miércoles 25 de septiembre de 2019 - 4:20 PM

Mono que llevaba cinco años en cautiverio fue rescatado en Piedecuesta, Santander

Un mono cariblanco fue entregado al Grupo de Fauna de la Cdmb, luego de que su propietaria tomara conciencia de la importancia de que estuviera en su hábitat natural. Ahora se encuentra en cuarentena bajo observación y cuidado del equipo médico del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre.
Escuchar este artículo

El pasado lunes 23 de septiembre, un mono cariblanco de la especie cebus albifrons, fue entregado a la Policía Ambiental y luego llevado al CAV de la Cdmb para su valoración y nueva adaptación a su hábitat.

Según comentó Felipe Chica, veterinario de la Cdmb, el animal era alimentado con comida casera, pan, leche y en algunas ocasiones frutas. Permanecía permanentemente en una jaula y solo en algunas ocasiones era sacado a pasear alrededor de la casa donde estaba cautivo.

“El mono llegó en una condición bastante aceptable, sin embargo, para la edad que tiene está bastante pequeño. Esto puede ser porque no haya sido alimentado bien durante la etapa de crecimiento o que hubiese tenido una enfermedad que no le permitió la correcta absorción de nutrientes”, explicó Chica.

El veterinario agregó que tras hacerle las primeras valoraciones al animal, no se evidencian signos de enfermedad ni de maltrato, tampoco muestra señales de agresividad. Sin embargo, sí presenta un alto grado de amansamiento, lo cual es un factor que entorpece y hace más largo su proceso de rehabilitación.

Lea también: En un día envenenaron 17 mascotas en Piedecuesta

“Es muy fácil aprender pero no desaprender, el animal ya estaba acostumbrado a esa condición de vida. El proceso de su rehabilitación puede tomar hasta 8 meses para evitar que contagie de posibles enfermedades a otros ejemplares cuando sea insertado en su hábitat”

Por otro lado, Felipe Chica hizo un llamado a la comunidad a tomar consciencia sobre la práctica de comprar o tener como mascotas a animales silvestres. Indicó que el tráfico de fauna es la tercera actividad ilícita más lucrativa a nivel mundial. Incurrir en este delito, puede acarrear con una multa de hasta 35 mil salarios mínimos o incluso pagar una condena de 18 meses de prisión.

“La rehabilitación de la fauna silvestre es un proceso costoso que incluso es más fácil extraer al animal de la selva que volverlo a introducir. Es importante que la comunidad entienda que comprando animales en la carretera, en vez de rescatar lo que está haciendo es propiciando que el cazador vuelva a cometer la práctica ilegal”, finalizó.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad