miércoles 08 de mayo de 2019 - 3:20 PM

Casos de ‘sicariato’ prenden las alarmas en Bucaramanga

Los ‘sicariatos’ ocurridos en los últimos 5 meses, han disparado las alarmas en materia de seguridad en Bucaramanga. Ajuste de cuentas y venganzas, según las autoridades, además de intolerancia, habrían disparado los crímenes.

Un dato curioso es que debido a que Bucaramanga es considerada una ciudad tranquila, las víctimas de los sicarios, quienes no tienen arraigo en la ciudad, habrían llegado a la capital de Santander buscando refugio y seguridad, pero esto no les ha servido de nada, pues los homicidas les siguen el rastro.

Tal es el caso de la mujer asesinada dentro de un bus, en el centro, en diciembre del año pasado. Había viajado desde el Eje Cafetero, como testigo protegida de la Fiscalía.

Entre tanto, sobre el ‘sicariato’ ocurrido el 21 de marzo en Cabecera, el comerciante de automóviles en Cartagena, Bolívar, por motivos personales que son investigados, había tomado la decisión de radicarse en la capital santandereana con su familia.

Finalmente, respecto al crimen ocurrido en Diamante II, la mañana de este martes, el hombre ya había sido víctima de una tentado en Cúcuta y actualmente residía en Cañaveral, Floridablanca.

Las dos últimas víctimas se desplazaban por la ciudad en vehículos blindados.

“No somos indiferentes sobre estos hechos, avanzaremos los buenos para derrotar a los malos. Esa intolerancia hay que vencerla, los dispositivos de seguridad están robustecidos con más de 700 hombres, buscando garantizar la tranquilidad en Bucaramanga y el área”, manifestó el brigadier general Manuel Antonio Vásquez Prada, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

La mataron dentro de un bus

El 21 de diciembre del año pasado, el Centro de Bucaramanga se paralizó. Una mujer, quien se movilizaba en un bus y amamantaba a su bebé, fue baleada por un sicario que se acercó por la ventanilla, en la calle 34 con carrera 19.

Aprovechando que el vehículo de servicio público se detuvo en un semáforo, un hombre se bajó de una motocicleta, se acercó a la ventana donde estaba la mujer y le disparó en dos ocasiones.

El sicario se dio a la fuga pero su rostro quedó grabado en las cámaras de vigilancia del sector.

La víctima: Natalia Andrea Galeano García, quien era una ficha clave que tenía la Fiscalía por el asesinato de cuatro personas en Pereira, Risaralda, durante el 2015.

Galeano recibía protección de la Fiscalía y estaba radicada en la capital santandereana, a donde llegó el sicario con el único objetivo de eliminarla.

El sicario, Nayib Hoyos Alzate, un policía pensionado, fue capturado en febrero, en Pereira, por estar vinculado a otro homicidio.

Hoyos Alzate, como sicario a sueldo, perteneciente a un grupo denominado Gao Cordillera, que delinque el Eje Cafetero, viajó desde Pereira hasta Bucaramanga pues sabía que en esta ciudad se refugiaba Natalia Andrea.

El 21 de diciembre del año pasado, en el Centro de Bucaramanga , una mujer fue asesinada en un bus.
El 21 de diciembre del año pasado, en el Centro de Bucaramanga , una mujer fue asesinada en un bus.

Lea también. Dos jóvenes fueron asesinados con arma blanca, en Girón

Crimen en Cabecera

El pasado 21 de marzo, en la carrera 35A con calle 54 del barrio Cabecera, en Bucaramanga, Edwin Javier Guarín Abril ingresaba a un restaurante cuando fue baleado por cuatro sicarios que se desplazaban en motos.

A las 11:36 de la mañana, Guarí, su esposa y su hijo, llegaron en una camioneta blindada con el fin de almorzar en un restaurante de la zona.

Madre e hijo se adelantaron e ingresaron al establecimiento, mientras que el comerciante se quedó atrás.

Justo cuando Edwin Javier descendió del vehículo y procedía a entrar al restaurante, fue interceptado por cuatro sujetos armados que se movilizaban en dos motocicleta.

La víctima, al observar a los gatilleros que portaban chaquetas negras, intentó huir; sin embargo, sólo alcanzó a dar unos pasos antes de que sus verdugos accionaran las armas.

Fueron en total nueve los impactos de bala que recibió Edwin Javier.

Atentado del pasado 21 de marzo, en la carrera 35A con calle 54 del barrio Cabecera.
Atentado del pasado 21 de marzo, en la carrera 35A con calle 54 del barrio Cabecera.

Lea también. A la cárcel presuntos sicarios que atentaron contra una mujer en el barrio Caldas, Floridablanca

Lo asesinaron saliendo del gimnasio

La mañana de este miércoles, de nuevo, los sicarios entraron en acción. Eduardo Enrique Sánchez Torres, un comerciante de 52 años, fue interceptado por un hombre que, simulando ser cliente de un gimnasio, esperó a que Sánchez Torres saliera de un centro de acondicionamiento deportivo y le disparó en tres oportunidades, con una pistola con silenciador.

Ocurrió en la calle 87 con 25, del barrio Diamante II, en Bucaramanga.

Según las primeras versiones, Sánchez Torres, había sido víctima de otro atentado en Cúcuta, el pasado 19 de marzo.

Según lo registró el periódico La Opinión de Cúcuta, ese día, a la 1:05 de la tarde, Eduardo Enrique se desplazaban en un Mazda 3 por la avenida Los Libertadores, acompañado por otro hombre, cuando un sicario en moto se acercó por el costado izquierdo y disparó contra los ocupantes, con una pistola 9 milímetros.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad