jueves 06 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Construyeron colegio en Girón, pero no opera por falta de docentes

La Secretaría de Educación de Girón aseguró que hay déficit en la planta de docentes del sector oficial, tras la ampliación de los cupos escolares que se logró con la apertura de los siete nuevos megacolegios.
Escuchar este artículo

Los 1.265 estudiantes matriculados en la Institución Educativa Nuestra Señora de Belén, ubicada en el sector de Puerto Madero, en Girón, cumplen dos semanas sin asistir a clase. La Administración Municipal decidió abrir las puertas de esta nueva infraestructura educativa, sin contar con una planta docente asignada por el Ministerio de Educación.

Juan José Gómez, secretario de Educación de Girón, explicó que actualmente se registra un déficit en la planta de maestros oficiales, que se agravó con la puesta en marcha de los siete megacolegios que se entregaron en la pasada Administración. La matrícula pasó de 21.700 estudiantes a 23.800.

Para que opere ‘Nuestra Señora de Belén’ se requieren de 45 docentes. Sin embargo, como aún no hay respuesta del Ministerio frente a este tema, el Municipio tomó la decisión de contratar la prestación del servicio con una entidad privada, más exactamente con Fe y Alegría Regional Oriente. Se busca, señala el funcionario, que no se afecten los procesos educativos de los menores.

Lo que pudo establecer Vanguardia es que esta determinación no cayó muy bien. Generó malestar entre los educadores de la localidad, quienes advirtieron presuntas inconsistencias sobre esta acción.

Lea también: Control a parrilleros y carril exclusivo, propuestas de transportadores

Jornada de manifestación

En la mañana de este miércoles, justo un grupo de docentes, acompañados por el Sindicato de Educadores de Santander, SES, protagonizó un plantón en el Casco Antiguo de Girón.

Sandra Jaimes, presidenta del SES, quien estuvo presente en la jornada, dijo que “se rechaza la concesión que se estableció con la entidad privada. Este es un camino a la privatización. No aceptamos que la educación pública se privatice. La educación tiene que ser administrada por el Gobierno Municipal”.

“Estamos de acuerdo con que se modernicen las plantas educativas, pero el dinero no debe ser entregado a una entidad privada. El jueves (6 de febrero) tendremos una asamblea con todos los educadores de Girón para rechazar este acto de privatización”, acotó Jaimes.

Ciro Alfonso Cruz Rivera, fiscal del Comité Municipal del SES en Girón, manifestó que no comparte la reciente decisión tomadas por el Municipio sobre la manera cómo va a operar el colegio ‘Nuestra Señora de Belén’.

“Denunciamos ese contrato de concesión subrepticiamente. Lo rechazamos porque estos contratos lo que hacen es entregar la educación, como un negocio, al sector privado. De esta manera se desmejoran las condiciones de calidad de la educación. Una entidad religiosa va a contratar por semestres, años o días a los educadores y eso no va a garantizar la continuidad del servicio educativo”, precisó.

Javier Flórez, también del SES Girón, a través de una comunicación escrita, expresó que “es indignante y demuestra un estilo que desdice mucho de los mecanismos y las estrategias que se están manejando en la administración del sector educativo de Girón. Notamos con suma preocupación la forma particular como se aplica el Decreto 1851 de 2015. Se violan por completo los requisitos generales a nivel de demostración de insuficiencias, certificación del MEN, presentación del plan de contratación, ni siquiera sabemos dónde está el certificado de disponibilidad presupuestal”.

No obstante, en un informe sindical, también firmado por Flórez, se subraya que en 2009, “la UT San Ignacio de Loyola - Fe y Alegría asumió el colegio Mario Morales Delgado (ubicado en Ciudadela Nuevo Girón) en Concesión por 12 años. Esto representó que Girón perdiera 1.200 estudiantes de matrícula oficial, se perdieran 12 años de recursos de gratuidad y dineros por concepto de calidad educativa”.

¿Cese de actividades?

El Sindicato para frenar la ejecución del contrato convocó al cese general de actividades escolares durante los días 5, 6 y 7 de febrero.

Este llamado fue rechazado por la Alcaldía de Girón, a través de circular donde advierte que “las manifestaciones carecen de legalidad y en consecuencia los directivos docentes y docentes de las instituciones educativas que promuevan el cese de actividades y, en virtud de ella, obstaculice la prestación del servicio educativo (...) serán sujetos de las medidas disciplinarias respectivas”.

El encargado de esta dependencia, Juan José Gómez, insistió en no entender “el por qué de la protesta, sí a los docentes de planta de Girón no se les está vulnerando los derechos, tampoco se les están desmejorando sus condiciones, ni reduciendo la planta. Por el contrario, evidenciamos que desde años anteriores se viene luchando para tener la ampliación, pero no se ha podido”.

Lea también: Estudiantes de un colegio de Girón deben turnarse los salones de clase

Contratación con un privado

El funcionario, no obstante, aseguró que pese a que se realizaron algunos ajustes y traslados, ya que incluso la Institución Educativa Gabriel García Márquez tampoco tenía profesores para bachillerato, los esfuerzos no alcanzaron.

“El colegio (Nuestra Señora de Belén) no va a dejar de ser oficial, ni a los estudiantes se les va a cobrar la matrícula. Pero al no tener docentes, nos vimos obligados a hacer uso de las herramientas jurídicas que la ley nos permite. Contratamos una concesión religiosa para que nos aporten los elementos de la canasta que no tenemos, es decir, la planta docente. Se les pagará con los mismos recursos del Sistema General de Participación que se asignan por matrícula, trasladaremos los recursos según el número de niños matriculados en el colegio”, acotó.

Colegio Nuestra Señora de Belén

Esta es una de las nuevas instituciones que entraron a formar parte del sector educativo oficial de Girón. No existía y fue construida entre la Alcaldía y el Fondo de Financiamiento para la Infraestructura Educativa, Ffie, tras una asignación presupuestal que superó los $12 mil millones, de los cuales $6.400 millones fueron aportados por el Gobierno Nacional y el restante por la entidad territorial.

La obra se adelantó sobre un área de 5.492 metros cuadrados, de un terreno localizado en el barrio Puerto Madero. El diseño aprobado contempló 30 aulas, una biblioteca, un aula de bilingüismo, cuatro aulas polivalentes, taller de dibujo técnico y artístico, un aula múltiple, comedor, cocina, zona administrativa, 50 baterías sanitarias y zona recreativa.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad