viernes 15 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

“Obras de planta de tratamiento animal de San Gil están bajo regla”: arquitecto

Un representante del proyecto de la nueva planta de tratamiento animal en San Gil habló con Vanguardia sobre la legalización del mismo y los permisos que están al día por parte de autoridades ambientales y municipales.
Escuchar este artículo

Las obras de lo que será la planta de sacrificio o tratamiento animal ya cumplieron un mes con su proceso. Pese a algunas denuncias por supuestas irregularidades en sus permisos de construcción, un representante habló con Vanguardia y señaló que todo está legalizado y habló de los beneficios que le traerá a San Gil. Se estima que en un año la capital de la provincia de Guanentá ya tenga un lugar adecuado para procesar cárnicos.

Oscar Mantilla Orejarena, arquitecto, contó que luego de una serie de requisitos exigidos por la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS), Invima y Planeación, entre otras autoridades, se inició la construcción de la infraestructura con los papeles bajo regla.

“El antiguo matadero estaba generando problemas a nivel social, lo que ocasionó su cierre. En aras al desarrollo de un nuevo proyecto se logró la obtención de todos los permisos y requisitos, para iniciar trabajos. El único ‘pero’ que existía venía por un requerimiento especial por parte de la CAS. En época de lluvia se evidenciaron unos brotes de agua que venían de supuestos nacimientos. Se levantaron estudios y se confirmó que hay reservorios, pero a profundidades mayores. La autoridad ambiental hizo un requerimiento de que se hicieran obras de protección y por supuesto hay restricción allí”.

El profesional explicó que se trata de reservorios que están a una profundidad de más de 50 metros y que lo que se había observado inicialmente no eran más que corrientes causadas por la misma lluvia.

Mantilla Orejarena puntualizó en que los trabajos están siendo vigilados por parte de las autoridades pertinentes y que la semana pasada recibieron una visita para confirmar que el plan de trabajo avance de acuerdo a lo establecido en el cronograma. En este momento se encuentran en la etapa de cimentación, que vendrá seguida a finales de diciembre con un cerramiento de muros. La obra está proyectada para ser entregada en octubre de 2020.

“Es una planta con tecnología de punta pensada en favorecer todo lo que tiene que ver con EL tema ambiental y sanitario. La Ptar conseguirá un trabajo eficiente con un retorno de agua de casi el 95%, con el fin de reutilizar el preciado líquido. Esto controlará y reducirá significativamente los olores y residuos de la planta de tratamiento animal”, dijo el arquitecto.

La visita a las obras por parte de las autoridades se realizó de acuerdo con lo estipulado en el calendario, es decir, durante las primeras semanas de noviembre. Durante este año se realizará otra a mediados de diciembre. La construcción se está desarrollando en la vereda Ojo de Agua de San Gil.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad