domingo 06 de septiembre de 2020 - 12:00 AM

“Black Lives Matter”: ‘Puño en alto’ contra el racismo

La muerte de George Floyd (asfixiado) y los siete disparos que recibió por la espalda Jacob Blake y que lo dejaron parapléjico son dos casos emblemáticos recientes del abuso de policías blancos a hombres negros desarmados, reflejo de un pasado racista que lleva acumulando tensiones. El movimiento BLM sale a las calles a reclamar justicia e igualdad.
Escuchar este artículo

En los últimos cinco meses “Black Lives Matter” (“Las vidas negras importan”) ha estado en boca de todos.

Un movimiento de protesta social que ha ‘resucitado’, después de que en 2013 irrumpiera de forma espontánea en redes sociales como un hashtag, luego de la absolución de un policía blanco por la muerte del adolescente negro desarmado Trayvon Martin, en Sanford, Florida.

BLM, como también se hace llamar por sus siglas, defiende la causa de “un mundo donde las vidas de los negros ya no sean sistemáticamente objetivo de muerte”, reza en su portal web.

Lea ademas: EE.UU. ‘no puede respirar’

Su símbolo: Un puño cerrado y levantado en señal de solidaridad, resistencia y desafío, que al ritmo de la consigna “las vidas negras importan”, lucha contra el racismo sistémico de un país donde una persona tiene el doble de probabilidades de morir en un enfrentamiento con la Policía si es afroamericano.

Alejandro Bohórquez-Keeney, docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Javeriana, concibe a BLM como una verdadera “revolución” a la hora de materializar el descontento social por la profunda discriminación y desigualdad racial en EE.UU.

Pero hace énfasis en que la idea sobre todo, es generar un cambio en las condiciones de vida de los afroamericanos, minoría que representa cerca del 16% de la población de ese país.

A pesar de ciertas manifestaciones violentas en las protestas, Bohórquez-Keeney lo cataloga como un movimiento actual en el tema del uso de redes, y de propaganda para impulsar y reivindicar sus ideas en el imaginario colectivo estadounidense.

Sin embargo, reconoce que casos mediáticos como el de George Floyd o Jacob Blake, víctimas recientes de abuso policial y que han dado a pie a una ola de protestas sin precedentes en Estados Unidos, resultan insuficientes.

También aquí: Se intensifica la ola de protestas raciales en Estados Unidos

“Los escándalos van y vienen, tienen que darle mayor continuidad a sus protestas y establecer metas claras de lo que se quiere lograr”, opina el experto, recordando las luchas que se han librado durante siglos en una nación que arrastra aún el lastre de la esclavitud en su sociedad.

Allí está justamente el reto, enfatiza el docente universitario.

Para él, “hay mucha resistencia por parte de la población blanca estadounidense”, que es mayoría (60%) en un país con alrededor de 332 millones de habitantes.

Igualmente Bohórquez-Keeney analiza otro elemento. La forma como el tema mediático está cada vez más presente en el manejo político del movimiento de protesta social.

$!“Black Lives Matter”: ‘Puño en alto’ contra el racismo

Con esto se refiere a como retratan como justificadas las acciones de hecho, llámese vandalismo o violencia, precisamente por parte de los detractores del Black Lives Matter, quienes aprovechan esto para mostrar a los activistas del BLM como “criminales y villanos”; y a quienes los rechazan como ciudadanos de bien y héroes.

La importancia del movimiento, es que ha sido capaz de poner en la agenda nacional el racismo sistémico e institucional que eran cosas, que hace un año solo las hablaba BLM, considera por su parte Juliana Martínez, experta en temas sociales y de género.

Para tener en cuenta: Policía mata al sospechoso de asesinar a un fan de Trump en Portland

El hecho de que candidatos presidenciales, deportistas, figuras de Hollywood y gente del común estén alzando sus voces sobre este problema en EE.UU. es una gran ganancia, destaca la docente de la American University de Washington D.C.

Martínez, agrega en ese sentido, que no solo ha tomado mucha fuerza, ha mostrado que sus estrategias están funcionando, “porque ya en Estados Unidos hay un cambio muy importante en la manera como la gente habla y entiende el racismo”.

Pero también resalta el que ese mensaje tenga eco en el mundo, y adquiera mayor impacto.

Desde el punto de vista de la protesta social, Carlos A. Pérez Espitia, investigador de la Escuela de Política y Estudios Globales John W. McCormack de la Universidad de Massachusetts en Boston (Estados Unidos) observa que en el país norteamericano se está generando un llamado al cambio, a través de la acción liderada por el movimiento Black Lives Matter, BLM.

“Se está experimentando un punto de inflexión en el cambio social que es tan raro de lograr en tan corto tiempo en una sociedad tan compleja como la americana”, subraya.

En este contexto, “la empatía hacia esta lucha ha tomado fuerza en toda la unión americana al igual que en el resto del mundo”, anota el experto, quien se atreve a señalar que incluso “Black Lives Matter pueda llegar a ser el mayor movimiento de la historia de Estados Unidos”.

Es tal el alcance del movimiento, que el 40% de los condados del país, es decir, 1.360, han tenido una protesta este año. Además, la mayoría de los condados que han tenido una protesta son mayoritariamente de blancos, ilustra Pérez Espitia.

Pero también advierte que esto ha creado tensión en la sociedad estadounidense, polarizada en torno al tema, y donde el presidente Donald Trump ha incendiado las protestas, satanizando al BLM y aprovechando la coyuntura política de cara a las elecciones de diciembre próximo, y desviando la atención de otros temas clave como la pandemia del coronavirus.

$!“Black Lives Matter”: ‘Puño en alto’ contra el racismo
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad