viernes 08 de diciembre de 2023 - 5:00 PM

En Santander ya van cinco quemados con pólvora

El reporte oficial lo entregó a esta Redacción el secretario de Salud Departamental, Javier Alonso Villamizar, al tiempo que señaló que las autoridades deben redoblar los operativos de control para no aumentar la lista de afectados por el uso indebido de la pólvora.
Compartir

Con las cuatro personas que resultaron lesionadas con pólvora durante la noche de velitas y el hombre de 51 años que sufrió lesiones el pasado domingo, tras manipular un volador, ya van cinco víctimas del indebido uso de fuegos pirotécnicos en Santander.

Así lo informó Javier Alonso Villamizar Suárez, secretario de Salud Seccional, al tiempo que aseguró que todos los afectados son personas adultas.

El primero de los casos ocurrió en la vereda Aguabuena, cerca del casco urbano del municipio de Confines, donde un hombre de 49 años resultó con una herida abierta en la frente al estallarle un volador. Fue remitido al Hospital Regional Manuela Beltrán, de El Socorro, donde recibió ocho puntos de sutura.

En el municipio de Barrancabermeja se reportaron dos hechos, un hombre de 48 años y una mujer de 29 años. Se esperaban más detalles del incidente.

En Bucaramanga fue un hombre de 24 años, que se encuentra en el Hospital Universitario de Santander, HUS, el que sufrió quemaduras grado uno en una mano al manipular un cohete tipo pólvora.

A estos cuatro hechos se le suma uno más ocurrido en la madrugada del primero de diciembre en Piedecuesta, donde un hombre de 51 años resultó con quemadura grado uno en una mano, al manipular un volador en presunto estado de alicoramiento.

Aunque no se contabiliza para la temporada decembrina, hay que recordar que el pasado 28 de noviembre, un niño de 9 años, residente en la vereda La Aguirre de Lebrija, resultó quemado con pólvora artesanal y tuvo que ser recluido en el Hospital Universitario de Santander tras registrar varias lesiones.

USO Y VENTA SE DESBORDARON

En un flagrante desacato a las normas de seguridad y al decreto vigente, el mismo que restringe el uso y la venta de pólvora en Bucaramanga, durante la pasada noche de velitas la utilización de estos peligrosos se salió de control: ¡La quema fue masiva!

Las detonaciones se escucharon desde las 7:00 p.m. del jueves y se prolongó hasta avanzadas horas de la madrugada de ayer.

Se escucharon estruendos en toda la ciudad; de manera especial en los sectores populares.

En Bucaramanga, al menos en el papel, la venta de pólvora está prohibida con el objetivo de salvaguardar la seguridad de la población y prevenir accidentes relacionados con su manipulación. Sin embargo, a pesar de las ‘estrictas’ regulaciones y las campañas preventivas sobre los peligros de su uso, algunos comerciantes inescrupulosos decidieron ignorar la ley y poner en riesgo la vida de los ciudadanos.

Aunque las autoridades competentes, en colaboración con la Policía Metropolitana de Bucaramanga y el Cuerpo de Bomberos, dicen que han intensificado sus esfuerzos para combatir esta problemática, la primera gran festividad de este diciembre se evidenció en diversos lugares la comercializaba pólvora de forma ilegal.

Las ventas ambulantes, que muchas veces operan en la clandestinidad, aprovechando la falta de control y la demanda desmedida de productos pirotécnicos en la temporada navideña, hicieron su agosto con las ventas de totes, globos, martinicas, voladores y las tradicionales luces de bengala.

A principios de este mes, con el objetivo de disminuir la cantidad de pólvora que se distribuye y manipula en la capital santandereana, durante las actuales festividades, la Alcaldía informó que estableció un plan estratégico para controlar su comercialización y quema. Sin embargo, al parecer la estrategia está en ‘letra muerta’.

En cabeza de la Secretaría del Interior, la Alcaldía de Bucaramanga definió las medidas que regirían para la distribución, comercialización y uso de la pólvora en época de decembrina. (Ver recuadro).

LO QUE DICE LA REGLAMENTACIÓN

En Santander ya van cinco quemados con pólvora

No se permite la venta ambulante o estacionaria de pólvora, fuegos artificiales o elementos pirotécnicos de cualquier clase o categoría, incluso los que contengan fósforo blanco.

Está prohibida la distribución, tenencia, porte, manipulación y/o quema en las áreas que conforman el espacio público del Municipio de Bucaramanga, incluida la zona rural.

Los menores de edad que sean encontrados portando o manipulando elementos pirotécnicos artificiales serán conducidos y puestos a disposición del defensor de familia y en su defecto de la Comisaría de Familia.

La Secretaría del Interior podrá autorizar la realización de eventos o espectáculos públicos que conlleven demostraciones con pólvora, fuegos artificiales o elementos pirotécnicos, siempre que se cumpla con el trámite previo y requisitos establecidos para este tipo de actividades. (Leer el Artículo 4 del Decreto 228 del 2013)

La pólvora que se encuentre en poder de personas o empresas sin autorización será confiscada y la actividad comercial de estas personas o empresas será suspendida, ya sea de manera temporal o permanente.

PANORAMA NACIONAL

La alegría de la Navidad en la tradicional noche de velitas se vio opacada en Bogotá con el reporte de 12 personas que se quemaron con pólvora, entre ellas siete menores de edad.

De acuerdo con la información recopilada por la Secretaría de Salud de Bogotá, ocho de los casos se registraron el 7 de diciembre y cuatro en la madrugada de ayer, viernes.

“La mayoría de los lesionados fueron niños, niñas y adolescentes con siete casos; y cinco corresponden a adultos. En la distribución según sexo, la mayoría fueron hombres con 8 casos, y 4 en mujeres”.

Según reportes entregados por el Instituto Nacional de Salud, durante los primeros días del mes de diciembre se registran 168 personas quemadas con pólvora: 111 adultos y 57 menores de edad, incluidas las de Santander.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista de Vanguardia desde 1989. Egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga y especialista en Gerencia de La Comunicación Organizacional de la Universidad Pontificia Bolivariana. Miembro del equipo de Área Metropolitana y encargado de la página Espiritualidad. Ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar.

@kiloardila

eardila@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad