lunes 30 de marzo de 2020 - 12:00 PM

SOS por los ancianatos en medio de la cuarentena

Los centros de protección del adulto mayor de la ciudad se han visto desfavorecidos en medio de la crisis por el Covid-19. Alegan que se les ha dejado abandonados.
Escuchar este artículo

Es el caso de la Fundación Hogar Geriátrico Luz de Esperanza, que atiende a 220 adultos mayores en dos modalidades: centro de protección, con 130 internos de los cuales el 80% están en cama; y centro de vida con adultos mayores externos.

Según Ángel María Quiñónez, representante legal y asesor jurídico de la Asociación Santandereana de Centros de Bienestar del Adulto Mayor (Ascbam) y representante legal de la fundación Luz de Esperanza, “hemos sobrellevado esta pandemia sin recursos, y sin ayuda, ni siquiera un tapabocas nos ha dado, ni la Administración Municipal, ni la departamental, es terrible la situación por falta de ayudas, en este momento nos estamos solventando con nuestros propios recursos”.

Según las leyes, estas instituciones reciben un aporte del estado llamado la ‘estampilla por el bienestar del adulto mayor’, pero actualmente ni la Administración municipal, ni la departamental, están al día con estas ayudas.

“El municipio de Bucaramanga adeuda recursos del mes de noviembre de 2019 y febrero de 2020, hay casi 800 millones en las arcas de la ciudad que no han sido girados a las instituciones, y necesitamos recursos, sobre todo en estos momentos de la emergencia sanitaria” comenta Quiñónez.

“Estamos necesitando comprar mercados, los acreedores nos cerraron las puertas pues todo el mundo está comprando de contado y la prioridad no es para los asilos ya que nos toca fiado. Desafortunadamente estamos viviendo necesidades grandes, el departamento nos debe recursos desde octubre de 2019 hasta febrero de 2020, y nada pasa.” agrega el representante legal.

Los hogares tienen la sensación de que los obligaron a confinar a sus adultos mayores, a cerrar sus puertas, y a tener todos los protocolos sanitarios, pero no han recibido ni un solo tapabocas, litro de alcohol o jabón antibacterial por parte de los gobernantes.

“La situación en todos los asilos es terriblemente igual, somos 87 municipios, atendemos a 16.000 adultos mayores, todos los hogares estamos esperando ayuda por parte del gobierno, nos sentimos encerrados y abandonados”, acota Ángel.

La Fundación Hogar Luz de Esperanza, cuenta con 34 empleados que han tenido que duplicar su trabajo debido a que se suspendieron todas las visitas de profesionales, convenios con estudiantes y voluntarios.

“Ayudas en salud no han llegado a ningún hogar en todo el departamento de Santander, mercados tampoco, la gente del común nos ha ayudado, la comunidad ha sido muy solidaria, pero el gobierno nada, ni mercado ni recursos”, concluye Quiñónez.

Según Ángel, actualmente todos los adultos de la fundación están estables de salud, con todos los cuidados, analgésicos y nebulizaciones gracias al esfuerzo de los colaboradores del hogar geriátrico.

Si usted quiere apoyar a la fundación, puede llamar a los teléfonos 6453785 o 6342958, el hogar tiene a disposición un mensajero que recogerá el mercado o ayuda que usted quiera aportar. Son necesarios implementos de aseo, comida, y medicinas.

También puede donar recursos económicos a través de la cuenta de ahorros 046000924277 de Davivienda.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad