viernes 06 de diciembre de 2019 - 8:58 AM

Video: Los Héroes sin capa que luchan por los sueños de los más valientes en Bucaramanga

La Fundación Héroes y Valientes lleva ocho años cultivando sonrisas de esperanza en niños con tratamiento oncológico en la ciudad de Bucaramanga. Su labor social inspirada en el amor ha inundado de ilusiones muchos corazones que día a día enfrentan una dura batalla.
Escuchar este artículo

En esta ocasión no hay un lugar específico a donde llegar. Héroes y Valientes es una fundación que, por ahora, la representa un grupo de personas que todos los días se mueve de un lado a otro para hacer actividades en pro de mejorar la calidad de vida de los niños con cáncer y sus familias.

La cita del día es en la Escuela Equina del Jardín Montessori, ubicada por el anillo vial de Floridablanca. Silvia Colmenares, fundadora de Héroes y Valientes, nos invitó a la celebración que se gestionó para ofrecerles a los pequeños una jornada llena de alegría.

“El Jardín Montessori realizó esta actividad para nuestros valientes con motivo de darles unos presentes como regalo de Navidad y también para que compartan con los niños del colegio”, comenta Silvia.

Mientras recorremos las caballerizas, todos los niños y sus papás se acercan muy curiosos a tocar los caballos y gritan de la emoción cuando relinchan.

Luego, llega el momento más esperado. La felicidad de los pequeños es evidente al montar el caballo para dar ‘una vueltica’. Otros aguardan ansiosos en la fila esperando que llegue su turno.

La escuela equina está rodeada de un bello paisaje; ahora Silvia nos relata cómo surgió Héroes y Valientes mientras disfrutamos del entorno.

“Mi hija nació prematura a los 30 semanas de gestación. Estuvimos más de dos meses internas en el hospital y allí pude ver papás desesperados porque no tenían cómo comprarle los pañales a sus hijos, también mamás que estando en lactancia no tenían nada que comer” dice.

Esa experiencia fue lo que despertó en esta bumanguesa el anhelo por ayudar a los demás y la motivó a integrarse a un grupo de voluntariado de la ciudad tras salir del hospital. “En aquella fundación conocí la magnitud de lo que significa para una familia la llegada del cáncer”, menciona.

Fue así como durante año y medio Silvia trabajó por esta causa social. Se enamoró de aquellos niños que en medio de las dificultades sonríen, juegan y celebran la vida. Ahí conoció a David, el chiquitín de sus ojos, a quien ella recuerda como si fuera su hijo, y que al fallecer la impulsó a hacer lo que ahora hace.

“Sumida en el dolor por la pérdida de David me cuestionaba el por qué había pasado, pero después supe que la pregunta realmente era para qué. Fue entonces cuando entendí que ellos son ángeles que llegan a nuestra vida para enseñarnos muchas cosas”, evoca un poco nostálgica.

En honor a su ‘angelito’ David, Silvia decidió entregarse por completo a llenar de esperanza a los niños y también a sus familias pues, de su experiencia de vida, la mayor lección que le quedó es que el flagelo de la enfermedad afecta a todo el hogar.

“Después de reflexionar sobre el nombre con mi familia, quienes también han hecho parte de todo este proceso de la fundación, estuvimos de acuerdo con que los niños son unos valientes pero también las personas que realizan los actos solidarios son héroes. Fue así nació Héroes y Valientes”, precisa.

Una dosis de felicidad

Es la hora de un receso. Después de su paseo en caballo, los niños se sientan en el pasto, bajo una carpa para participar de una dinámica.

¡Cantemos una canción! ¿Cuál se saben?, dice Silvia. Isabella, su hija que ya tiene 11 años, y quien la acompaña en casi todas las actividades de la fundación, empieza a entonar la letra de la canción ‘Calma’, un tema moderno de reguetón que fue el ‘boom’ musical del año pasado.

De manera sorprendente para los adultos que estábamos allí estos pequeñines de inmediato le siguieron el canto a Isabella. Se sabían el coro de inicio a final y contagiaron la chispa musical a sus papás, quienes aplaudían para acompañarlos con el ritmo.

Esto es una dosis de felicidad para los niños y sus papás. Respiran otro entorno, se distraen un poco de la rutina. Es una buena terapia para todos”, expresa Silvia.

Para finalizar la jornada, los niños del Jardín Montessori junto con sus papás, hacen entrega de los regalos de Navidad a los pequeños valientes de la fundación. La emoción al recibir el detalle fue, sin duda, el mejor espectáculo del día.

Los pequeños valientes recibieron su regalo anticipado de Navidad (Foto: Suministrada y autorizada/VANGUARDIA)
Los pequeños valientes recibieron su regalo anticipado de Navidad (Foto: Suministrada y autorizada/VANGUARDIA)

Lea también: ¡Estómago lleno y corazón contento!, así es la labor social de la Posada del Peregrino en Bucaramanga.

Como este tipo de actividades son muchas las que realiza la Fundación Héroes y Valientes para promover el empoderamiento de la enfermedad más allá de la aceptación.

“Hacemos fiestas de cumpleaños, primeras comuniones, bautizos y hasta matrimonios. También capacitamos a los papás porque somos conscientes de que muchos deben renunciar a sus trabajos para dedicarse al cuidado de sus hijos. Por esa razón, propendemos porque tengan una oportunidad de generar ingresos”, explica Silvia.

De esta manera, los lazos de amor que ha ido construyendo Héroes y Valientes para ayudar a quienes más lo necesitan, actualmente benefician a alrededor de 240 familias en Bucaramanga.

Los héroes de los sueños

Sin lugar a dudas, el pilar que mueve la causa social de Héroes y Valientes es su incansable lucha por cumplir los sueños de los niños con cáncer.

Algunos valientes desean conocer el mar, otros quieren que su cantante favorito los visite e incluso, hay quienes simplemente sueñan con una gran fiesta de cumpleaños. Sin embargo, nada es poco ni mucho para ellos, pues cualquier ilusión les significa un gran triunfo.

“Siempre he dicho que cumplirle el sueño a un niño es una inyección de vida. Si su deseo más grande se hace realidad, se sienten poderosos, la vida les cambia. Son muchos los testimonios que dan fe de la transformación del antes y el después para ellos. Con orgullo puedo decir que todo el esfuerzo que implica vale la pena”, afirma Silvia.

Y es que, la vocación que tiene el gran ‘staff’ de héroes de la fundación ha traspasado las fronteras para cumplir los sueños de valientes que se encuentran en otros lugares del país. Cabe recordar el reciente caso que dimos a conocer en Vanguardia. Un sueño hecho realidad: Jessi Uribe conoció a la pequeña valiente Jarith Juliana.

“El mejor aprendizaje que deja esta labor es que siempre hay algo para dar. Cumplir el sueño de Jarith fue toda una travesía, pero fue muy lindo ver como ella y otros más a quienes visitó Jessi Uribe, se sintieron muy felices”, cuenta la directora de la fundación.

¿Cómo logran estos héroes de los sueños cumplir con sus misiones de llevar sonrisas a los niños enfermos? Pues bien, el ‘súper poder’, según cuenta Silvia, está en el arduo trabajo de difundir sus obras sociales por medio de las redes sociales.

“Son nuestra herramienta más efectiva para conseguir donaciones. No tenemos apoyo del gobierno o de alguna empresa, así que una de mis principales tareas a diario es publicar en las redes sociales, enviar mensajes de difusión a los contactos de Whatsapp. De esta forma es que hemos conseguido que las personas se interesen por apoyar nuestra causa”.

Actualmente, Héroes y Valientes realiza las campañas ”Cobijemos con amor” y “Vestir con una sonrisa”, con motivo de alegrar la Navidad de los niños de la fundación. La idea es regalarles a los pequeños una muda de ropa nueva. Quienes deseen, pueden apadrinar un niño para vestirlos con sonrisas.

“Queremos llevar calor a los niños del Hospital Universitario. Nuestra meta es recolectar 100 cobijas, ya tenemos un patrocinador pero necesitamos que nos ayuden a llenar de ‘likes’ la publicación de la campaña y seguir las cuentas que mencionamos”.

Y cómo no puede faltar la celebración navideña, la fundación se alista también, para realizar una gran novena navideña con los pequeños valientes y sus familias.

“Haremos una novena navideña muy especial para hacer entrega de los regalos a los niños. Queremos que muchas personas hagan parte de la celebración porque es el momento en el que damos gracias a Dios por todas las bendiciones del año, pero también nos llenamos de alegría y fe para recibir el año nuevo”, concluye Silvia muy entusiasmada.

Tras conocer el impacto que genera la labor social que realiza Héroes y Valientes, un mensaje muy valioso queda de enseñanza. Un corazón dispuesto a servir puede hacer grandes cosas, puede cambiar vidas y, de alguna, es una luz de esperanza para aquellos que sienten que todo está perdido.

Si usted desea aportar algo para que estos valientes y sus familias tengan una Navidad inolvidable, puede comunicarse al móvil 318 3934241 o contactarlos en sus redes sociales como fundacionheroesyvalientes.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad