jueves 14 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Historias non sanctas

La polémica una vez más está servida, con una nueva publicación que muestra “la decadencia” en el corazón de la Santa Sede. Además, toca la fibra más sensible del Catolicismo: el Vaticano.

Un libro pone, de nuevo, el dedo en la llaga en torno a la presencia de homosexuales en el sacerdocio, los secretos sucios, las verdades a medias y las intrigas palaciegas que se entretejen en la Curia Romana.

Bajo el sugestivo nombre de “Sodoma”, la controvertida publicación del periodista francés Frédéric Martel expone el secretismo desde los seminarios hasta las puertas del Vaticano mismo.

Describe además, la homofobia más radical, la misoginia de los hombres de sotana, el drama del celibato, así como la lucha soterrada que libra el papa Francisco contra el establishment vaticano, especialmente por sus posiciones frente al homosexualismo y la pederastia.

Un libro de 570 páginas, documentado por 1.500 entrevistas realizadas durante cuatro años a los más altos cargos eclesiásticos: 41 cardenales, 52 obispos y monseñores, 45 embajadores papales o funcionarios diplomáticos, 11 guardias suizos y más de 200 sacerdotes y seminaristas.

Se destaca el caso puntual del fallecido cardenal colombiano y papable, Alfonso López Trujillo, quien durante cerca de 20 años ejerció como presidente del poderoso Consejo Pontificio para la Familia. En el libro se le acusa de contratar servicios sexuales de hombres mientras encabezaba una férrea campaña “anti-gay” desde las altas esferas del poder dentro de la Santa Sede.

Su paso por el Vaticano no estuvo exento de sobresaltos debido a las polémicas que generaron sus posturas ultraconservadoras, sino que en el Cónclave de 2005 fue decisiva su influencia para elegir, por encima del argentino Jorge Bergoglio, al alemán Joseph Ratzinger. Pero ocho años después Bergoglio llegó al Trono de San Pedro.

Y justamente es tomando como referencia el caso del cardenal colombiano, que “Sodoma” pone de manifiesto un patrón tácito, en el que cuanto más homofóbico es un religioso, más probabilidades tiene de ser gay; además de imponerse una especie de cultura en que los curas no encaran el abuso, o por otro lado, mantenían relaciones homosexuales de bajo perfil.

Le puede interesar: A Dios rogando

No se puede seguir ocultando

Si bien Primitivo Sierra, filósofo y formador de seminarios, considera que este tipo de publicaciones en muchas ocasiones sobredimensionan la verdad, reconoce que el problema de la homosexualidad es grande “porque no podemos ocultar que hay una realidad que hay que sacar a la luz para que se haga justicia”.

En ese contexto, insiste en la formación de los religiosos y que se tomen los correctivos, aludiendo a “una especie de despertar y una voz de alerta para que se tomen las respectivas medidas dentro de una Iglesia que viene cayendo en descrédito.

“No se ha actuado con transparencia, y eso hizo que el problema (abusos y homosexualidad) creciera y cuando no se corta de raíz, el problema aumenta, los obispos no tuvieron el carácter para enfrentar esos problemas”.

A su juicio, el papa ha encontrado mucha resistencia y ha tenido tropiezos por parte de los sectores más conservadores del Vaticano, lo cual lo atribuye a un origen latinoamericano, “ven con malos ojos que un papa surgiera desde fuera de Italia o de Europa: siempre han tenido ese celo”.

A este primer tropiezo, el experto dice que se le añade que Francisco, quien goza de un innegable carisma personal y un estilo revolucionario, “desde su episcopado en Argentina se mostró muy amigo de la verdad, de una Iglesia servidora y de una Iglesia humilde, porque cuando se afronta la verdad, la verdad sale a flote”.

Igualmente resalta que cuando el Sumo Pontífice hace frente a los escándalos de abusos sexuales, “eso causa cierto rechazo porque en el pasado, simplemente se ocultaban las cosas”, lo cual en su opinión es el camino correcto a seguir.

Lobby gay poderoso

Al referirse al tema, Hernán Olano, doctor en Derecho Canónico, señala que “la homosexualidad en la Iglesia, Dios llama a cada uno de nosotros, ya sea homosexual o heterosexual, a castidad, de acuerdo a las circunstancias de nuestra vida. La Iglesia está aquí para ayudarnos a todos a vivir en la luz de la verdad”.

En cuanto al presunto complot contra el papa a quien los sectores más conservadores de la Santa Sede cuestionan por su posición más blanda sobre la homosexualidad, como se menciona en el libro “Sodoma”, el experto reconoce que existe un lobby gay que el mismo Francisco tiene identificado.

“Es tan poderoso como las mismas sectas masónicas a las que pertenecen algunos clérigos, como lo era en Colombia monseñor Rudesindo López Lleras”, subraya Olano.

Igualmente calificó como poderoso el mensaje del papa al inicio de su pontificado en 2013, “¿Quién soy yo para juzgar a los demás?” en directa alusión al homosexualidad.

“Creo que el papa Francisco en torno al tema no ha sido blando, sino compasivo y misericordioso, porque tal vez conoce muchos casos cercanos que no quiere poner en evidencia”, sostiene el experto Olano.

Y por último prefirió no referirse sobre el asunto del cardenal López Trujillo, porque en su criterio, siempre levanta ampollas.

“El cardenal fue calumniado permanentemente, incluso algunos decían que su ordenación sacerdotal era nula, pero son historias no verificadas”, concluye el doctor en Derecho Canónico.

Lea además: Esclavitud sexual dentro de la Iglesia

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad