martes 06 de abril de 2021 - 12:00 AM

Largas y peligrosas caminatas de estudiantes de Coromoro

Las dificultades de movilidad de los estudiantes del colegio Jesús León Guerrero, ubicado en la vereda Pueblo Viejo, se agravaron en diciembre de 2016 cuando un puente peatonal colgante colapsó por una temporada invernal.
Escuchar este artículo

Un plazo de 15 días tienen la alcaldía de Coromoro y la Gobernación de Santander para instalar una mesa de diálogo con la comunidad de la vereda Zúñiga y empezar a trabajar en un plan de acción que garantice el acceso a la educación a los niños de este sector rural, sin que esto implique hacer extensas caminatas y menos por una vía de alto riesgo.

“Caminar aproximadamente cuatro horas diarias para ir y volver al colegio, y desarrollar una jornada escolar entre cinco y seis horas, no resulta aceptable ni adecuado a las circunstancias de formación de los menores de edad y constituye una auténtica barrera física y geográfica que no se compadece con el componente de accesibilidad del derecho fundamental a la educación. En este sentido, se ha reconocido que las grandes distancias por recorrer son una causa de ausentismo y deserción escolar”, indicó la sentencia de la Corte Constitucional, atendiendo la tutela impuesta por José Robertico Benavides Benavides, presidente de la junta de acción comunal de la vereda Zúñiga.

Las dificultades de movilidad de los estudiantes del colegio Jesús León Guerrero ubicado en la vereda Pueblo Viejo se agravaron en diciembre de 2016 cuando un puente peatonal colgante colapsó por una temporada invernal.

La destrucción de esta infraestructura puso a caminar más a los estudiantes y a las cerca de 500 familias residentes en la zona alta de Coromoro que lo usaban como vía principal para llegar al sector de Tierra Brava - donde está ubicado el colegio- y desde ahí hacia el casco urbano del municipio.

El problema, según la sentencia, es que aunque las entidades implicadas (alcaldía y gobernación) intentaron remediar el problema, no hubo una solución y los jóvenes siguen caminando.

Según el historial del proceso con las respuestas de las autoridades locales y departamentales, el alto riesgo de deslizamientos hace imposible que en el sector El Derrumbe - donde estaba ubicado el puente - se haga algún tipo de obra.

Mientras se reúnen y buscan opciones, Carlos Iván Chacón Malaver, rector del colegio, contó que sin el puente los estudiantes tienen que transitar por un terreno peligroso que en época de invierno es casi que intransitable.

Sin embargo, los problemas de movilidad no son nuevos y los menores con o sin puente tienen que caminar cerca de dos horas para poder llegar a la institución, una situación que termina de afectar la gran preocupación de los docentes y es la deserción estudiantil que se hace evidente cuando los estudiantes terminan el ciclo de primaria.

El rector indicó que la deserción es cercana al 70%. Justamente, son un poco más de 10 alumnos de la vereda Zúñiga los que si se iniciara con la presencialidad en las clases tendrían que caminar para seguir con sus clases de secundaria en la sede principal. Las de primaria las reciben en dos sedes alternas en la vereda Zúñiga.

Sobre esta problemática este medio contacto al alcalde de Coromoro, Carlos Martínez Cáceres y este se negó a hablar de la situación.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad