domingo 15 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Santandereana trabaja en proyecto que prepara a los humanos para el espacio

Desde hace un año, la santandereana María Alejandra Sierra García, egresada de la escuela de Biología de la Universidad Industrial de Santander, UIS busca preparar a los astronautas para que resistan más tiempo en el espacio, y en un futuro puedan habitar Marte.
Escuchar este artículo

¿Vida en Marte? Esta es una idea que ha intrigado por siglos a la humanidad, y aunque aún no se ha podido encontrar evidencia definitiva que confirme la existencia presente o pasada de vida en este planeta, diversos científicos le han apostado a la investigación de temas espaciales.

Tal es el caso de María Alejandra Sierra García, una bióloga santandereana, egresada de la Universidad Industrial de Santander, UIS, quien a sus 25 años se codea con los más grandes investigadores. Desde la Universidad ‘Weill Cornell Medicine’ en Nueva York, acompaña un importante proyecto dedicado a la supervivencia de la especie humana en la tierra y el espacio: el ‘500-year plan’, una iniciativa de diez fases y 500 años.

“Es una idea creada por el Dr. Christopher Mason de lo que deberíamos hacer los científicos para en un futuro, que no veremos nosotros, los humanos habiten Marte. Basado en esto, se tienen varios proyectos que buscan preparar a los humanos para las condiciones del espacio, entre estas, estudiar los microorganismos (microbioma) y su interacción con nosotros”, explica María Alejandra.

Específicamente, su trabajo es estudiar el microbioma de la Estación Internacional Espacial y los trajes espaciales para determinar qué microbios existen y pueden ser de potencial riesgo en el espacio para los astronautas.

Su amor por la ciencia y la investigación lo descubrió desde muy pequeña, cuando en su natal Barrancabermeja, recolectaba insectos y plantas para estudiarlos.

Lea también: Donar movilidad para educar, la razón que impulsa a la Fundación Mica Sonrisas.

“Desde que tengo memoria la naturaleza me intrigaba. A los seis u ocho años hacía mis propios experimentos en casa, siguiendo ideas de programas de ciencia en televisión”, relata.

Pero fue en el colegio donde su interés por la biología creció mucho más. Según relata, un año después de graduarse decidió hacer su carrera.

“Ingresé a la UIS con miras de enfocarme en biología molecular y microbiología. Tuve la fortuna de aprender desde el primer día en el laboratorio de biología molecular en Guatiguará, junto al docente Jorge Hernández. De la mano de él y su equipo, la pasión por la investigación creció exponencialmente”, afirma.

$!Santandereana trabaja en proyecto que prepara a los humanos para el espacio

Un encuentro que le cambió la vida

A través del proyecto ‘Extremófilos’ de Colombia Bio, en los laboratorios de CorpoGen en Bogotá, María Alejandra realizó su tesis de pregrado. Allí y sin planearlo conoció a Christopher Mason, científico, profesor asociado en Weill Cornell Medicine y director del ‘Mason Lab’.

“Empecé a trabajar como voluntaria en uno de sus proyectos llamado ‘MetaSUB’. Este proyecto buscaba estudiar los microbiomas de las ciudades y descubrir genes de resistencia a antibióticos. Hice parte del equipo de muestreo en Bogotá y Bucaramanga”, recuerda.

En 2018, después de graduarse, se unió a su laboratorio para trabajar como bioinformática en diferentes proyectos de microbiomas. Entonces, se mudó a Estados Unidos junto a su esposo, otro científico colombiano en Weill Cornell Medicine.

$!Santandereana trabaja en proyecto que prepara a los humanos para el espacio

“Aquí he tenido la oportunidad de trabajar en proyectos posteriores al del estudio de los gemelos astronautas de la Nasa, este fue un proyecto muy importante que buscaba determinar cuáles eran los cambios que sufría el cuerpo ante condiciones en el espacio por largos periodos de tiempo”, menciona.

En dicho estudio se especifica que las misiones de larga duración que llevarán humanos a Marte y más allá, están planificadas por entidades públicas y privadas para un futuro no muy lejano, por lo tanto, se necesitan estudios exhaustivos ahora para evaluar el impacto de los vuelos espaciales de larga duración en el cuerpo humano, los genes y la fisiología general.

Lea además: Historias de vida en el pabellón de quemados del HUS.

Hasta la fecha, 559 humanos han volado al espacio, pero las misiones de larga duración, mayores a 300 días son pocas, en total han sido ocho.

“Estar en un país como Estados Unidos, aprendiendo y haciendo ciencia de la mano de grandes investigadores es un gran logro. Quiero seguir trabajando en pro de la ciencia y la medicina. Hasta ahora estoy empezando en mi carrera científica”, reconoce.

La UIS representa para esta santandereana el trampolín que le ayudó a dar el salto para alcanzar sus sueños.

“La Universidad me permitió crecer como persona y como profesional. Agradezco a los profesores, a todas las personas que me dieron un consejo, que fueron mi apoyo y guía. Gracias a ellos y a mi familia soy lo que soy, una profesional que sigue en formación, pero cuenta con las bases necesarias para desempeñarse en el campo de la investigación”, precisó.

Y a los jóvenes les dice, “enfóquense en lo que realmente les apasiona, trabajen al 200%, aprendan de todas las fuentes y no se dejen desenfocar. Me gustaría que en Colombia hubiese mayor financiación para realizar investigación. Aún falta mucho por estudiar y hay un gran talento humano”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad