domingo 20 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

Reforma policial, ¿evita el abuso de la fuerza?

La alcaldesa Claudia López denunció ante la Alta Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, los abusos de los uniformados que habrían llevado a la muerte de diez personas en Bogotá.
Escuchar este artículo

La muerte de Javier Humberto Ordóñez, momentos después de que dos policías hicieran uso excesivo de descargas eléctricas en su contra, así como golpes, ha puesto nuevamente en el debate una posible reforma a la Policía Nacional.

Para muchos líderes de opinión y opositores políticos del Gobierno el tema debe ir mucho más allá de los anuncios hechos por las autoridades y se debe escuchar la voz de la ciudadanía que pide que estos actos no vuelvan a suceder.

Lea también: Ya son cinco los capturados en Bogotá por supuesta relación con actos vandálicos

Argumentan que se necesita una reforma de fondo alrededor de la potestad que tienen los miembros de la Fuerza Pública para actuar en contra de los ciudadanos y además, que sea más limitado el uso de herramientas como el taser, que fue la que utilizaron los dos policías involucrados en el caso.

Mejorar desde la incorporación

Y aunque hablar de reforma a la Policía no es nuevo, Henry Cancelado, profesor de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana, asegura que en “la policía son 180 mil hombres y mujeres que trabajan desde diferentes ramas, entonces cuando se escuchan propuestas desde lo político (y aprovechan este escenario para hacer populismo), la pregunta es ¿qué se está afectado? Porque nadie cuestiona los Gaula, la policía ambiental, la Fiscal y Aduanera o la aeroportuaria”.

Lo que se ha visto en Bogotá y otras ciudades, explica el profesor de la Javeriana, son los ataques a los CAI, la intervención del Esmad y de patrulleros, por tanto, son los miembros de la Policía que hacen parte de la seguridad y convivencia, ,lo que se tendría que mejorar.

En este orden de ideas, precisa Cancelado “hay que tocar el tema de incorporación porque la Policía tiene uno de los sistemas de formación más completos. El problema es más ético y viene desde la incorporación, por tanto hay que mirar a quienes y con qué afán la institución está incorporando porque si usted ya viene dañado es muy difícil que la institución le cambie las perspectivas”.

Propuestas desde el Gobierno

Tras los desmanes causados a raíz de las protestas en contra del abuso policial, desde el Gobierno se conocieron tres ejes para fortalecer el proceso de modernización y transformación que adelanta la Policía Nacional.

El Ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo explicó que el primer eje tiene que ver con el Servicio de Policía, sobre el cual se seguirá “trabajando en la implementación de la Política Marco de Convivencia y Seguridad Ciudadana para fortalecer el servicio al ciudadano en la calle y empoderar las regiones de Policía en el país”.

El segundo eje, Educación y Formación, y contará con el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo y las Naciones Unidas en los temas de prevención, promoción y protección de Derechos Humanos, para “adoptar la educación al nuevo contexto del país”.

El tercer eje, Transparencia e Integridad, que también contará con el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo, y se busca “referenciar las mejores prácticas internacionales y mejorar el proceso interno para que sea aún más transparente. Se hará una revisión de los procesos y protocolos en la actuación en el servicio de Policía”.

El cuarto eje, Gestión Humana, implica una “actualización de los protocolos de incorporación y de los procesos para mejorar la calidad de vida y bienestar para los policías”.

Y, finalmente, el quinto eje, Fortalecimiento Tecnológico y busca mejorar el acceso de información para permitir la interacción con el ciudadano.

Propuestas en el Congreso
Variadas son las opiniones de los congresistas con respecto a las reformas que deben darse dentro de la Policía Nacional, tanto como para regular el uso de la fuerza como para que exista mayor formación.
Uno de los proyectos, de acuerdo con la representante a la Cámara, Katerine Miranda, apunta a que “toda la policía tiene que estar educada en derechos humanos, y además se debe restringir el uso de las armas letales y no letales como los gases lacrimógenos”.
El representante a la Cámara, Inti Asprilla, presentó otro proyecto que asegura fue estudiado y elaborado durante meses con el objetivo de encontrar un consenso político y busca “frenar los abusos sistemáticos que se presentan por parte de uniformados de la policía contra los estudiantes, los vendedores informales, las mujeres trans y la ciudadanía en general”.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad