domingo 12 de enero de 2020 - 12:00 AM

Santandereano trabaja en medicina que combatiría el cáncer gástrico

Con compuestos químicos que podrían “desconectar” la energía de las células cancerígenas y evitar su crecimiento, investigadores de la Fundación Cardiovascular de Colombia, FCV, trabajan en la consolidación de una alternativa para el tratamiento del cáncer gástrico, la enfermedad que causa más decesos en el país.
Escuchar este artículo

Según el Observatorio Global de Cáncer, Globocan, durante el 2018, en Colombia, se registraron 7.419 nuevos casos de cáncer gástrico del total de nuevos casos de cáncer que corresponden a 101.893, ubicándolo en el cuarto lugar.

De acuerdo con el reporte del Observatorio, este tipo de cáncer es el segundo más frecuente en los hombres, 4.578 nuevos casos, mientras que en las mujeres se ubicó en el quinto lugar con 2.841 nuevos casos.

De hecho, el Instituto Nacional de Cancerología, reveló que entre el año 2003 y 2012 se registraron 319.327 muertes por cáncer en Colombia. El 14,1 %, la cifra más alta, correspondió a cáncer gástrico.

Ante este panorama, Giovanni Lineros Franco, químico puro de la Universidad Industrial de Santander, UIS, Magister en Ciencias Biomédicas con énfasis en Genética y actualmente candidato a doctorado en Ciencias Biomédicas por la Universidad del Valle, adelanta un proyecto de investigación, aprobado por Colciencias, que busca crear alternativas para el manejo del cáncer de estómago.

El proyecto, denominado ‘Tratamiento selectivo del cáncer gástrico afectando la bioenergética mitocondrial’, que inició en 2016 tiene como objetivo atacar las células cancerosas, sin afectar las demás, utilizando diferentes compuestos químicos.

Lea además: Buses en Bucaramanga y Metrolínea perdieron 17 millones de usuarios, en tres años.

“Así como nosotros tenemos el estómago, el corazón o el intestino, las células tienen en su interior una serie de organelos que cumplen múltiples funciones.

Entre ellos, se encuentra la mitocondria, encargada de generar energía. Lo que hacen los compuestos con los que trabajamos es ir a la mitocondria y atacarla”, mencionó el investigador.

El proyecto, que además fue galardonado con un ‘Travel Award’ por la Society for Free Radical Biology, uno de los gremios más prestigiosos entre los científicos, se encuentra en la fase de pruebas in vitro.

“Estamos haciendo pruebas en donde cultivamos las células de cáncer gástrico, las hacemos crecer, tomamos lo que necesitamos y las hacemos reaccionar ante diferentes compuestos, que nos permiten observar cómo podemos hacer que las células cancerosas mueran sin afectar su entorno, es decir las células buenas en el estómago”, explicó Lineros Franco.

Las moléculas empleadas en los ensayos de laboratorio son Mito-met (utilizada en metformina, medicamento para el tratamiento de la diabetes tipo II) y Mito-SG1.

“Se han realizado estudios previos con los compuestos que estoy utilizando en otros tipos de cáncer, como el hepático y el de seno triple negativo, en los cuales se logró observar que de una manera in vitro funcionan muy bien, falta pasar a modelos animales”, agregó.

$!Suministrada / VANGUARDIA
Suministrada / VANGUARDIA

Le puede interesar: Sigue disminución de donantes de sangre en Santander.

Los resultados evidenciados hasta ahora son más que prometedores, “ya sabemos que dependiendo de la concentración de los compuestos se puede afectar el crecimiento de las células, al punto de generar la muerte celular”, agregó el químico.

Ofrecer una alternativa selectiva que solo ataque las células cancerosas de esta enfermedad agresiva y silenciosa sin afectar a las demás, como sí sucede con la quimioterapia, que es exitosa pero causa diversas molestias en los pacientes, fue la motivación de esta investigación.

Sandra Sanabria, directora Científica del Banco de Tejidos de la FCV y Coordinadora de la investigación, destaca la importancia de trabajar en una solución efectiva para los pacientes que sufren este tipo de tumor.

“Cuando el cáncer gástrico se detecta de forma temprana la opción más viable es la resección, es decir la extirpación, pero cuando se hace tardíamente, como ocurre en el 80 % de los casos, ya no existe una cura como tal. Por eso es que es tan letal”.

El proyecto que cuenta con un avance del 70 % ha logrado resultados positivos. Según relató el investigador se espera que en ocho meses o un año se tengan las conclusiones finales.

“Aún no podemos cantar victoria. Falta mucho camino, pero lo que hemos hallado genera mucha ilusión. Esperamos que en 10 o 15 años exista una nueva alternativa para tratar este cáncer”, concluyó Lineros.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad