sábado 26 de febrero de 2022 - 12:00 AM

La nueva vida de Dylan, el niño ‘milagro’ de la avalancha de Piedecuesta

Tras dos años de la tragedia que enlutó a los piedecuestanos, un bebé que fue rescatado con vida del lodo se convirtió en el símbolo de esperanza de este suceso.

Entrada la madrugada del 26 de febrero de 2020, cuando la lluvia arreció y las aguas de la quebrada Grande y el río Manco de Piedecuesta tomaron la fuerza suficiente para arrastrar toneladas de lodo y piedra, arrancó la tragedia para una familia de la zona.

Mientras la tormenta se desataba con furia, en una vivienda de la vereda El Guamito se resguardaba la familia conformada por Ingrid Hernández, Fabián Jaimes y los pequeños Andrey Fabián de cinco años, Tatiana de tres y Dylan Matías, que en aquella fecha alcanzaba los ocho meses de nacido. La cantidad de material de arrastre que descendió de la montaña sepultó la edificación y arrastró a cuatro de las cinco personas que se encontraban dentro, exceptuando a Fabián, el padre de los pequeños.

Detalles del hallazgo

En entrevista con Vanguardia, María Liliana Jaimes, abuela del menor narró detalles de lo sucedido esa fecha y afirmó que “yo vivía en Lebrija. Cuando me avisaron eran las 3:00 a.m. Cogimos un carro, nos fuimos para el lugar y sobre las 7:30 a.m. me encontré con mi hijo”.

Jaimes Porras dijo que los pobladores de la zona salieron en busca de las personas desaparecidas y sobre las 8:15 a.m. de ese día, el llanto débil de un pequeño alertó a dos pobladores de la zona quienes al buscar entre los vestigios de la avalancha hallaron a un bebé que se encontraba cubierto de barro.

Lea también: La persistencia de una humilde mujer para lograr una vivienda digna en Santander

“Fabián, Fabián, encontraron a Dylan” gritó Jaimes Porras, al tiempo que afirmó que “mi hijo salió corriendo, se resbaló, se levantó y agarró a Dylan y lo abrazó. Luego me lo entregó y yo salí corriendo a lavarte la carita con agua que echamos en una jarra”.

Ante la ausencia de autoridades, en ese momento en la mencionada zona, doña Liliana dijo que “Fabián se fue con el niño en una camioneta de un vecino. Cuando llegaron a la autopista, en cercanías a la estación de servicio Transpiedecuesta, se les atravesó una camioneta de la Defensa Civil, que trasladó al niño hasta la Clínica del municipio”.

Pese a la magnitud de la tragedia, el parte médico de la salud del niño fue de un politraumatismo leve a moderado con hemorragia y un cuadro de neumonía que fue tratado con antibióticos durante cerca de siete días. A los 12 días de la tragedia, el bebé salió del centro asistencial junto con su padre.

El niño que sobrevivió para aplacar el dolor de una familia

La nueva vida de Dylan, el niño ‘milagro’ de la avalancha de Piedecuesta

Pese que padre e hijo sobrevivieron, no ocurrió lo mismo con Andrey Fabián, de cinco años, quien fue hallado sin vida cerca de 20 kilómetros abajo del sitio de la avalancha, el 29 de febrero de 2020. Por su parte, Ingrid Hernández, madre de los niños, fue encontrada cerca al río de Oro de Girón en mayo de 2020. No obstante, de quien aún no se tiene noticias es de Tatiana, la pequeña de tres años que aún no ha sido localizada.

La abuela paterna del pequeño asegura que “Dylan es un milagro de vida, la mano de Dios puesta sobre nuestra familia. Quien tenía menos posibilidades de sobrevivir a tanta tragedia fue quien Dios decidió dejar para ser la fortaleza de su padre”.

Videos: Una granada y once celulares encontró la Policía en la casa del homicida de Nickol Valentina

La mujer aseguro que “el primer año fue el más difícil. Mi hijo tuvo muchas crisis por la pérdida de su esposa y sus hijos, pero lo más importante es que esto nos sirvió para unirnos más como familia, para darnos cuenta que a Dylan tenemos que darle lo mejor y sacarlo adelante”.

Le puede interesar: Dylan está estable: el reto ahora es volver a empezar

Liliana Jaimes y sus hijas se convirtieron en el nuevo hogar de Dylan, quien ahora reside en un apartamento del barrio Edimar de Piedecuesta mientras su padre sale a trabajar semana a semana en una finca avícola en La Mesa de Los Santos.

Jaimes Porras confesó que lo más difícil ha sido “decirle a Dylan que su mamita y sus hermanos están en el cielo. Tenemos que prepararlo para cuando ya el entienda las cosas contarle realmente todo lo que sucedió “.

Sin embargo, Dylan Matías es un niño muy juguetón, sus rizos dorados brillan como la luz que irradia, le gustan los animales, los juguetes pequeños, montar en bicicleta y moto, comer helados y le permitió a doña Liliana volver a ser madre.

El niño está próximo a cumplir tres años, el próximo 1 de mayo, y el proyecto que esta familia tiene para con él es “que estudie, que se prepare, que sea alguien en la vida, cumplir sus sueños, ser feliz con lo que Dios lo dejó y ser criado con muchos valores, porque él vivió para unir a dos familias que por una tragedia se desunieron”.

La familia, en ocasiones, regresa al lugar en el que se encontraba la casa en la que habitaban, guardan aún la esperanza de que dos años de aquel fenómeno natural se encuentre a la niña desaparecida, aún con vida o hallar sus restos para cerrar el capitulo que los enlutó aquel 26 de febrero.

Según cifras oficiales, el desbordamiento del río Manco y la quebrada La Grande, en esa ocasión dejó como saldo la muerte de cinco personas y cerca de 1.100 damnificados en 29 veredas de Piedecuesta.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Image
Milton Velosa

Comunicador social - periodista egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Llega a Vanguardia en el 2012 al equipo web, trabajando en temas de movilidad e infraestructura. Ganador del premio departamental de periodismo Luis Enrique Figueroa en la categoría mejor trabajo audiovisual para internet, en los años 2016 y 2021 y del Premio Silvia Galvis 2021.

@milvelosa

mvelosa@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad