miércoles 12 de febrero de 2020 - 12:00 AM

72 casos de violencia de género fueron atendidos por la UIS en 2019

Ante las constantes denuncias de conductas abusivas y presunto acoso sexual por parte de docentes y estudiantes al interior de la Universidad Industrial de Santander, UIS, en Consejo Académico ampliado, se abordaron ayer diferentes temáticas relacionados con violencia de género en las aulas de clase.
Escuchar este artículo

El equipo de atención y orientación del Comité de Género de la UIS reveló que, en 2019 atendieron a 72 miembros de la comunidad universitaria (64 mujeres y ocho hombres) que aseguraron ser víctimas de violencia de género.

El espacio sirvió para presentar el informe de lo actuado a la fecha por el Comité de Género, dar a conocer el protocolo para abordar las denuncias recibidas y escuchar las propuestas de los estudiantes en busca del cese de la violencia de género dentro de la universidad.

¿Ha servido el protocolo?

Silvia Marcela Yáñez, profesional del equipo de atención y orientación, mencionó que la mayoría de casos se registraron en estudiantes. Sin embargo, una egresada, dos docentes y una persona del área administrativa también recibieron apoyo.

Según Yáñez la mayoría de estos casos tuvieron lugar en el ámbito familiar. No obstante, también se atendieron casos en donde se señaló como presunto agresor a docentes, estudiantes, amigos, personal administrativo y personas sin vínculo: 37 de estos casos se registraron en la universidad, mientras 29 en el hogar.

En enero de 2020 se recibieron 12 denuncias, 11 mujeres y un hombre, todos hechos ocurridos en el hogar.

“El espacio de hoy fue histórico y muy valioso, sobre todo para nosotras la mujeres, que aunque de forma lenta, estamos logrando desnaturalizar las violencias. Conquistamos ese protocolo de género sabiendo que iba a tener falencias, pero era importante que en 70 años de historia de la UIS hubiese alguna medida para atender los casos y que no pasaran desapercibidos”, mencionó una estudiante de trabajo social, integrante del colectivo Confluencia de Mujeres para la Acción Pública.

Hablaron las víctimas

En el desarrollo de la reunión hubo espacio para que las alumnas denunciaran y narraran sus historias de acoso y abuso dentro de la universidad.

“Fue un momento muy emotivo. Esos testimonios sirvieron de respaldo y apoyo para que muchas otras estudiantes rompieran el silencio”, agregó la estudiante.

Lea también: ‘Tengo miedo de morir a manos de mi pareja’.

Cátedra de género

Aprovechando la presencia del rector y demás miembros directivos, los estudiantes elevaron ciertas peticiones, que a su parecer, son útiles en la lucha contra la violencia de género dentro de la universidad, además de contribuir a evitar futuras agresiones.

Quizá la más relevante, es la creación de una asignatura de género obligatoria en cada carrera como requisito de grado, en la que se hable de equidad y violencia de género. Según las estudiantes hablar de género, diversidad e identidad sexual es fundamental.

“Necesitamos que lo primero que uno aprenda sea a diferenciar qué es acoso sexual , abuso y violación. Nos demoramos en darnos cuenta porque en esta sociedad no nos educan al respecto, y la educación sexual en los colegios es insuficiente”, manifestaron en el debate.

Hernán Porras Díaz, rector de la universidad mencionó que por el momento se impartirá una cátedra institucional general, mientras se avanza en las respectivas reformas de los planes de estudio de cada escuela.

Otra de las peticiones fue la necesidad de verificar el perfil y antecedentes en materia de violencia de género de los docentes.

El rector manifestó que se estudiarán sistemas de selección de personal y que antes de contratar a cualquier persona se contemplarán los antecedentes, así como una evaluación psicológica a detalle para identificar posibles comportamientos abusivos.

¿Y los acusados?

La expulsión de un estudiante de trabajo social, a quien se le identificaron cerca de 30 casos de acoso a estudiantes y menores de edad, y la terminación del contrato de un docente del Instituto de Lenguas que también tiene varias denuncias en su contra, son los temas que más preocupan a los estudiantes, según ellos en estos casos no ha pasado nada.

Porras Díaz explicó que debido a la normatividad vigente se debe seguir el debido proceso para expulsar a un estudiante y destituir a un docente. “No se puede hacer de la noche a la mañana, hay instancias para hacer modificaciones y es el Consejo Superior de la universidad”.

La respuesta dejó un sin sabor en las estudiantes, quienes manifiestan requerir “soluciones concretas e inmediatas”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad