viernes 26 de abril de 2019 - 12:00 AM

El Festivalito Ruitoqueño se muda al Centro Cultural del Oriente

La Fundación Armonía, organizadora del Festivalito Ruitoqueño, tomó la decisión de que este año, en su XXIX versión, se realizará en el Instituto Municipal del Oriente Centro Cultural del Oriente Colombiano y no en la Finca La Ruitoca, como venía sucediendo desde hace tres años.

Durante 25 años el evento se realizó en la finca Villa Leo, pero ante la petición de los participantes y el presupuesto para este año, el evento se trasladó al Centro Cultural del Oriente Colombiano.

“Nos costó mucho trabajo tomar la decisión, fueron 28 años entre 25 en Villa Leo, finca que fue nuestro hogar, nuestro hábitat y los 3 últimos en La Ruitoca, distintas pero parecidas en afecto, hospitalidad, amor por lo nuestro, en fin, nos quedan unos recuerdos imborrables, muchas anécdotas, aguaceros sin fin, como la gente le decía en broma y en serio: El Festibarrito”, cuenta Luis Carlos Villamizar Mutis, director coordinador general del Festivalito Ruitoqueño.

Villamizar explica que tuvieron en cuenta varias consideraciones para elegir al Centro Cultural del Oriente como su nueva sede, entre ellas que el Festival pasaría a formar parte de una actividad que se suma a las realizadas en el Centro Histórico de Bucaramanga, el hecho de que el Centro Cultural del Oriente sea Patrimonio Cultural de la Nación y la especial acogida de sus directivas.

Sin embargo, recalca la necesidad de que el festival reciba un apoyo más decidido: “el Ministerio de Cultura le otorga a festivales como El Mono Núñez, como Antioquia le Canta a Colombia, 100 millones de pesos cada año. Nosotros debemos participar en el Programa Nacional de Concertación que a veces, como en este año, no nos apoyan sin que medie explicación alguna que nos permita fortalecer o corregir lo que para ellos es débil”.

Dentro de las cuentas del festival, Villamizar explica que en los últimos 6 años, por ejemplo, el Instituto Municipal de Cultura y Turismo de Bucaramanga nos apoyó en promedio con 21 millones de pesos y la Casa de la Cultura Piedra del Sol con 7 millones, repetimos, en promedio.

“Son sumas importantes pero que no se compadecen con la labor que hacemos. ¿Por qué en el ámbito regional la gobernación no define auxilios fijos para, por ejemplo, los festivales que tenemos más de 20 años? ¿Lo mismo los municipios? Eso sería una muestra de respeto y reconocimiento por nuestro trabajo y el de muchos gestores culturales que sufren como nosotros estas vicisitudes, estos vaivenes que dependen de la sensibilidad del funcionario de turno, no de una política cultural clara y precisa de cuidar nuestro patrimonio”, concluye Villamizar.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad