martes 09 de noviembre de 2021 - 10:25 AM

Galería: Muere una mujer por hacerse un selfie en acantilado de Bélgica

La belga Zoe Snoeks recorría Europa acompañada de su esposo y retrataba los lugares que visitaban como una buena amante de la fotografía y la naturaleza.

Una mujer de nacionalidad belga, identificada como Zoe Snoeks, murió, el pasado martes, al caer desde una altura de 30 metros cuando intentaba tomarse una selfi al borde de un acantilado.

Además: En 13 años han muerto en el mundo 379 personas por hacerse selfis

Zoë Snoeks era una joven belga de 33 años que amaba viajar e inmortalizar los paisajes que visitaba, sin embargo uno de sus selfies le ha terminado costando la vida.

Su esposo, Joeri Janssen, quien era su principal acompañante en sus viajes, se encontraba con ella visitando un acantilado, llamado El Hérou, en Bélgica, cuando la joven se resbaló por el precipicio y murió a causa del impacto.

La pareja se casó en 2012 y, desde aquel momento, ambos disfrutaban de los paseos al lado de sus mascotas.

El accidente, según New York Post, ocurrió el pasado 2 de noviembre, en la localidad belga de Nadrin, donde la víctima y su pareja se encontraban de paseo.

Zoe le pidió a su esposo que sostuviera un momento los perros, pues estaba muy feliz capturando el momento en su celular. Él se volteó por unos segundos, pero cuando regresó no la encontró. “No vi ni escuché nada. Ni golpes, ni pedidos de auxilio o gritos”, comentó el esposo de la víctima.

$!Galería: Muere una mujer por hacerse un selfie en acantilado de Bélgica

El hombre recogió el celular, lo desbloqueó y vio que las últimas fotografías guardadas eran ‘selfies’ de su esposa al borde del precipicio.

“Desde el inicio de la pandemia, era nuestra pequeña costumbre conducir por Europa en nuestra camioneta y tomar hermosas fotos”, indicó Janssen.

Le interesa: ¡Increíble! La casa en Inglaterra que estuvo 12 años sin limpieza

El día de la tragedia planeaban ambos volver a su hogar, en la provincia belga de Limburg, pero antes decidieron tomar fotografías en una pequeña montaña llamada Herou.

“Lo que más me gusta es ir a donde nunca he estado”, se lee en la descripción de su cuenta de Instagram, donde la siguen más de 4.000 personas.

Ya en la cima, Snoeks le pidió a su pareja ocuparse de sus perros. Cuando este volvió la mirada hacia su esposa, ella ya no se encontraba allí.

Este accidente no es un caso aislado, ya que la Fundación iO ha revelado que desde 2008 estas prácticas han matado a 379 personas, una muerte por semana, la mayoría de ellas por caídas desde alturas, medios de transporte y ahogamientos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad