones aprendan a respetar las normas y actúen bien. Y es necesario hacerlo cuanto antes.

Es necesario enseñar a las nuevas generaciones que infringir las leyes tiene consecuencias, ninguna de ellas agradable. Es necesario recuperar un sentido de responsabilidad civil que se ha ido perdiendo en las nuevas generaciones, que parecen privilegiar lo individual sobre lo colectivo.

Autor
Este artículo obedece a la opinión del columnista. Vanguardia Liberal no responde por los puntos de vista que allí se expresen.
Otras columnas
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad