viernes 12 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

En diciembre, los precios de la carne llegarían a $15 mil la libra

Los comercializadores de ganado reportaron que los corrales en los que se mantienen a las reses en espera están sucios y no hay agua para ellos. El decreto 1500 de 2007 genera conflictos por las exigencias de cadenas de frío de alta complejidad.

El sacrificio de carne de res sigue pasando sus días ‘grises’. De acuerdo con los comercializadores, en la planta de Colbeef existe una alta demanda de servicios para el matadero de ganado, lo que ha generado congestiones en el servicio.

Sumado a esta situación, según denunció Yerson Vargas, comercializador de carne, en Colbeef están dándoles prioridad a las grandes empresas, mientras que los pequeños productores locales quedan de últimos en la fila.

Cada día en esta planta se están sacrificando hasta 800 reses, de las cuales 500 son para abastecer a Santander. Durante la mañana de ayer, 11 de noviembre, los comercializadores de ganado esperaron largas horas para poder sacrificar el ganado.

“Para matar el ganado debemos llevarlo a las instalaciones un día antes del sacrificio, esto para que pueda reposar y después del proceso se debe dejar un día en cuarto frío”, explicó Vargas.

Ante el represamiento, Colbeef informó a los productores: “Teniendo en cuenta los tiempos y estadía de animales en corrales del lunes a hoy, se procede a alimentar el 100% y garantizarles bienestar”.

Normas estrictas

Desde el pasado 6 de noviembre, el Invima puso en cumplimiento estricto del decreto 1500 de 2007 que establece el reglamento técnico para la vigilancia sanitaria de las plantas de beneficio, desposte y desprese del país, donde hacen exigencias de cadenas de frío de alta complejidad.

Esta situación ha sido otro de los grandes inconvenientes para los comercializadores, ya que se generó un represamiento de ganado por dentro y por fuera de la planta.

“En la planta no saben qué hacer, colapsaron los corrales, sus cavas están llenas”, denunció un ganadero.

Según informaron los ganaderos santandereanos, debido a estas demoras han tenido pérdidas de hasta $600 mil diarios, por res, motivo por el cual han tenido que incrementar el precio al pesero, lo que posteriormente se refleja en el consumidor final.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Image
Luisa Fernanda Ruiz Villamizar

Periodista de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Miembro de Vanguardia desde 2009. En el 2016 empecé a cubrir la sección de Economía.

Desde estos espacios ha podido participar en trabajos premiados en Colombia y Santander como, Premio Departamental de Periodismo Económico de la Cámara de Comercio De Bucaramanga y Premio Periodismo Social, de Asocajas, en la categoría de Mejor Artículo de Prensa.

@lruiz07

lruiz@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad