jueves 20 de febrero de 2020 - 8:27 PM

Bebé murió en brazos de su madre venezolana quien atravesaba el páramo de Berlín, Santander

La mujer iba acompañada de varios familiares, entre ellos seis adultos y cuatro niños.
Escuchar este artículo

En brazos de su madre, una venezolana de 18 años, quien trataba de darle abrigo mientras realizaban una travesía por el gélido páramo de Berlín, un bebé de apenas dos meses falleció.

La mujer y diez personas más de su núcleo familiar, intentaban llegar a uno de los siete albergues que brindan atención a migrantes en la carretera entre Cúcuta y Bucaramanga.

El martes en la noche llegaron a Pamplona donde recibieron apoyo en el albergue Chirimoyas, pero la mañana del miércoles emprendieron camino hacia un albergue de franceses en el sector de La Laguna, a bordo de un vehículo que decidió darles la ‘colita’, como en la jerga popular llaman a llevarlos gratis.

Sin embargo, cuando ya habían recorrido muchos kilómetros, se percataron de que ya se habían pasado, así que se bajaron en la mitad del trayecto entre La Laguna y Berlín y decidieron emprender la ruta a pie, porque no hubo quien los transportara.

Bebé murió en brazos de su madre venezolana quien atravesaba el páramo de Berlín, Santander

Entre sus pasos ya cansados luego de caminar varias horas, y el frío que azotaba, la mujer notó que el más pequeño de sus hijos, a quien llevaba en brazos, sangraba por la nariz. Desesperada rogó por ayuda hasta que un vehículo la llevó hasta el Centro de Salud de La Laguna... El pequeño estaba asfixiado, su capacidad pulmonar no daba más.

Para José Luis Muñoz, miembro de la Red Humanitaria (conjunto de 12 asociaciones), no solo el frío fue la causa de esta muerte, una de las tantas que les ocurren a los migrantes, pero que no son registradas.

El frío, el estrés al que son sometidos estos niños, la desnutrición, enfermedades, debilidad pulmonar... Son tantas las causas; pero quizá la principal causa es que no se le da un tratamiento adecuado al tema de migrantes por parte del Gobierno Nacional, todos los quieren evadir, les hacen el quite con la excusa de que entre más los ayuden, más se vienen”.

En ese afán por salvar la vida del niño, una ambulancia lo trasladó desde La Laguna hasta Silos, pero a pesar de que intentaron reanimarla por más de 20 minutos, nada pudieron hacer para salvarlo.

La madre lo lloraba sin consuelo, estaba desesperada, tanto, que intentó acabar con su vida y tocó sedarla. Una enfermera tomó al niño en brazos y acompañada de la mamá y el alcalde del municipio, se desplazaron a Medicina Legal de Pamplona donde permaneció hasta que la Organización Internacional de Migración y la Agencia de la ONU para los Refugiados, entre otras, financiaron los gastos fúnebres.

Bebé murió en brazos de su madre venezolana quien atravesaba el páramo de Berlín, Santander

Desde este miércoles, el niño permanece en una funeraria a la espera de que la familia decida si realiza el sepelio en ese municipio o en Cúcuta.

Según informó Muñoz, a diario, entre 400 y 500 venezolanos atraviesan el Páramo de Berlín con el fin de llegar a los albergues y a Bucaramanga. Algunos lo hacen a pie, otro en ‘colita’.

En dicha ruta hay siete albergues y unas 25 organizaciones prestando atención a estos caminantes. “Desde hace tres años hemos escuchados muchas historias que no se registran, entre esas, decesos por el frío, atracos, colapsos, no solo en esta ruta sino en la Guajira, Arauca... Creemos que sumadas hay entre 30 y 40 muertes de este tipo que se registran como naturales, cuando la realidad es otra.

“Estas personas llegan a los albergues sin zapatos, sin abrigos, mareadas, desnutridas, débiles... El drama de dificultad es muy grande, ya es hora de que el gobierno le dé un tratamiento adecuado a esta situación”.

El dictamen médico para este bebé, fue muerte por broncoaspiración, aunque el realidad, muchos factores jugaron en su contra.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad