miércoles 09 de junio de 2021 - 12:00 AM

Reapertura económica y marchas, un asunto de vida o muerte en Santander

Todos reconocemos como necesaria la reapertura para enfrentar variables económicas también catastróficas, pero hoy el número de contagios y muertes hace pensar que insistir en una reapertura total profundizará una crisis en el sector de la salud
Escuchar este artículo

No es una, ni dos, ni 10, sino más de 130 las instituciones y asociaciones científicas, académicas y gremiales relacionadas con la salud en Colombia que han pedido al Gobierno Nacional la derogatoria de la Resolución 777 de junio 2 de 2021, que establece las condiciones para que se dé la reapertura de todas las actividades económicas y sociales, dado el obvio impacto negativo que tal medida tendría sobre una Nación que vive desde hace semanas la etapa más acelerada y mortal de la pandemia de COVID-19.

En un solo día, el lunes pasado, Colombia reportó 21.949 contagios, además de la dramática cifra de 535 muertos. En Santander, ayer se contaban en 3.065 estos contagios, un número escalofriante que da idea clara de la gran dimensión de la tragedia que estamos viviendo y frente a la cual no podemos insensibilizarnos. La declaración conjunta de las asociaciones médicas habla de estos altos índices de contagios y fallecimientos diarios y señala con extrema preocupación el colapso de la Red Hospitalaria, además del desabastecimiento de oxígeno e insumos que ya hemos conocido, pero también hace referencia a una “crisis del talento humano y riesgo para la sostenibilidad del sistema sanitario”, esto porque, según lo aseguran, el personal de salud hoy “es insuficiente para atender las necesidades de expansión de los servicios de urgencias, hospitalización y UCI y más del 40% de ellos reportan altos niveles de agotamiento”.

La situación, entonces, es mucho más que crítica, porque no solo avanza a gran velocidad la pandemia, sino que al mismo tiempo el sistema de salud se derrumba bajo el peso de una demanda imposible de satisfacer desde hace ya semanas. Y si a esto se suman las marchas que casi diariamente se registran vamos camino a la tragedia.

En estas condiciones, sostienen los médicos, la resolución 777 “no tiene conexión con el contexto epidemiológico del país”, declaración contundente que busca desesperadamente que tal disposición se aplace al menos por unos días.

Todos reconocemos como necesaria la reapertura para enfrentar variables económicas también catastróficas, pero hoy el número de contagios y muertes hace pensar que insistir en una reapertura total profundizará una crisis en todo el sector de la salud, que ya no resiste más adversidades. Ojalá el Gobierno local atienda a los científicos, salve vidas reduciendo la velocidad en el avance de la pandemia y posponga por unas semanas la reapertura total, dadas las condiciones de hoy.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad