lunes 03 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Estudiantes de un colegio de Girón deben turnarse los salones de clase

La Secretaría de Educación de Girón aseguró que el problema quedará resuelto antes de que finalice la segunda semana de febrero. Eso sí, los elementos con los que se dotará la nueva infraestructura educativa no se entregarán nuevos.
Escuchar este artículo

La falta de pupitres obligó a los padres de familia y a las directivas de la Institución Educativa Diana Turbay Quintero, ubicada en el sector de Malpaso, en Girón, a implementar una especie de ‘Pico y Placa’, con el fin de que los estudiantes no reciban sus clases sentados en el suelo.

De acuerdo con un letrero informativo que está pegado en la puerta de acceso al colegio, desde el pasado lunes 27 de enero, los menores deben turnarse los salones porque los existentes no son suficientes para albergar a toda la población matriculada. En promedio, por día, cinco cursos no asisten a sus jornadas académicas como se debería ante la incapacidad de garantizar la jornada única.

La situación, de acuerdo con información suministrada, se presenta desde que la Administración Municipal anunció la construcción de nuevas aulas para la implementación de la jornada única, sin prever el mobiliario que se requería para cumplir con el objetivo.

Elvia Peña, presidenta de la Asociación de Padres de Familia del Diana Turbay Quintero, explicó que “son 16 grados los que se tienen en la institución (desde preescolar hasta undécimo), pero solo se cuentan con 12 salones disponibles para dictar clases. Esto implica que hay niños que solo asisten al colegio dos o tres veces a la semana, según lo que se fijó en el horario”.

Lea también: Metrolínea hará ajustes para atender quejas del sur de Piedecuesta

Para Peña, el principal inconveniente de todo este asunto se debe a que “aún no se ha recibido la segunda planta. La entrega ha estado programada para diferentes ocasiones y no se ha hecho; tampoco está asegurada la dotación de pupitres, de tableros, de ventiladores, de escritorios para los docentes, ni de computadores”.

Al respecto, otros padres de familia, quienes dejan en evidencia su descontento con lo que sucede con sus hijos, recordaron que el año pasado, para resolver el problema, lo que hicieron fue aceptar la doble jornada, pese a que allí está determinado el horario de jornada única que va desde las 7:00 a.m. hasta las 3:00 p.m. Sin embargo, para este 2020 no se le dio continuidad a dicha disposición, porque consideraron que fue “desgastante” para todos (padres de familia, estudiantes y docentes).

Por otro lado, rechazaron la presunta pérdida de las raciones alimentarias que están incluidas dentro del Programa de Alimentación Escolar. Si bien todos los niños y jóvenes allí están beneficiados y diariamente reciben el almuerzo, cuando no asisten a clase no se les entrega.

“Mobiliario de segunda”

Son 515 menores los afectados con las inconsistencias de un proyecto que pretendía brindar calidad educativa.

Por esta razón, admite la Presidenta de la Asociación de Padres de Familia, es que se ha intentado buscar respuestas en la Alcaldía.

Lo último que les dijeron es que el 14 de febrero ya estaría terminada la nueva infraestructura y dotada. “Dijeron que nos dotarán con mobiliario de segunda. O sea lo que medio sirva de los otros colegios, es lo que van a traer para el Diana Turbay. No estamos de acuerdo y no entendemos por qué a este colegio nunca han llegado con elementos nuevos”, acotó.

Lea también: ¿Tala de árboles por construcción de vía incidió en la emergencia de Floridablanca?

¿Qué dice la Alcaldía de Girón?

Juan José Gómez, secretario de Educación de Girón, explicó que el predio donde funciona este colegio oficial no es del Municipio y es el único que presenta esta característica. Una parte está en comodato entregado al Municipio y la otra parte está arrendada, pues el Municipio le paga a la Junta de Acción de Comunal. Por ello cuando se habla de inversión pública allí, el tema se vuelve complejo.

Actualmente, dice el funcionario, hay dos situaciones particulares con este colegio: la dotación y la terminación de la obra que fue acordada entre la Administración pasada y la Junta de Acción Comunal.

“El Municipio generaba una inversión a través de la entrega de unos materiales y la comunidad garantizaba la mano de obra para construir los salones en la parte que está en comodato. La obra estaba pendiente por culminar, porque faltaban algunos materiales, pero ya fueron entregados a la Junta. En cuanto a la dotación, podemos decir que los recursos que llegaron por parte del Ministerio de Educación Nacional solo pudieron ser utilizados en los megacolegios que se construyeron (entre el ente territorial y el Fondo de Financiamiento para la Infraestructura Educativa)”, indicó Gómez.

Según cuentas oficiales, el Diana Turbay requiere cerca de 300 pupitres, 40 ventiladores y 9 tableros para retornar a la normalidad académica en jornada única.

“Asumimos el compromiso de dotarles los salones antes del 15 de febrero. Tenemos unos pupitres que quedaron de los colegios que fueron dotados en la Administración pasada, son pupitres en muy buen estado. No podemos prometerles pupitres nuevos en este tiempo porque no los hay. No podemos permitir que nuestros niños no utilicen la infraestructura nueva”, concluyó el secretario.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad