lunes 08 de marzo de 2021 - 12:00 AM

¿El inicio de la transición energética llevaría al fin del carbón?

Según las agremiaciones del carbón, el compromiso de la comunidad internacional contra el cambio climático pretende reducir las emisiones de CO2 y no acabar los combustibles fósiles, porque lo que contamina no es la molécula sino el proceso de combustión.
Escuchar este artículo

Hay quienes dicen que el carbón tiene los días contados, todo por el compromiso de la comunidad internacional contra el cambio climático. Sin embargo, el sector tiene una perspectiva diferente, especialmente cuando se habla de abrirle paso a la transición energética.

Aunque las energías renovables han aumentado su participación a nivel mundial, Carlos Andres Cante Puentes, presidente ejecutivo de Fenalcarbón, asegura que el mineral brinda confiabilidad y estabilidad que no dan las energías renovables. “El hecho de mantener prendidas las plantas de generación térmica a base de carbón nos permite garantizar la no intermitencia, lo que no tienen las energías renovables que dependen del viento y sol. Esa estabilidad no se garantiza por más avance en el cambio energético”.

Colombia produce los dos tipos de carbón existentes: térmico y metalúrgico. El primer mineral sirve para la generación de energía y el segundo, después de un proceso de transformación industrial, se convierte en coque metalúrgico, principal insumo para la producción del acero.

En materia de carbón térmico, es el quinto exportador mundial y el tercero en metalúrgico, a pesar que en los últimos tiempos ha enfrentado problemas con la minería al interior del país que afectó la producción: pasó de 77 millones de toneladas, en el 2019, a 56 millones, en el 2020.

Aunque La Guajira y Cesar son los mayores productores en el país; Santander logra una producción anual de 250 mil toneladas. El 91% se exporta como coque metalúrgico y el 9% térmico se utiliza en el país como generador de energía.

Para Cante el costo de la tecnología de las energías renovables indica que no todos los países pueden avanzar al mismo tiempo su transformación.

Los retos
Hasta 2019 el país se ubicó como el octavo productor de carbón en el mundo. Con la caída en la producción de 2020 perdió esa posición, pero aún no se tiene información del ranking, menciona Juan Camilo Nariño, presidente Asociación Colombiana de Minería, ACM. En cuanto a las exportaciones, es el sexto exportador después de Australia, Indonesia, Rusia, Estados Unidos y Sudáfrica.
El mineral tuvo sus años de gloria. En el 2011 se cotizó en US$102,35 la tonelada y en el 2016 logró la mayor producción: 91 millones de toneladas. En los últimos años, el precio y la producción han caído debido a la reducción de la demanda.
“Los precios han tenido una caída estructural vinculada a esos compromisos por lo que la cotización del mineral ha perdido valor. Sin embargo, no podemos desconocer que la generación energética a base de carbón seguirá siendo determinante en el plano mundial”, aseguró Nariño.
No obstante, en el tercer trimestre del 2020 el país alcanzó una producción de 11 millones de toneladas, lo que representó un incremento del 12% frente a la cifra reportada en el trimestre anterior (9,7 millones de toneladas), según cifras del Ministerio de Minas y Energía. Su cotización era de US$34,05 la tonelada.
Cante Puente señaló que el año pasado se exportó 3,5 millones de toneladas y se tuvo una facturación de US$1,3 billones.
Los más recientes estudios del Instituto de Energía del Mundo revelan que el carbón representará para el 2040, el 25% de la matriz energética del planeta. Además, la Asociación Colombiana de Minería establece que el PIB minero en 2021 crecerá 15% y el carbón tendrá una recuperación hasta producir más de 60 millones de toneladas.
En Europa y Estados Unidos la demanda de carbón ha caído cerca del 39%, con tendencia a una caída mayor por el compromiso de alcanzar la neutralidad de sus emisiones para el año 2050.
¿Ocaso de carbono?
Para Fenalcarbón y la ACM la contracción por la que pasa la producción de carbón no significa el fin de la industria.
“Este producto es materia prima para la industrialización del acero y en épocas cuando se habla de reactivación económica mundial, una gran proporción de los ejercicios para lograr este objetivo van a estar basados en infraestructura, metalmecánica, de vehículos y esto genera las posibilidades de una mayor demanda del acero y en la medida que existan, la producción de coque tendrá buenas expectativas y esperamos que también buenos precios”, aseguró el líder gremial.
Aunque Europa, que era un gran comprador del carbón nuestro está cambiando a otras energías, Nariño recordó que Colombia tiene una gran oportunidad con los países del sudeste asiático.
“La demanda del mineral ha cambiado su destino y lo seguirá haciendo, concentrándose en Asia. Tenemos una gran oportunidad para aprovechar de mejor manera nuestros recursos naturales. Contamos con más de 70 años de reservas que aún están pendientes de extraer”, precisó el presidente Asociación Colombiana de Minería.
Por su parte, Cante recordó que el compromiso de la comunidad internacional contra el cambio climático pretende reducir las emisiones de CO2 y no acabar los combustibles fósiles puesto que la molécula no contamina sino el proceso de combustión.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Image
Luisa Fernanda Ruiz Villamizar

Periodista de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro de Vanguardia desde 2009. En el 2016 empecé a cubrir la sección de Economía.

Desde estos espacios ha podido participar en trabajos premiados en Colombia y Santander como, Premio Departamental de Periodismo Económico de la Cámara de Comercio De Bucaramanga y Premio Periodismo Social, de Asocajas, en la categoría de Mejor Artículo de Prensa.

@lruiz07

lruiz@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad