miércoles 24 de abril de 2019 - 12:00 AM

Derrumbes, vías taponadas y más de 6 mil familias afectadas tras ola invernal

El aguacero de ayer inundó varias vías del área metropolitana. En el sector rural de Bucaramanga se suspendieron las clases y hay varios sectores incomunicados. Anuncian más lluvias para los próximos días.

Un fuerte aguacero se ciñó sobre Bucaramanga entre las 4:00 a.m. y las 9:00 a.m. de este lunes. La inundación de varias vías y los deslizamientos de tierra afectaron la movilidad en varios sectores del área metropolitana.

La acumulación de agua en varios sectores de la autopista generó varios trancones y retrasos en las rutas del Sistema de Transporte Masivo Metrolínea. La Coordinación metropolitana de la Unidad de Gestión del Riesgo informó que operarios de la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander intervinieron los sumideros para tratar de normalizar el flujo vehicular.

Sin ninguna duda el panorama más complejo se registró en el corregimiento uno de Bucaramanga. Durante el fin de semana se registraron 17 deslizamientos en diferentes puntos y tuvieron que suspender las clases de 1.500 estudiantes.

En Floridablanca las emergencias del sector rural no fueron tan graves, pero sí dejaron sin agua a 700 personas tras la ruptura de una bocatoma que abastece el acueducto Corpoblanca. En este mismo municipio tuvo que ser desalojada una familia en un barrio subnormal por la caída de un talud.

En Piedecuesta la caída de un talud en el sector El Reventón de la vereda Las Amarillas tiene incomunicado a este sector. En la Españolita continúan los represamientos de agua y en el barrio Nueva Colombia seis casas perdieron el tejado por los fuertes vientos.

Finalmente, en Girón solo se reportaron trancones entre el Rincón de Girón y la Vía Chimitá por el represamiento de agua. Cabe descatar que aunque el río de Oro tuvo crecientes no generó incidentes.

FAMILIAS EVACUADAS EN FLORIDABLANCA

Hace más de 20 años, Arelys Farfán Beltrán vive con su esposo en el barrio Belencito, en Floridablanca. Nunca, según su relato, había pasado por una situación similar como la que le tocó vivir en la mañana de este lunes.

El nudo en la garganta y las lágrimas que caen, apenas dejan ver un poco la tristeza que le embarga cuando piensa que tiene que dejar su casa y trasladarse a un lugar más seguro, mientras pasa esta temporada de lluvias y se actúa de la mejor manera posible para mitigar el riesgo.

El terreno donde fue construido su inmueble registra inestabilidad. De acuerdo con el concepto preliminar de los miembros del Comité Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres es necesario que las personas, para salvaguardar su vida, se trasladen a un lugar donde sí existan garantías de seguridad.

Se pronostica que las lluvias seguirán y las probabilidades de que el terreno ceda son muy altas, por consiguiente, una o dos casas podrían colapsar, ya que están situadas en puntos de mayor vulnerabilidad.

“Ya nuestra casa tiene grietas. Nosotros no nos queremos ir porque no tenemos para dónde evacuar. No es una situación fácil. Ya le habíamos solicitado a la Administración Municipal que construyera un muro de contención. Sabíamos que corríamos peligro. Yo vivo en la casa que está a lado de la que sí resultó afectada, cuando a las 6:00 a.m. se desbarrancó el talud. Las guaduas son las que sostienen ahorita esa casa para que no se vaya abajo junto con la mía”, sostuvo la mujer

En ese inmueble, según Farfán Beltrán y lo confirmado por las autoridades fue necesario evacuar a todos los habitantes, cinco adultos y un bebé de tres meses de nacido. Durante el deslizamiento, se desplomó una parte del primer nivel de la casa, lo que generó que la edificación de dos pisos quedara prácticamente en el aire. Adicionalmente, se cayó un poste de energía y de redes de telefonía que obligaron al cierre de la vía.

María Lucía Higuera Pino, coordinadora del Comité Municipal de Gestión del Riesgo de Desastres, informó que apenas se tuvo el reporte de lo sucedido se acudió al lugar para evacuar las personas, ofrecerles subsidio de arriendo por tres meses y adelantar las labores respectivas.

“Vamos a instalar plástico para que el agua no siga generando afectación sobre el talud. Ya se les recomendó a las personas que no pueden vivir allí”, comentó la funcionaria. No obstante, agregó que Belencito es un sector de Floridablanca que no se encuentra legalizado.

Tres mil personas afectadas en Charta

Las intensas lluvias que se han registrado en las últimas horas provocaron la pérdida de la bancada en la vía que comunica a Bucaramanga con el municipio de Charta, Santander. La emergencia dejó tres mil personas incomunicadas.

Giraldo Solano Toloza, alcalde de Charta, explicó que hacia las 5:00 p.m. del pasado domingo se registró la pérdida de la banca de la vía La Playa - Charta, exactamente en el sector conocido como Lagunillas. “Más de 200 metros se los llevó el río. Se perdió completamente, estamos incomunicados porque es prácticamente la única vía de acceso a nuestro municipio”.

“Se requieren muros de contención, ya que la vía acompaña el caudal del río. En todas las olas invernales se nos dificulta el paso. El río Charta es muy agresivo, siempre hemos tenido ese problema”, agregó

Ante este panorama en el municipio suspendió las clases y posiblemente las escuelas continuarán cerradas a lo largo de la semana. “La mejor decisión sería cancelar las clases esta semana, pero esto se confirmará durante el comité de Gestión de Riesgo”, agregó Solano, mandatario de Charta.

Balance de emergencias en el área metropolitana

1.

Bucaramanga:

El torrencial aguacero que se inició sobre las 4:00 de la mañana de ayer agudizó el estado de las carreteras del corregimiento uno de la capital Santandereana. El Banco de Maquinarias del Municipio tuvo que alojarse desde el viernes 19 de abril en las veredas San Pedro Alto y Bajo, Esmeralda y Aburrido.

Luis Ernesto Ortega, director de la Unidad de Gestión de Riesgo de Bucaramanga, afirmó que dadas las difíciles condiciones del terreno y los constantes deslizamientos recomendaron a la Secretaría de Educación suspender las clases hasta cuándo las condiciones climáticas no muestren mejoría.

Dos barrios de la ciudad también se encuentran bajo supervisión:

* Barrio Nariño: Las autoridades tuvieron que desalojar una vivienda por la socavación de un terreno. No se reportaron heridos.

* Café Madrid: La creciente del río Suratá generó algunos deslizamientos en los sectores de La Playa, La Playita y El Plan. No se reportaron heridos.

2.

Floridablanca:

En el municipio ‘Dulce’ la situación más grave producto de las lluvias se presentó en una vivienda del barrio Belencito. María Lucía Higuera, coordinadora de Gestión del Riesgo de Floridablanca, dijo que el barrio no se encuentra legalizado y fue construido sin los requisitos de ley. “La comunidad debe tomar precauciones porque no hay buen manejo de las aguas lluvias, el agua se filtra en todo el talud”.

Otro de los puntos que tiene en alerta a las autoridades es la batea, ubicada en Acapulco, en límites con Girón, donde estuvo restringido el paso vehicular. “Cuando llueve duro hay creciente súbita en la quebrada. El agua pasa por encima de la batea, pero no hubo desbordamiento como tal”, precisó María Lucía Higuera, líder de Gestión del Riesgo en Floridablanca.

En las veredas Helechales y Guayanas se presentaron algunas socavaciones. La maquinaria del municipio atendió la emergencia.

3.

Piedecuesta:

Seis viviendas perdieron las cubiertas de sus techos en el barrio Nueva Colombia, producto de las lluvias y los fuertes vientos de los últimos días. Además se presentaron deslizamientos en el barrio Granadillo y un muro colapsó en el barrio San Cristóbal por la creciente de la quebrada Villanueva. En ninguno de los sectores hubo heridos.

“La Oficina de Medio Ambiente y Gestión del Riesgo visitó a las familias afectadas en Nueva Colombia. Se les arrendará viviendas por dos meses mientras que se hacen las adecuaciones necesarias en sus hogares”, señaló Jairo Camacho, líder de Gestión del Riesgo en Piedecuesta.

Sobre la caída del muro en San Cristóbal, el funcionario explicó que con la ayuda de operarios de la Oficina del Área Metropolitana de Bucaramanga se recogieron los desechos que cayeron sobre el cuerpo de agua.

¿Qué tanta agua cayó?

JOHN ARIAS

jarias@vanguardia.com

El domingo fue el cuarto día más lluvioso en lo que va del año en Bucaramanga

Las lluvias que se han registrado en las últimas horas en Santander han sido unas de las más intensas del año. Incluso, se estima que el domingo pasado ha sido el cuarto día con mayores precipitaciones en Bucaramanga y su área metropolitana.

De acuerdo con el reporte del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, el domingo pasado ha sido el cuarto día más lluvioso en lo corrido del año en Bucaramanga, con un registro de 75,7 milímetros de agua.

El sistema de medición indicó que hubo fuertes lluvias en el área metropolitana de Bucaramanga entre las 5:00 p.m. y las 11:00 p.m., según lo arrojado por las estaciones de La Floresta, Ideam Bucaramanga, Aeropuerto Palonegro y Neomundo.

Sin embargo, aún falta por precisar la cantidad de lluvias registradas desde la madrugada de este lunes, que también contribuyeron a que la región amaneciera con varias emergencias. Este reporte solo se conocerá hasta la mañana de este martes por parte del Ideam.

El día más lluvioso del año en Bucaramanga ha sido el 22 de marzo, con 143,7 milímetros de agua. Los otros das más lluviosos han sido el 27 de enero y el 1 de marzo.

Pronóstico

La meteoróloga Diana Guzmán explicó que las lluvias se mantendrán esta semana. De acuerdo con el pronóstico las lluvias disminuirán un poco hacia el próximo miércoles y jueves, y empezarían a incrementarse nuevamente el fin de semana. La experta advierte que “las lluvias se intensificarán en la noche del próximo domingo 28 de abril y descenderán a partir del martes 30 de abril”.

Esta misma condición de lluvias también se registraría en los demás municipios de Santander. “Estamos ya en la temporada de lluvias, que se extenderá hasta mediados de junio”, recalcó Guzmán.

Desde la Gobernación de Santander se destinaron recursos y la maquinaria para dar pronta solución a las afectaciones por lluvia en el área metropolitana.

Según indicó Didier Tavera, gobernador de Santander la prioridad de atención la tienen los municipios de Charta, Rionegro y el sector rural de Bucaramanga.

Cinco veredas de Bucaramanga están incomunicadas
José Fernando Moreno es un labriego quien, además de cultivar y cosechar alimentos en zona rural de Bucaramanga, casi todos los días se moviliza hasta el Centro de la ciudad para comercializar sus productos y así evitar intermediarios.
Ya completó seis días sin poder salir de la vereda en donde vive. Le angustia cómo conseguir dinero para el sostenimiento del hogar y de sus dos hijos. “En este momento la vereda Cuchilla Alta (Corregimiento 1) está incomunicada. Desde el Miércoles Santo, que empezaron las lluvias, ha sido todo un caos para poder movilizarnos. La vía está destruida, es muy riesgoso pasar por ahí”, manifestó Moreno, quien además es presidente de Junta de Acción Comunal.
Las lluvias de los últimos días ocasionaron el colapso y bloqueo de múltiples corredores viales en los tres corregimientos que existen en la capital santandereana. Los peores estragos se registraron en los corregimientos 1 y 2, en donde a lo menos cinco veredas se quedaron sin calzada para el tránsito vehicular.
José Fernando se dedica al cultivo de repollo, pepino, habichuela y zanahoria, entre otros vegetales y legumbres. Suele tomar casi que a diario una ruta de bus público, cuyo recorrido demora más de hora y media, para vender su producido en zona urbana de la ‘Ciudad Bonita’.
Así como él, son cientos los agricultores que actualmente están perjudicados en su economía, debido al pésimo estado en el que se encuentran las vías del sector rural.
“Hay un vecino que tiene cerca de 80 cajas amontonadas de tomate y pimentón. No las ha podido sacar. Tampoco se ha podido enviar a clases a los niños. Las rutas escolares suspendieron el servicio, en algunos puntos el riesgo de accidentes es muy alto”, expresó Evangelista Arias, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Bolarquí Alto.
La Secretaría de Educación de Bucaramanga decidió suspender las actividades académicas en el sector rural, al igual que las 28 rutas escolares que prestan servicio en las veredas, durante este lunes y martes. Más de 1.500 alumnos resultaron perjudicados por esta situación.
“Necesitamos que la Alcaldía de Bucaramanga disponga maquinaria para la reparación de las vías. Estas emergencias no hubieran sido tan grandes si a los caminos se les hubiera hecho el mantenimiento que venimos exigiendo hace más de tres años”, denunció Jaime Goyeneche, edil del Corregimiento 1.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad