lunes 18 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Escasez e ilusión: la realidad de cuatro escuelas del campo

Vanguardia Liberal le presenta cuáles son las necesidades que en materia educativa afrontan cuatro colegios del área metropolitana de Bucaramanga. Conozca cómo puede ayudar a cumplir las ilusiones de decenas de estudiantes que asisten todos los días a dichos planteles.
Escuchar este artículo

Sin servicio de agua potable, en chancletas ante la falta de dinero para comprar zapatos, afrontando algunos problemas de inseguridad y prácticamente sin útiles escolares, reciben clases decenas de niños que acuden a escuelas ubicadas en sectores apartados del área metropolitana de Bucaramanga.

Para que conozca mucho más de cerca y en detalle la realidad y ciertas dificultades que afrontan los estudiantes que asisten a escuelas en el campo, Vanguardia Liberal le presenta cuatro casos.

Además de ‘retratar’ las condiciones de escasez, con esta publicación lo que se busca es hacer eco entre los gobernantes de Bucaramanga, Floridablanca, Girón y Piedecuesta, quienes pocas veces se han esmerado por atender estas sentidas deficiencias.

Asimismo, se invita a las empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y a la ciudadanía en general, para que contribuyan a contrarrestar estas dificultades. Seguramente ese ‘granito de arena’ que aporten -sin importar su valor o cantidad- les mejorará la calidad educativa a esta población infantil, cuyo único desee es estudiar y salir adelante.

Reciben clases sin agua potable

Escasez e ilusión: la realidad de cuatro escuelas del campo

Aunque la actual Administración Municipal anunció en 2016 la instalación de múltiples plantas de tratamiento para potabilizar el agua, las cerca de 20 escuelas que se hallan en los tres corregimientos que existen en Bucaramanga carecen actualmente del recurso hídrico.

“Muchos niños, de manera constante, resultan enfermos por tomar agua contaminada. Es increíble que nuestros infantes aún asistan a escuelas en donde ni siquiera se les garantiza el suministro del líquido. La Alcaldía de Bucaramanga no ha cumplido con la instalación ni siquiera de una sola planta de tratamiento”, denunció Jaime Goyeneche, edil del Corregimiento 1.

Además de esta necesidad básica, en la Escuela San Pedro Bajo, una de las nueve sedes que tiene la Institución Educativa Rural Vijagual en dicho corregimiento, existen otras carencias en el ámbito educativo.

A pesar de que los niños tienen la ilusión de aprender a tocar flauta o guitarra, de practicar el dibujo o la pintura, de conocer historias infantiles por medio de libros e ilustraciones, no pueden hacerlo debido a la falta de dotación.

La práctica de deportes es otro aspecto que se ve sometido a serias dificultades. En tal plantel tampoco existen canchas o espacios aptos para la recreación y esparcimiento de los alumnos.

“Actualmente asisten 28 niños. Necesitamos espacios deportivos y para la recreación, porque la escuela está ubicada sobre la carretera, en una vía terciaria. Sumado a esto, no contamos con implementos deportivos ni material lúdico. A raíz de estas necesidades, los estudiantes carecen de acceso a formación cultural y deportiva”, señaló Elia Cecilia Barbosa Lozano, docente de la Escuela San Pedro Bajo.

Dado que los 28 escolares pertenecen a familias de escasos recursos, estos niños también tienen dificultades para la compra de cuadernos, colores y demás útiles que requieren para su educación.

“Esta es la fecha y la Alcaldía no ha entregado ni un solo kit escolar para el campo, cuando en gobiernos pasados sí se hizo. Hay muchos niños que a duras penas tienen un solo cuadernito para todas las materias, y hay otros que ni siquiera han comenzado a estudiar porque no tienen para los zapatos, porque no ha habido cosecha”, manifestó el Edil.

Si desea contribuir con algún tipo de ayuda para la Escuela San Pedro Bajo, puede comunicarse con Jaime Goyeneche al 316 629 9054.

Una puerta para mayor seguridad

Escasez e ilusión: la realidad de cuatro escuelas del campo

La puerta de un aula de clase de la Sede H del colegio Agropecuario Gustavo Duarte Alemán de Floridablanca es la solicitud más grande que tienen. El mal estado en que se encuentra podría facilitar el acceso de los delincuentes para saquearla.

La docente de la institución, Gladys Vargas Ortiz, comentó que cerca de ocho estudiantes de los grados transición, segundo, cuarto y quinto grado reciben clase en el salón prefabricado que no es lo más seguro.

“Hace tres años, la puerta se encuentra en muy mal estado. Yo, por ejemplo, no puedo dejar allí las tabletas con las que ellos trabajan porque se las pueden robar, entonces me toca guardarlas en otro lugar. Quisiéramos que alguien nos ayudara con eso”, precisó Vargas Ortiz.

Para llegar a la Sede H del Agropecuario se debe utilizar la vía a Pamplona, en el kilómetro 22 tomar el desvío y luego de pasar cinco kilómetros de trocha, ahí está. Si usted desea darle respuesta a esta petición, puede llamar a la profesora Gladys al 311 525 8024.

Útiles escolares

Escasez e ilusión: la realidad de cuatro escuelas del campo

No hay cómo garantizar que 1.887 estudiantes, desde preescolar hasta quinto grado, de las cuatro sedes del colegio Departamental Luis Carlos Galán Sarmiento, completen sus útiles escolares. La institución que por cerca de 24 años ha brindado educación a los niños y jóvenes de Girón y sus alrededores también requiere de ayuda.

Su rector, Orlando Becerra, señaló que la mayoría de los estudiantes viven en sectores retirados al municipio y pertenecen a estratos socioeconómicos bajos. “Nuestros estudiantes viven muchas necesidades, para la mayoría es difícil la compra de los útiles que les van a permitir desarrollar sus actividades académicas. Pedimos a las personas que se quieran sumar a esta bonita labor que nos donen kits escolares con lo esencial”.

En este sentido, las personas que quieran contribuir pueden acercarse a la sede principal, ubicada en la calle 13A # 19A-50, barrio Río Prado.

Sin zapatos

Escasez e ilusión: la realidad de cuatro escuelas del campo

A 40 minutos del casco urbano de Piedecuesta está la Escuela Tres Esquinas Los Monos, a la que asisten cerca de 60 niños y jóvenes de las veredas El Caucho, La Venta y Los Monos.

Rosa Bayona, presidenta de la Junta de Acción Comunal de Tres Esquinas - Los Monos habló de la principal necesidad de los menores: falta de calzado.

Según la líder comunal, se requieren “zapatos colegiales de las tallas 30 a la 37. Muchos de los niños asisten en chancletas al colegio, lo que les dificulta practicar algún deporte”.

Olivia Santos, profesora de Los Monos, comentó que son muchas las carencias. Otras, por ejemplo, están relacionadas con la falta de pupitres, pintura para la fachada, implementos deportivos y juegos didácticos.

Los interesados en hacer sus donaciones para esta comunidad educativa pueden comunicarse con Rosa Bayona al 312 458 3819.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad