martes 25 de enero de 2022 - 12:00 AM

Comerciante resultó muerto en el robo de su camión por la vía Girón - Zapatoca

En el proceso de levantamiento de la víctima no habrían detectado aparentes heridas, más que la de un golpe en la cabeza.

Un robo que parecía ‘fríamente calculado’ se salió de control en zona rural de Girón, dejando a Fernando Monsalve sin vida y cuatro presuntos responsables capturados.

Monsalve, de 54 años, conducía un camión de estacas cargado con café, pimentón y verduras, por la vía desde Zapatoca.

Su esposa lo acompañaba en la ruta que habría hecho durante los últimos 30 años para ganarse el sustento, trayendo provisiones para vender a Centroabastos, el Norte de Bucaramanga y hasta en Barrancabermeja.

Pero por avaricia ladrones lo interceptaron pasando el puente de Zapatoca, en jurisdicción de la vereda Chocoa, donde se encontró un carro Hyundai blanco parqueado en el carril derecho.

Era una trampa

El comerciante trató de pasarse al carril izquierdo para adelantarlo, pero los ocupantes de aquel vehículo lo esperaban y en ese momento se les atravesaron para bloquearle el camino.

Era un auto de placas KJT-102 robado la noche anterior en el barrio Lagos 3 de Floridablanca. Se bajaron tres delincuentes haciendo disparos al aire para intimidar a Fernando y a su esposa.

El asalto lo habrían presenciado además los conductores de dos motos que de forma casual pasaban.

Los cuatro fueron llevados con amenazas hasta una alcantarilla para amarrarlos, pero tal vez en alguna acción de resistencia Monsalve habría sido golpeado en la cabeza.

Eso lo habría dejado inconsciente, dando sus últimos respiros. A todos los ataron de manos y pies, a excepción de la mujer, a quien solo le habrían amarrado las piernas.

Luego, uno de los hampones se acercó a exigirles que se quedaran quietos en aquel hueco, sin hacer nada por una hora. “Alguien estará vigilándolos mientras tanto”, les advirtió. Solo era una treta para mantenerlos inmóviles mientras huían con el camión cargado de mercancía.

Lea también: Asesinan a un joven en el barrio Buenos Aires de Bucaramanga

Lo vieron morir

Con angustia los testigos habrían notado las extrañas bocanadas de aire que tomaba don Fernando mientras agonizaba, sin poder auxiliarlo.

Su esposa se habría zafado de las ataduras, liberando a los motorizados para ir en busca de ayuda; pero don Fernando había fallecido.

Después, la desconsolada esposa y los motociclistas fueron trasladados a la Clínica de Girón, mientras el grupo de criminalística pasaba en sentido contrario a realizar el levantamiento.

El destino los ‘delató’.

Al tiempo, la huida de los delincuentes se complicaba. Por el barrio Nuevo Girón uno de los responsables pasó con el camión como si nada, pero los tres sujetos del Hyundai se vieron en problemas al encontrarse con un operativo de verificación de antecedentes.

Como iban en un carro robado no se detuvieron cuando las autoridades les hicieron señales. De inmediato, los agentes reportaron el hecho al CAI de Nuevo Girón para que se prepararan para interceptarlos.

Un uniformado se paró en mitad del camino cuando los vio acercándose y les apuntó con su arma de dotación. Eso habría puesto nervioso al conductor, quien en su maniobra terminó de golpe contra el muro de una cancha.

Fue suficiente para reducirlos y esposarlos, no solo por ir en un vehículo hurtado sino porque adentro tendrían una pistola y un revólver calibre 38 milímetros.

Como estaban aturdidos y con aparentes lesiones, fueron remitidos a la Clínica de Girón, donde precisamente habían ingresado sus otras víctimas.

El destino preparó todo para que fueran reconocidos por la esposa de Fernando, quien los señaló de forma directa: “¡Ellos fueron!”.

El cuarto sospechoso fue detenido junto al camión de estacas, cuando se movilizaba por la vía a Chimitá. Huía con la carga por la cual le robaron la vida a Monsalve.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad