viernes 28 de agosto de 2020 - 12:00 AM

Gobernador alista medidas para reactivar a Santander

A partir del 1 de septiembre en el departamento se tendrán nuevas disposiciones que permitan reanudar actividades económicas con responsabilidad, pero también acatando el aislamiento selectivo. Mañana hay reunión de autoridades departamentales y municipales.
Escuchar este artículo
$!Gobernador alista medidas para reactivar a Santander

Aunque las medidas definitivas se tomarán este fin de semana, cuando las autoridades municipales y departamentales se reúnan para concertar; desde ayer, el gobernador Mauricio Aguilar Hurtado adelantó parte de lo que sería la “nueva realidad” para los santandereanos.

Y es que lo que se busca con el nuevo decreto expedido por la Presidencia de la República, es consolidar la reactivación económica, pero con corresponsabilidad, debido a que en algunas zonas del país, como Santander, se esperan semanas críticas.

Según el Ministerio de Salud, a corte de 24 de agosto, Santander tenía el 22,99% del territorio no COVID, pero había otro 22,99% con afectación alta, un 33,33% con afectación baja y un 20,69% con afectación moderada.

Así que la recomendación en esta etapa es a cumplir con los protocolos de bioseguridad, uso de tapabocas, lavados de manos frecuentes y distanciamiento social; asimismo, evitar las actividades sociales no necesarias y quedarse en casa el mayor tiempo posible.

De acuerdo con lo anunciado por Aguilar Hurtado, se espera que desde la otra semana los viajes intermunicipales, sitios turísticos, restaurantes, hoteles, iglesias y gimnasios puedan volver a funcionar.

“Claro que vamos a poder viajar nuevamente. Con las indicaciones que dio el presidente Duque, tenemos que seguir reabriendo el sector turístico, gastronómico, hotelero. Las familias podrán ir a la Mesa de los Santos o a Panachi, pero con autocuidado”, dijo el mandatario departamental.

Esto significa que se permitirán los viajes por carretera tanto en empresas de transporte como en vehículos particulares. Sin embargo, aún no está definido de qué manera se va a hacer, es decir cuántas personas podrán ir en carro, si pedirán prueba PCR y permisos.

El alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas Rey, por su parte, manifestó que las nuevas determinaciones del Gobierno Nacional no están enfocadas a una reactivación social, por lo tanto, en la capital santandereana “la apertura será gradual, organizada y se realizará en los primeros 15 días de septiembre, dependiendo la tasa de contagio que tenga cada zona. Es reactivación económica, no social. Esperamos tomar decisiones articuladas con alcaldes del área metropolitana el sábado”.

Capacidad hospitalaria

Ante lo que se avecina, en materia epidemiológica, Javier Villamizar, secretario de Salud Departamental, recordó que el comportamiento del COVID-19 en el área metropolitana es muy diferente a nivel nacional con respecto al reporte diario de casos confirmados y fallecimientos. Apenas se va a alcanzar el pico de la pandemia.

Sin embargo, se ha venido sumando esfuerzos para cumplir con el plan de expansión hospitalaria. “Ya cumplimos con el 70% del compromiso que se había establecido entre Gobierno Nacional y el Departamento. Se han entregado 214 ventiladores, esta semana llegarán 50 más y la próxima semana otros 50, para un total de 314 ventiladores mecánicos; también hemos logrado casi que el 100% de expansión de camas UCI Adultos”.

El funcionario subrayó que se va a intensificar la estrategia Prass (Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible), a raíz de las nuevas directrices. La meta es que se puedan realizar 900 pruebas diarias, adicionales a las que se realizan por las EPS y los laboratorios aprobados donde se tiene una meta de 1.500 pruebas diarias.

Víctor Castillo, presidente de la Fundación Cardiovascular de Colombia, consideró que esta reactivación es un reto muy grande para regiones como los Santanderes, Antioquia y Boyacá.

“Esto lo que va a hacer es que se vaya a incrementar el caso de contagiados, pero es inviable que un país se mantenga en cuarentena permanente, así que es un riesgo que hay que tomar. El cuidado pasa a ser un tema individual”, acotó.

Para Castillo es claro que en una pandemia nadie está preparado por más esfuerzos que se hagan. Entonces, “si la gente no se cuida es lógico que van a ver muchas pérdidas de vidas humanas. El número de camas que se logró ampliar no es suficiente, inicialmente se tuvieron premisas más altas, así que la recomendación es cuidarnos”.

Epidemiólogos piden mantener restricciones, para evitar que colapse el sistema de salud.

Juan José Rey, decano de la Facultad de Salud de la Unab, resaltó que la realidad de Santander es diferente en comparación a otras regiones del país y dentro del mismo departamento; es decir, “tenemos áreas de muy bajo riesgo y áreas de alto riesgo. El Gobernador puede tomar medidas con una visión muy de región, pero no deberían aplicar para todos los municipios de la misma manera”.

Por eso, invitó a la ciudadanía del área a respaldar las decisiones de los alcaldes de no flexibilizar las medidas.

“Me parece que en eso hay que respaldar a los alcaldes. La reunión del sábado es clave. La estrategia del área metropolitana tiene que ser muy distinta a la del departamento”, agregó.

Para Álvaro Javier Idrovo, doctor en Epidemiología y docente del Departamento de Salud Pública de la UIS, la pandemia en Santander no va al ritmo del país, por lo tanto las decisiones deben tomarse de manera inteligente, pensando en la vigilancia en salud pública y por supuesto en las personas.

DATO: 763 nuevos casos positivos de COVID-19 fueron confirmados ayer en Santander, por el Ministerio de Salud.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad